4 de marzo de 2010

Citas Horribles IV. DESCUBRIENDO A PRÍAPO. Segunda Parte

Primera Parte AQUÍ

Foto: Marijo Grass


Mi primera imagen del día, a través de la ventana panorámica de la buhardilla, me ofrecía un lienzo de Magritte con un cielo azul ultramar salpicado de nubecitas espumosas como algodones de azúcar, perfecto para nuestra excursión a Utrecht, donde habíamos decidido pasar la jornada para que Katy me enseñara el lugar que la vio nacer.


Utrecht es una de las ciudades más grandes y antiguas del país, con un casco histórico que data del s.XV. Posee infinidad de iglesias, castillos y una magnífica Universidad de gran prestigio. A primera vista recuerda a Ámsterdam pero más pequeña y acogedora. La oferta cultural es impresionante, y con frecuencia encuentras talleres de artistas por todas partes.





Foto: Marijo Grass

Mi amiga me informó que un domingo al mes ofrecían multitud de espectáculos gratuitos, y que su famoso ARCHIVO, por el que acabábamos de pasar, administraba millones de documentos, imágenes y publicaciones a lo largo de 19 kilómetros.


¡Diecinueve kilómetros!— exclamé sorprendida por semejante barbaridad de historia catalogada.

Cualquier información sobre tus antepasados, tu escuela o lo que se te ocurra que tenga que ver con la ciudad— me aclaró con cierto orgullo patrio; como si los secretos de alcoba de innumerables generaciones estuvieran guardados para que todos pudieran consultar si en su familia habían existido traficantes o prostitutas, y así justificar frente al mundo conservador su famosa permisividad.


Continuamos nuestro paseo por el canal Oudegracht, con la intención de comer algo en uno de los restaurantes con terraza llamado Den Draeck, situado al borde del agua: un lugar pintoresco con una armadura en la entrada y cuyo interior, repleto de escudos, antorchas y mucha madera, te trasladaba a un romántico castillo medieval; pero como estaba atiborrado de turistas decidimos caminar hasta una pastelería de los años 50, que amplió negocio robando espacio bajo al agua, con clientela local y una carta de postres imposible de rechazar.



Foto: Marijo Grass


Lo que más me sorprendió fue que bebían té, café, leche o agua del grifo. Está mal visto que te ausentes del trabajo más de media hora para comer pero, según Katy, es peor si lo haces oliendo a vino o cerveza , ¡ni siquiera tienen zumos o refrescos! Igualito que en España: el país del carajillo, la cañita o el vino de mesa. No me extraña la melopea que se cogen algunos cuando aterrizan en Benidorm de vacaciones y descubren a Don Simón, en tetrabrik de litro, por menos de 1 euro.


Después de probar las delicias de chocolate que ofrecía el establecimiento, decidimos continuar la ruta visitando la catedral y su célebre campanario, desde el que puedes contemplar el fantástico skyline de la ciudad; incluso ver Ámsterdam o Rotterdam, si el día está despejado y tienes energía suficiente para subir los 465 escalones que te separan de unas vistas inmejorables.


Concluimos nuestra jornada cultural en la exposición de un famoso dibujante local llamado Dick Bruna, que estaba repleta de niños escuchando con atención un cuento de su famosa mascota: Nijntje.





Foto: Marijo Grass

Nosotros la conocemos como Miffy: una conejita de trazos simples y colores primarios cuyos libros, traducidos a 40 idiomas, de los que se han vendido más de 85 millones de ejemplares en el mundo, me sabía de memoria después de mi experiencia como canguro pero, en aquella exposición— hoy en día convertida en Museo del autor—, descubrí su faceta como ilustrador de portadas y me encantó.





Imágenes: Bruna Huis Museum

Sus contornos básicos, tintas planas y un acusado sentido del humor, configuraban un estilo único y reconocible, con influencias de Mondrian y Matisse, sobre todo en sus personajes infantiles, diseñados medio siglo antes de que Guillermo García creara en España al simpático Pocoyó.







Una vez finalizado el tour decidimos coger un tren hacia Ámsterdam. Saliendo de la estación nos topamos con un viejo ex novio de Katy: un tipo grandullón y muy seguro de si mismo que, en otra época, la obsequió con una buena colección de desplantes pero, parece que la neurona defectuosa que poseemos casi todas le hizo olvidar los agravios al instante y, como el tipo nos invitó a un helado y no dejó de repetir lo fabulosa que la encontraba, fue suficiente para que mi amiga decidiera perderse con él, dejándome un par de horas para deambular por la ciudad antes de la cita con Peter, al que todavía me interesaba conocer.





