11 de marzo de 2010

Citas horribles IV. DESCUBRIENDO A PRÍAPO. Tercera Parte.

Segunda Parte AQUÍ


Foto: Marijo Grass


Sin saber muy bien cómo enfocar la situación con Peter, decidí acompañarlo y seguir averiguando más cosas sobre él. En mi cabeza todavía resonaba la duda con cierta insistencia: ¿Cliente o amigo? ¿Cliente o amigo? No me parecía apropiado soltar la artillería a bocajarro y preguntarle:


—Y, ¿qué tal? ¿Vienes mucho por aquí? O, ¿Tienes descuento en el servicio completo?


A lo mejor el Ayuntamiento daba subvenciones a los residentes para disfrutar del putiferio local y tener a sus ciudadanos más satisfechos.


En aquél momento decidí guardar los interrogantes en el bolsillo y le seguí calle arriba, como una corderita, esperando que fuera él quien reiniciara la conversación. Y lo hizo.


¿Te gustan las flores?— preguntó de repente.

¡Me encantan! — respondí en una décima de segundo, aliviada porque rompiera el hielo.


Pero, acto seguido, enmudeció de nuevo. Me agarró del brazo con delicadeza e intentó guiarme entre los grupos de transeúntes que abarrotaban la calle, sorteando con agilidad los obstáculos y dándome a entender que adonde fuera que nos dirigiéramos, llegábamos tarde.


Como si estuviera participando en una maratón, aterrizamos en Bloemenmarkt: el Mercado de las flores, ubicado sobre plataformas flotantes en el canal Singel, entre Muntplein y Koningsplein.





Foto: Marijo Grass


Una de las cosas que me habían fascinado desde mi llegada era lo mucho que cuidaban los holandeses la decoración de sus casas y, sobre todo, la abundancia de FLORES. La mitad de lo que se cultiva y comercializa a nivel internacional procede de este país. Tener flores frescas en casa es tan habitual como salir a tapear en España o comer una baguette recién horneada en Francia.


Consciente del sofoco que me azotaba después de la carrera, y observando divertido cómo improvisaba un abanico con mi sombrero, exclamó:


Lo siento, es que están a punto de cerrar y quería enseñártelo. Es uno de mis lugares favoritos de la ciudad.


Yo sólo atiné a responder asintiendo mientras resoplaba pero, el fresco aroma que se respiraba en aquél lugar me recompuso al instante.





Foto: Marijo Grass


— Es fantástico. ¡Me encanta!— respondí, recuperando el aliento con rapidez.


Estuvimos deambulando un rato entre todo tipo de plantas, flores e infinidad de tulipanes, y él aprovechó para comprar unas semillas. Yo observaba todos sus movimientos con placer. Me gustaba su naturalidad y, por supuesto, el conocimiento horticultor que parecía tener.


¿Te importa si pasamos un momento por mi casa?— preguntó, una vez habíamos recorrido todas las gabarras.

¡Qué va!— le dije de inmediato, aunque a los tres segundos pensé si mi respuesta había sido afortunada pero, si quería interpretar a Miss Marple, debía continuar la investigación hasta el final.




Foto: Marijo Grass


Regresamos por el mismo camino hasta llegar muy cerca de nuestro punto de encuentro en el Distrito Rojo. Entramos en un inmueble muy antiguo, cruzándonos con un par de vecinos a los que saludó cordialmente en mitad de una escalera que se desmoronaba a nuestro paso. En el último piso, Peter abrió la puerta y me invitó a entrar con aires galantes.


Me sentí cómoda desde el primer momento. El apartamento no parecía muy grande. Tenía un distribuidor central que daba a un amplio salón presidido por un gran sofá de cuero marrón muy gastado; montones de libros, discos y fotos, dispuestos en grandes estanterías, reducían el espacio.

Me llamó la atención el precioso arreglo floral que presidía la mesa del comedor. Se supone que estaba en una casa habitada por dos hombres jóvenes. No esperaba encontrar un detalle tan “femenino” pero, lo mejor me aguardaba tras la puerta de su dormitorio.


Haciéndome un gesto para que lo siguiera me descubrió un paraíso impresionante, al que se accedía por un amplio ventanal situado detrás su cama.


¡Qué terraza tan bonita!— exclamé maravillada—. ¿Lo has hecho tú?





Foto: Marijo Grass


Me encontraba frente a una obra de arte: frágil, efímera, desafiando el tiempo. Gerberas, azucenas, rosas, crisantemos y tulipanes se distribuían sobre jardineras de madera creando un recorrido, la mitad bajo techo y la otra a cielo abierto. No sé por qué recordé en aquél momento a escritoras como: Edith Wharton— Premio Pulitzer en 1921 por “La edad de la inocencia” y afamada paisajista—, quien proponía el jardín como refugio y templo de la armonía; y a Virginia Woolf, que también diseñó el de su casa de Sussex, y lo utilizó con frecuencia en sus novelas como escenario para la pasión y el desenfreno.




Foto: Marijo Grass


En mitad de mis elucubraciones, embriagada por deliciosos aromas y el fascinante colorido de sus flores, Peter me devolvió a la realidad llamando mi atención sobre unas rosas.


Estoy probando el cultivo ecológico, para que sean comestibles. ¿Te gustaría probarlas?— preguntó, como si me pidiera permiso para hacer de cobaya en su experimento.

Of course!— respondí con verdadero entusiasmo.





Foto: Marijo Grass


Le seguí hasta la cocina, después de cortar con sumo cuidado un par de ellas, donde empezó a preparar en un cazo un poco de chocolate instantáneo. Mientras, me dediqué a observar, a través de la ventana, el pequeño patio trasero del edificio de enfrente, en el que descubrí a la puertorriqueña tendiendo su colección de tangas y, no pude evitar que una sonrisa complaciente se dibujara en mi rostro incrementando mi bienestar. ¡No era cliente, eran vecinos! Eso podía justificar la amistad, supuse encantada mientras Peter continuaba calentando el chocolate.


A continuación, dispuso las dos rosas con sumo cuidado en un recipiente de loza blanca, y el chocolate en un pequeño cuenco de la misma vajilla. Regresamos a la terraza donde me hizo tomar asiento en un cenador, enmarcado por plantas trepadoras, ante una pared en la que había un pequeño mural con una pintura clásica.





PRÍAPO: Google Images


Y, ¿Esto?— pregunté, señalando el mural al tiempo que él bañaba las flores en el chocolate convirtiéndolas en manjar.

Es PRÍAPO: el Dios de la fecundidad y la jardinería. Algunos dicen que es hijo de Baco y Venus, aunque existen infinidad de teorías sobre su origen. Ésta es una reproducción del fresco original que hay en la Casa de los Vetti, en Pompeya. Se considera uno de los Dioses más eróticos de la mitología clásica.

¿En serio?— interrumpí fascinada y dispuesta a olvidar lo mucho que me aburría la mitología clásica cuando me tocó estudiarla en el instituto un puñado de años atrás.

Lo último que he leído es que su madre fue Afrodita, pero se la adjudican desde Dionisio hasta Zeus, Hermés o Adonis como supuesto padre.


Menos mal que tampoco me hicieron una foto en aquél momento, saboreando una rosa bañada en chocolate mientras observaba a un Dios pesando su verga de tamaño descomunal. Presentía el rubor haciendo estragos en mi rostro y la mandíbula desencajada por la impresión. Peter quitaba unos hierbajos de una jardinera al tiempo que me daba clase de historia antigua y no registró mi reacción, lo cual me tranquilizó lo suficiente para continuar haciendo de alumna aplicada. Lo que él no sabía es lo mucho que me excitaba la coyuntura.


La versión más extendida es que Afrodita se lió con Zeus cuando Dionisio se fue de expedición a la India. Hera se pudo celosa y le echó un mal de ojo tocándole el vientre cuando estaba embarazada. El niño salió deforme y, temiendo las burlas de los demás Dioses, decidió abandonarlo en el bosque pero, unos pastores lo recogieron, lo cuidaron y acabaron venerándolo, por eso se convirtió en el protector de huertos y jardines, portador de buena suerte y encargado de ahuyentar todo lo que perjudique la cosecha.

¡Qué fuerte!— exclamé maravillada.

Aquí aparece con el peso de su pene, que es el poder fecundador. Y la cesta de frutas, que simboliza la protección para el agricultor.


En aquél momento el teléfono interrumpió nuestra clase evitando que me lanzara como una tigresa sobre él. La afrodisíaca rosa chocolateada, la imagen de semejante “miembro” y su discurso sagaz, habían conseguido revolucionar mis endorfinas.


Peter se disculpó entrando a atender la llamada y yo le seguí al interior, dispuesta a encerrarme en el baño a retocarme la contentura con la polvera de Max Factor que llevaba en el bolso.


Cautivada por su expresivo discurso, me sentía poderosamente atraída por él, así que, al descubrir una libreta manuscrita sobre un cesto de ropa— teniendo en cuenta que mi conocimiento del holandés se reducía a una docena de palabras—, se me ocurrió copiar en mi agenda un par de párrafos al azar. ¡Lástima que no tuviera un IPhone!; entonces no existían cámaras digitales ni teléfono móvil: un atraso tecnológico que, una detective aficionada como yo, debía remediar a la vieja usanza.


Al regresar al salón, Peter me comunicó que tenía a Katy al teléfono. Reconozco que la noticia me fastidió.


— Pero, ¿qué haces tú ahí?— preguntó mi amiga con cierto enfado.

Me he encontrado a Peter por la calle. Estábamos haciendo tiempo para ir al bar donde habíamos quedado— respondí, como una adolescente justificando ante su madre sus acciones.

Pues ya estoy aquí…y, ¡¡necesito emborracharme para olvidarlo todo!!— profirió, empezando a llorar.

¿Te ha vuelto a jorobar el idiota ese? Bueno, tranquila, vamos a rescatarte ahora mismo.





Foto: Marijo Grass


Hay veces que las amigas te chafan el plan y ésta era una de esas veces pero, como nos había pillado en los preliminares del arrebato amoroso, o eso pensaba yo, no tenía más remedio que acudir en su auxilio, aunque fuera por solidaridad femenina.


Terminé la velada arrastrando a Katy al tren con un coma etílico monumental, y quedando de nuevo con Peter al día siguiente para acompañarlo a localizar exteriores.


Por la mañana, después de preparar un café bien cargado a mi amiga y escuchar su descalabro amoroso con atención, recordé lo que había anotado en mi agenda y le exigí la traducción.


Sus notas estaban fechadas un par de meses antes y Katy me leyó algo parecido a esto:


“ No soporto la soledad. Me angustia la idea del fracaso. Siempre pensé que era feliz a mi lado. ¿Cómo pude estar tan ciego? Me resisto a pasarme el día en el gimnasio. ¿Por qué desean un canalla en sus vidas que las seduzca para después abandonarlas a su suerte o hacer de ellas su secretaria?”


A continuación me dijo que no entendía la letra, ¡ARGGG!, ¡Me sentí una chapuza de detective! Después seguía:


“Eso de que el hombre es fuerte y la mujer paciente me la trae floja, aunque yo nunca la tengo floja, quiero decir que me parece una soberana estupidez”.


Añadía el título de una película de Fassbinder, de 1974, titulada: “La angustia corroe el alma”, y debajo anotaba: “Cuando la soledad no se elige ni se inventa”


Bueno, Miss Marple, ¿te sirve de algo?— interrogó mi amiga con tono jocoso—. Me voy a vestir. Tengo que coger el tren de las 11:00. Deberías arreglarte. Peter debe estar al caer.


Me quedé pensando un rato, tratando de encontrar sentido a mi nueva pista, hasta que escuché el timbre y desaparecí escaleras arriba, dejando que mi amiga abriera la puerta mientras yo me acicalaba a toda prisa.

Un rato más tarde encontré a Peter tomando café en el porche.


GOEDEMORGEN!, disculpa el retraso, me he entretenido un poco pero ya estoy lista. ¿Nos vamos?


Se levantó con tranquilidad, me dio un par de besos sujetándome el rostro con ambas manos, se dirigió a la puerta y exclamó:

Let´s go!


Estos impulsos me desconcertaban, y me ponían a tono de buena mañana. Se suponía que a unos 5 kilómetros de allí podíamos encontrar lo que andaba buscando. De camino al garaje, donde alquilaban bicicletas, se detuvo frente a una casa que parecía la de Norman Bates en Psicosis.





Foto: Marijo Grass


Vaya, ¡es perfecta! A Nil le va a encantar — exclamó entusiasmado; y yo supuse que, el tal Nil, era el director de la cinta. Hizo un par de fotos y después recogimos las bicis y emprendimos la marcha.


Le seguí de cerca durante todo el camino. ÉL se giraba de vez en cuando para comprobar que no me quedaba rezagada.


Llegamos a un claro del bosque al borde de un amplio canal, donde descubrimos unas casetas de madera con sus barcas al borde del agua, bastante apartadas del núcleo vecinal más próximo: el escenario perfecto para una novela negra como “La dama del lago”, de Raymond Chandler.





Foto: Marijo Grass


Él no dejaba de tomar fotos y anotar cosas en una libreta que contenía listados de equipos de iluminación en los márgenes: lo único que logré entender echando un vistazo por encima de su hombro.


Continuamos la ruta deteniéndonos de vez en cuando. Parecía bastante concentrado. Yo me limité a disfrutar del paseo y los hermosos paisajes que atravesábamos: de los bosques a grandes prados, habitados por vacas que parecían formar parte de un decorado de ficción.





Foto: Marijo Grass


Por fin llegamos al final de nuestro recorrido: una pequeña playa con un chiringuito a orillas del lago Gooimeer. Peter tenía que hacer fotos a otra casa cercana y decidimos quedarnos allí un rato a tomar algo. Aquello estaba desierto, si exceptuamos un par de madres charlando mientras observaban corretear a sus hijos pequeños. Además, tenían cerveza y, con el sofoco que llevábamos, el sol de mediodía pegando fuerte y el trabajo casi terminado, decidimos celebrarlo.


A ambos nos llamó la atención un caballito de hierro, de los que existían en los carruseles antiguos, tirado en la arena junto a unos columpios.


Me parece que Sophia estaba buscando algo así— afirmó Peter mientras daba pequeños sorbos a su cerveza.

¿Cómo?— respondí perpleja, deseando que ampliara la información.

Un caballito como ese, ¡para la película! Sophia se ocupa de los decorados y el atrezzo.

¡Ahhh!

¡Podríamos cogerlo prestado!

¿Estás pensando en robarlo?

Bueno, quizás en utilizarlo un par de días. Espérame aquí, voy a hacer un par de llamadas.


Y desapareció en el interior del chiringuito en busca de un teléfono. Deduje que Peter era bastante intrépido, y la película en la que estaba trabajando de bajo presupuesto. ¡Sólo me faltaba verme involucrada en el robo del mobiliario urbano! En fin, esto empezaba a tener su gracia y a sorprenderme cada vez más. Intuía que la diversión estaba asegurada, y no me equivoqué demasiado en mis razonamientos.


Regresó diciendo que alguien de producción venía enseguida con una furgoneta, así que lo del robo iba en serio. Continuamos la tertulia mientras él me daba más detalles sobre el film hasta que, una hora más tarde, apareció su colega dispuesto a llevarse el caballo pero, en aquél momento, los niños se habían apoderado de él, y no parecían dispuestos a dejarlo.





Foto: Marijo Grass


Mientras esperábamos el momento idóneo para efectuar el hurto nos tomamos unas cuantas cervezas así que, cuando las madres obligaron a sus pimpollos a largarse de allí, nosotros estábamos cocidos por el sol y la bebida. Nos costó horrores la: “Operación caballito” pero, ¡lo conseguimos! El tipo de la furgoneta se marchó haciendo eses y nosotros iniciamos el camino de vuelta intentando mantener el equilibrio sobre las bicicletas.


El regreso resultó muy placentero. A esas alturas de la excursión— no sé si a causa de la borrachera—, estaba claro que Peter flirteaba conmigo, incluso llegó a besuquearme en un par de ocasiones mientras recogíamos moras y otros frutos silvestres. La escena se tornaba de lo más romántica. Estuvimos haciendo fotos junto a unos caballos que encontramos a nuestro paso. Me sentía como si formara parte de un cuadro impresionista y la atracción por mi compañero de ruta se incrementaba anticipando un final de viaje apoteósico. Entendí que Peter disfrutaba muchísimo del juego de la seducción y los preliminares amorosos, así que decidí dejar en sus manos las riendas del asunto.





Foto: Marijo Grass


Cuando llegamos a casa de Katy me propuse demostrar mis dotes culinarias preparando un pastel con las moras y arándanos que habíamos recogido por el camino. Sabía que mi amiga no llegaría hasta bien entrada la noche; eso me daba unas horas para concluir la jornada con un desenlace de novela romántica.

En ese momento ya estaba claro por parte de ambos lo que iba a suceder tras comer el pastel porque, mientras me dedicaba a buscar los ingredientes para la masa en la cocina, Peter no se despegó de mí, ni dejó de abrazarme y besarme rodeándome con sus brazos por la espalda pero, al mismo tiempo parecía no tener prisa por consumar el romance; como si quisiera vivir la experiencia a cámara lenta sin perderse ningún detalle. Me gustó su ritmo. Todavía me sentía un poco mareada por las cervezas y, no me apetecía enrollarme con él estando medio borracha, por eso la idea del pastel fue recibida con sumo placer para recuperar la energía.


Encendí el horno y dispuse los ingredientes sobre la encimera de la cocina: 500 gramos de harina, 60 de azúcar en polvo, 250 ml de leche, 2 yemas, 90 gramos de mantequilla, una pizca de sal y los frutos del bosque pero, ¡me faltaba algo!: la levadura; necesitaba 40 gramos de levadura y no la encontraba por ninguna parte.


Recordé que la vecina de la casa contigua había sido muy amable regalándonos galletas caseras y, se me ocurrió acercarme un momento a ver si me proporcionaba la levadura para que subiera la masa.


Peter se había instalado en el salón y estaba ojeando una revista. Me acerqué a él con toda la coquetería de la que fui capaz y le dí un largo y apasionado beso, antes de salir en busca de la vecina.


Minutos más tarde, cuando me disponía a entrar en el porche, me encontré de bruces con toda la familia de Katy, regresando dos días antes de lo previsto de su crucero por el Nilo.


Aquello era insoportable— exclamó la abuela, agitando un chal que llevaba en la mano—. Nos estaban comiendo los mosquitos, y el mareo no nos dejaba disfrutar en el barco.


La madre se acercó a darme un cariñoso abrazo, al tiempo que su marido sacaba las maletas del coche y dos niños de corta edad se atizaban el uno al otro.


Volví a pensar en la severa conmoción que expresaba mi rostro— en el caso de que me dispararan una foto—, porque mi cita se acababa de estropear de nuevo pero, todavía no había acontecido lo peor.


Al atravesar el umbral, con toda la comitiva, encontramos a Peter como su madre lo trajo al mundo, esperando impaciente mi vuelta y preparado para no demorar más nuestro revolcón. La abuela, con los ojos fuera de las órbitas, extasiada ante la imagen que tenía delante, exclamó a voz de grito:


¡¡¡Tenemos a PRÍAPO en el salón!!!


¿Os acordáis de aquella delirante comedia inglesa titulada “Un pez llamado Wanda”? Esa escena en la que John Cleese espera tirarse a Jamie Lee Curtis en un apartamento prestado y se prepara para un polvo loco bailando desnudo, cuando lo sorprende la familia al completo, propietaria de la casa. Pues, eso fue exactamente lo que pasó, incluido el gag en el que Peter, emulando a Cleese, no se le ocurrió más que coger una foto de la abuela, que tenía a mano, para tapar su miembro. ¡Qué digo miembro! ¡¡¡Aquello era una VERGA DESCOMUNAL!!!


Peter resultó ser la encarnación del Dios de la abundancia, y la famosa frase de Marilyn Monroe afirmando que el sexo formaba parte de la naturaleza y ella se llevaba de maravilla con la naturaleza— que suscribía totalmente—, se quedó en una proeza, tras aquél episodio de vergüenza pública, que yo NO iba a gozar.





"A fish called Wanda". Charles Crichton. 1988. Google Images


Cuando regresó mi amiga esa noche, al enterarse de lo ocurrido, le dio un ataque de risa floja que le duró una semana, a pesar del disgusto de su familia. Peter se incorporó al rodaje al día siguiente y sólo pude intercambiar con él unas frases por teléfono. Al final de mi aventura detectivesca por tierras holandesas, mi clase de mitología clásica se clausuró sin que pudiera hacer las prácticas.





Representación clásica de PRÍAPO. Google Images


Este relato está dedicado a la exitosa escritora romántica AMBER LAKE, que ha tenido la amabilidad de otorgarme un premio.







Le paso el testigo a algunos de los comensales de esta cocina, que habéis tenido la paciencia y curiosidad suficientes para leer este relato durante tres semanas y no he tenido la oportunidad de compartir ninguno todavía, y que queráis confesar siete secretos, sin compromiso. Of course!


DANI, LOLA MARINÉ, ACOOLGIRL, MANUELA, FLOR, EL ARTE DE SENTIR, SR. NOCIVO


Como escribí algo similar para el Premio Rarezas, os remito al link AQUÍ.


Mil gracias a todos por haberme dedicado TANTO TIEMPO. Prometo algo más breve para la próxima semana.


39 comentarios:

Claire dijo...

¡¡Felicidades por el premio y por el relato!! Largo pero genial, que a mí me ha encantado. Entretenido, cómico y con cultura. Cuando has contado lo de las flores en casa de Peter y sabiéndo que se trataba de una cita horrible pensaba que íba a ser gay... pero no; Pobrecito, menudo mal trago jejejej... desde luego una situacíón así es inolvidable jajaja...
Las fotos, como siempre, son muy bonitas.
P.D.: El otro día estuve viendo callejeros viajeros Amsterdam.... ¡y me acordé de tí y del relato en la parte del barrio rojo jejejeje!
Un abrazo y feliz jueves.

ElTiempoPerdido dijo...

Hola preciosa, aquí al habla Príapo JO JO JO. No ha sido largo, ya que escribes sólo los jueves sería estúpido no leerte! Muchas gracias por el premio bonita, he de suponer que tengo que escribir 7 secretos y un relato? es así? Imagínate los secretos de un Príapo como yo! jajajajaja

Me tienes loquito wapa, en el buen sentido de la palabra, por supuesto.

Bueno, después de tanto piropo y tanto peloteo imagino que ya estás bien contenta, así que hablamos ;)

Un beso wapa.
Dani.

Jo Grass dijo...

CLAIRE: me encanta que hayas disfrutado, a pesar de lo larguísimo que me ha quedado el texto!! Eso me pasa por escribir por entregas. Cuando empecé sólo sabía el principio y el final de la historia, lo demás ha ido apareciendo por el camino. Prometo regresar al relato completo y más breve!!! A ver si lo consigo, jajaja
Besos linda

EL TIEMPO PERDIDO: Este premio consiste en hacer siete confesiones. En fin, me pareció que el de las 7 rarezas era similar y como me lo ha concedido una escritora, he aprovechado para no saturaros más. No es necesario que escribas un relato, con las confesiones ça suffit!, jajaja
¿Tú también eres Príapo? jajaja Me troncho!
Bueno, espero que, a pesar de haberte robado tanto tiempo lo hayas pasado bien leyendo la historieta.

Besotes

Juan Rodríguez Millán dijo...

¡¡¡No puede ser cierto, je, je, je...!!! Dime que has metido literatura de ficción, porque la escena en plan Un pez llamado Wanda (lo había pensado ya antes de llegar a tu mención) es delirante, je, je, je...

A la paciencia (¿paciencia?) y curiosidad (¡sin duda!), me voy a permitir añadir otro término: placer. Yo me lo paso genial leyéndote, ya lo sabes...

Manuela dijo...

vale Jo, yo soy nueva en esto de los premios, gracias mil por incluirme!!! estoy dispuesta a descubrir siete secretos, mmm, tengo que pensarlos, pero dónde tengo que expresarlos???

nena, tu relato es absolutamente genial, me lo he creído de principio a fin, no deberías ni siquiera admitir que sea inventado... en mi primera novela mezclé un montón de realidad con ficción, había pasajes reales como la vida misma y otras historias completamente inventadas, los amigos como siempre querían saber qué era verdad y qué no, y como resultaba que había varias escenas de sexo pues ésas eran las que querían descubrir, si me había cepillado a ese o al otro o me lo había inventado, vamos, y lo que más me divertía era que justamente las escenas que eran pura ficción aparecían a mis lectores como las más verdaderas y me escuchaba frases como 'tía, esto ni de coña es falso, esto seguro es verdad!', y vaya, era al revés justamente... pero bueno esos sí que son secretos que JAMAS desvelaré jejeje quedan para mis mejores glorias y recuerdos... pero lo tuyo tiene tanto detalle, y además yo he tenido un novio holandés y chica es que me recuerda a la vida allí como si lo estuviera tocando, así que te hago la ola... eso, que dónde descubro mis secretos inconfesables??? o los príapos de mi expediente...

Jo Grass dijo...

JUAN: eres un amor. No sabes cómo me gusta tenerte como lector incondicional. Me anima muchísimo para seguir escribiendo, experimentando, adquiriendo oficio y seguir soñando con publicar mis novelas algún día. Mil gracias. Un besote grande.

MANUELA: Se trata de escribir una entrada confesando siete secretos o aspectos de tu personalidad o cosas que te definan. Después debes pasar el testigo a siete blogs amigos y agradecer a quien te lo pasó. Esto último puedes obviarlo. Yo ya me siento más que agradecida con el tiempo que te robo cuando me lees, jajaja

Con respecto a lo que dices me hace muchísima gracia. La primera persona,( lector profesional) que leyó el manuscrito de mi primera novela, me dijo que no habría nadie que pensara que lo que escribía NO era real, jajajaja Y te aseguro que no me parezco a la protagonista de esa novela ni por el forro de su chaqueta. Supongo que cuando escribes en primera persona ocurren esas cosas, jajaja

Me encanta que lo hayas pasado bien con este relato.

Requetebesos.

Manuela dijo...

pues sí, yo me sentía muy preocupada las primeras veces que insistían en recordarme que lo que escribía parecía real, pensé que no tenía dotes para la ficción, pero un lector profesional y que en estos momentos es mi marido (y ahí va mi primer secreto jajaja) me dijo lo mejor que le puede pasar a un escritor es que se crean que lo que escribe le ha pasado a él... y tenía razón... así felicidades porque tú lo consigues divinamente... respecto a lo de los secretos y un blog para ellos, uf estoy muy escondida detrás de mi coraza de Manuela, pero lo pensaré!

Jo Grass dijo...

MANUELA: pues es verdad, a mí me encantó que me dijeran eso, entre otras cosas porque me da lo mismo cuanto tenga de realidad o ficción una novela: lo que me interesa es que resulte verosímil. En el asunto de las confesiones te lo tomas como te plazca, jajaja, en eso radica la gracia. ¡Qué bueno que tengas un ojo crítico tan cerca! Quiero leer tus novelas, ¡¡¡que lo sepas!!! Así que me mantienes informada, ¿vale? que también soy tu FAN.

Manuela dijo...

bueno algún día compartimos experiencias, yo me empeñé en publicar mi primera novela y lo conseguí, pero con una editorial tan mínima que se enteraron los amigos a los que yo llamé! fue un poco decepcionante pero al menos la publiqué, así que saqué un montón de fantasmas fuera y me los quité de encima... cuando quieras te la regalo, sólo tienes que darme una dirección postal, te diría que la compres pero ya te imaginarás que no está en el mercado a estas alturas... tiene seis años de vida la criatura... la segunda novela está en mi cajón y la tercera en la computer porque no está terminada... me puse a ser madre y se me fue el santo al cielo!

Jo Grass dijo...

MANUELA:me encantaría comprar tu novela!!!!!! Y que sigamos charlando. Buscaré un mail en tu blog. Entiendo el asunto de ser madre. En mi caso la afición a escribir es reciente. Ni siquiera sabía que fuera capaz pero, una vez descubierto, se ha convertido en diversión por no decir adicción, y la posibilidad de dedicarme a ello en un sueño.

acoolgirl dijo...

OOOhhh si es que, en la vida, suelen pasar mucho más estas cosas que las que nos quiere hacer creer el cine...

Yo creo que hubira hecho como Katy... me hubiera estado riendo hasta el día del juicio final!! xDDD

Un besitooo y muchísimas gracias por el premio!! Y, por supuesto, enhorabuenaaa :)

Amber lake dijo...

¡Mira que tener a tu alcance a todo un dios (aunque sea pagano) del sexo y no poder hincarle el diente! A eso lo llamo yo malísima suerte, amiga mía. ;-)
Como siempre que te leo, me maravillo de la facilidad con la que logras introducirme en tu mundo imaginario, ¿o es real?. Eso sólo lo consiguen los grandes escritores.
Un beso y muchísimas gracias por la dedicatoria; es algo que me ha calado muy hondo.

Lola Mariné dijo...

¡Joooé, con el Príapo ese! Tiene más larga la...ésta, que las piernas, ¡jajaja!
Guay el relato, pero lo que me ha impactado es el personaje ese con tres piernas.
Gracias por el regalo, hermosa, me lo llevo para el tejado.
Besos.

Sr Nocivo dijo...

Cuanto he disfrutado con estas tres partes de "Descubriendo a Príapo". Me encanta Peter, tanto si existe como si no.
La parte en la que llama Katy es real como la vida misma, vamos que me ha pasado y aprendí una valiosa lección: ¡¡nunca ligues cuando salgas con una pareja que no pasa por su mejor momento!! Si se es buena persona, o algo así, sacrificarás el/la ligue por el/la amig@ que lo esta pasando mal... y tendrás que cargar con su tristeza y tu calentón jejejeje...
Hay que ver que prosaico puedo llegar a ser.
Le agradezco mucho el premio, es el primero que recibo y me hace muchísima ilusión, espero estar a la altura aceptandolo.

DANYGIRL dijo...

A mi me ha encantado también. A ti te ha gustado mi relato corto y a mi me encantan estos largos, con esa cosa que te engancha. Fantástico!!

LA VANE dijo...

Tia, me sale el relato con un monton de simbolos raros. ¿Es normal?

Jo Grass dijo...

ACOOLGIRL: me alegra que te haya gustado el premio, y más ahora con tu tercer cumpleblog!!!

AMBER LAKE:tus palabras me emocionan. Me gusta jugar con la imaginación pero, lo del gran escritor me viene demasiado grande. Ojalá lo consiga algún día. Me encanta que te haya gustado la dedicatoria.

LOLA MARINÉ: a mí también me impactó igual, tanto que decidí darle el protagonismo que se merece, jajaja

SR. NOCIVO: me alegra haber sido la primera en entregarte un premio, que estoy segura empezarás en breve a coleccionar. me complace muchísimo tener lectores (hombres) que disfruten con mis relatos. Esa lección de la que hablas nos toca sufrirla a todos alguna vez en la vida, o varias!!!

DANY GIRL: qué bueno que disfrutemos leyéndonos , cada una con su locura particular, jajaja Mil gracias.

LA VANE: no sé qué ocurre, con Firefox y Safari se ve todo bien pero creo que con explorer salen contínuamente problemas y códigos de html que no consigo solucionar. Tampoco se actualiza mi blog en ninguna parte. Le he dejado a Sandra un SOS, que ella conoce muchos bloggers y, a lo mejor, alguno me enciende una luz. En fin, si puedes ábrelo con otro navegador. De todas formas gracias por venir a visitarme.

Oliver dijo...

Felicidades a todos por el premio!!!!
Muy instructivo el relato:un poquito de gastronomía autóctona, un poquito de mitología griega, un poquito de vivencias varias.....
Me he entretenido mucho, gracias.
saluditos

el arte de sentir dijo...

Voy por partes:
Muchas gracias por el premio. Wow!
La última parte de este relato me ha parecido...(no sé como decirlo) orgásmica, cautivadora, romántica, graciosa y amena. Mas breve? Me estoy acostumbrando a tus relatos como a una droga..dura, Dios! que placer es leerte semana tras semana

Jo Grass dijo...

OLIVER: me alegra muchísimo haberte proporcionado un rato de entretenimiento, jajaja y que te haya gustado el menú!

EL ARTE DE SENTIR: el placer es mutuo, tú lo sabes. Me encanta que te lleves el premio y...uff, aunque me parecen excesivos los piropos me los quedo también, jajaj

Doña María dijo...

Querida Jo,
reconozco que me has sacado los colores en un par de ocasiones, que se me ha ido el santo al cielo pensando en esa riquísima receta de pastel de moras y que me he perdido en mitad de la clase de mitología griega.
Pero... lo que me he podido reír y lo identificada que me he sentido con la abuela de tu amiga Katy.
Las ancianas somos únicas para poner la guinda a cualquier situación.
Un beso y felicidades por el premio

ipodgirl dijo...

Al final no hay "premio", qué faena! xDDD
Besotes!!!

Jo Grass dijo...

DOÑA MARÍA: dificil me parece sacrle a usted los colores pero me encanta que se sume al jolgorio de la abuela. usted es una gran fuente de inspiración, no lo dude. La receta del pastel de arándanos vale la pena.

Un fuerte abrazo. Me encanta haberla entretenido un rato

IPODGIRL: así es la vida cariño: te da este tipo de sorpresas dejándote con la baba colgando y sin premio que degustar tras la merienda, jajaja

ayxagirona dijo...

Bona dia bonica, He gaudit com sempre, i m’has distret una bona estona que ho necessitava, però avui em vull queixar millor dit m’haig de queixar, no de tu, és clar, sino de la situació viscuda aquests darrers dies, com bé sabràs visc a la comarca de la Selva, i hem estat, sis dies sense llum i sense gas… amb sis dies pots donar la volta al món ¡¡¡ I aquí a Catalunya som incapaços de posar en marxa una comarca, que per culpa d’una nevada inesperada a deixat panxa enlaire a un fotimer de poblacions. No vull ni imaginar-me que pasa a països com Alemanya o la teva estimada Holanda, quan bufa el vent, aparéix el fred i neva sense parar ¡¡¡ Definitivament estem a la cua d’ Europa. Petons i disculpa el meu empipament. però avui em tenia que esbravar.

SK dijo...

Enhorabuena! Absolutamente merecido. Ha sido un veradero placer leer tu relato por entregas, como las novelas de nuestros padres. Divertidísimo y sorprendente! Me he quedado con ganas de saborear es delicioso pastel de moras...
besos

Adriana dijo...

Tanta investigación, tanto viaje, tanta charla y al final… te quedaste sin premio??? Bueno al menos el tipo no era mala gente y parecía tener buen corazón, un poco desproporcionado si, pero mala gente no¡¡ La abuela seguro que todavía se debe de acordar de la anécdota. Como siempre, dudo de la veracidad o no, pero de nuevo has acertado, otro diez en tu lista. Besos.

Reflexión Pensativa - Postales Turísticas dijo...

Excelente blog.

Un saludo.

LA YOLI dijo...

Jo, chica, cómo escribes! Puede ser largo, pero resulta ameno. Ya quisiera yo...

Besos

Olga dijo...

El relato es fantástico pero lo que más me ha llamado la atención son las fotos, la mayoría firmadas por ti... eso es ser un artista completa, enhorabuena.
Un beso

Jo Grass dijo...

AYXA: es bastante lamentable todas las consecuencias de la nevada de marras, sobre todo en tu tierra. Espero que se solucionen pronto vuestros problemas con la luz y todo lo demás. Mil gracias por visitrame a pesar de tanta penuria. Espero haberte regalado una sonrisa con el desenlace del relato.

SK: millones de gracias guapa. El pastel es bien fácil, si copias los ingredientes casi se hace solo, jajaja

ADRIANA: era la historia de una cita horrible, así que estaba claro que no había premio pero, hubiera estado bien, jajaja

REFLEXIÓN PENSATIVA: bienvenido a esta humilde cocina literaria. Qué bueno que te guste. Puedes regresar cuando quieras. Sirvo el menú los jueves, aunque tengo problemas con blogger que no me actualiza en ninguna parte.

LA YOLI: un honor para mí recibir tu visita, y una alegría tremenda por tus elogios!

OLGA: me dedico a la imagen así que lo de las fotos no tiene mucho mérito porque es mi profesión. Es en mi archivo personal donde encuentro imágenes que me inspiran las historias. Me encanta que te gusten

Reflexión Pensativa - Postales Turísticas dijo...

Cita : REFLEXIÓN PENSATIVA: bienvenido a esta humilde cocina literaria. Qué bueno que te guste. Puedes regresar cuando quieras. Sirvo el menú los jueves, aunque tengo problemas con blogger que no me actualiza en ninguna parte.



Hola, valla, me encanto tu blog, ya me hice seguidor.

Vuelvo a agradecerte por tu visita y por tu comentario en el mio

Un saludo.

Flor dijo...

Hola Jo! Muy bueno el relato, en un momento me desilucioné pensando que priapo solo iba a aparecer en el cuadro! Pero no...apareció reencarnado en Peter. Qué pena que llegara la abuela, ojalá cuando sea abuela me pasen esas cosas.
Muchas gracias por el premio, he estado super liada en el trabajo y es por eso que no te he visitado para buscar el premio y agradecerte !
Bueno, pensaré 7 secretillos y los haré publicos :)
Abrazoooo, Flor

Jo Grass dijo...

REFLEXIÓN PENSATIVA-POSTALES TURÍSTICAS: pues, lo dicho. Me alegra que te guste mi cocina. Nos leemos.

FLOR: Me gustaba la idea de descubrir a Príapo al final, jajaja Y escribiendo ese final me vino a la memoria la película. Me encanta que te lleves el premio. Besos

LadySuchard dijo...

Me ha encantado el relato! Pobre Príapo no quiero ni imaginar la cara que se le debe de haber quedado jaja y que envidia lo del jardín de flores, yo por más que me gusten no consigo mantener vivo ni a un captus.
Felicidades por el premio! y buenas noches! :) yo seguiré estudiando que a este paso no termino viva el fin de semana a ver si mañana me paso con calma y leo el nuevo relato.. que ganas :)

Jo Grass dijo...

LADYSUCHARD: me encanta haber entretenido un rato tu cabeza entre tanto estudio, jajaja
la verdad es que después de escribir lo del jardí, me han entrado unas ganas enormes de que llegue la primavera y tener tiempo para poner flores en mi pequño patio que, con la nevada de la pasada semana en Barcelona se me ha muerto casi todo, jaja
Besos
Espero que te guste también la entrega de esta semana, aunque es bastante más dura.

Aprilis dijo...

Joer! Eso si que es un final de película !! La verdad es que has tenido las citas horribles son de Premio :)

La carita de la abuela al ver el "miembro" de Priapo tuvo que ser todo un cuadro !

Un Saludoooooo ^_^!

PD: Te copio la receta del pastel que "ibas" a hacerle :P !

Jo Grass dijo...

APRILIS: el pastel está riquísimo, ¡garantizado!, jajaja

Principessa dijo...

jajajaja xD no puedo parar de reírmeee!! Con lo bien que iba la cosaaaa!!! que manera de chafarse los planes chiquillaaaa!!! jajajaja
Y así que el tipo ese era el mismísimo Príapo!!! jajajaja La verdad es que la última parte debió de resultar bastante embarasosa!!

Pero aun así, me lo he pasado muy bien leyendolo e imaginándome cada momento en mi mente jajajja

¡¡Un beso!!

Jo Grass dijo...

PRINCIPESSA: qué bueno que hayas leído el final de la historia; se me hizo demasiado larga y por eso tuve que fraccionarla, y salió así, no sé si por escribir sin saber qué iba a ocurrir durante tres semanas. Me encanta que hayas disfrutado también leyendo el desenlace, jajaja