Foto: Marijo Grass


Las luces empezaron a brillar bajo un cielo teñido de azul cobalto y los rótulos luminosos, coloreando las fachadas de los edificios, señalaban el comienzo de la noche alegre en la ciudad. Caminé sin rumbo durante un buen rato hasta Warmoestraat, en el famoso barrio rojo: una calle repleta de sexshops, cofeeshops y los célebres prostíbulos-escaparate, que se remontan al 1.200, aunque las vitrinas aparecieron en el s.XVII, según investigué años más tarde.


Me fascinaba esa tolerancia de la que hacen gala los holandeses y, como sabéis que la curiosidad me pierde, decidí sentarme a contemplar el bullicio. De repente me percaté que, al final de la terraza en la que había tomado asiento, se encontraba EL BUENO— del trío español del Rick´s Café—, compartiendo mesa con un alemán con el que intercambiaba impresiones— cada cual en su idioma—, al tiempo que acumulaban jarras de cerveza sobre la mesa, lo que me hizo pensar que la lengua de los borrachos es universal.





Foto: Marijo Grass


Minutos más tarde reconocí en la puerta de un escaparate a otro de sus colegas, bautizado el día anterior como EL MALO. Mi asombro se multiplicó al descubrir en el local contiguo a ¡¡¡PETER!!! ¿Peter? Sí, el chico de porte duro y mirada vulnerable con el que tenía una cita esa noche. ¡Y yo que pensé que era tímido! De hecho, parecía otro tío, no sé cómo definirlo, quizás más…¿sociable? Puede que me confundiera la situación pero, ¿qué hacía MI CITA saliendo de un burdel? Pues…, regalando alegría a su cuerpo serrano, supuse de inmediato. ¿Debería acercarme y ofrecerle un saludo, o largarme de allí perpleja, ignorando nuestro encuentro casual? La verdad es que no tenía ningún derecho a censurarlo, ni siquiera suponiendo que si me hacía pasar un buen rato esa misma noche podía obtener el mismo regalo mientras yo sostenía un cartel de rebajas sobre mi frente. Decidí ignorar estas opciones. Desde mi punto de vista la aventura no había hecho más que empezar.


Supongo que, habiendo devorado a Chandler y Hammett, y con una abuela superfan de Agatha Cristie, no me quedaba más remedio que seguirlo y practicar mis dotes detectivescas, cual Philip Marlowe, Sam Spade o la encantadora Miss Marple, para comprobar si esas lecturas me habían servido de algo, además de entretener las vacaciones estivales en una playa de mi ciudad natal, durante mis años mozos.





Foto: Marijo Grass


Saqué de mi bolso una gorra y un ligero foulard y me coloqué el atrezzo con rapidez dispuesta a seguir a mi proyecto de cita, mezclándome entre la gente y a una distancia prudencial. Peter se detuvo frente a un puesto de perritos calientes enormes un par de calles más adelante, donde esperó paciente su encargo mientras echaba un vistazo a un diario local. Mientras, yo lo observaba apostada en la esquina, intentando pasar desapercibida entre los grupos de turistas que abarrotaban el lugar.


Al cabo de 10 minutos, le entregaron su take away en una bolsa enorme y regresó haciendo el camino inverso, dejándome el tiempo justo para esconderme en una tienda y evitar que me descubriera en mitad de la investigación.





Foto: Marijo Grass


Y de nuevo regresó al escaparate del que había salido. ¡Le llevaba la merienda a las chicas! Me quedé atónita contemplando desde la acera de enfrente cómo compartía el festín con tres mujeres ligeras de ropa.


En aquél momento ni siquiera parecían prostitutas en un escaparate sino un grupo de amigas, zampando patatas fritas, con su hermano del alma. O ¿es que su rol de cámara no le permitía pagar el alquiler y hacía horas extraordinarias? ¿Se dedicaba al cine porno y esto era una sesión de trabajo? ¡A lo mejor ayudaba al director de casting! Estuve barajando infinidad de posibilidades mientras observaba la escena pero, la verdad es que resultaba demasiado familiar para tratarse de un cliente a quien minutos antes le habían hecho un servicio. Bueno, quizás era un BUEN CLIENTE, y como no era foráneo existía esa clase de complicidad. El caso es que me quedé allí acechando desde el otro lado del canal hasta que terminaron de comer, y cuando me pareció que se despedían decidí sorprenderlo en la puerta con un:


Hallo!!!, hoe gaat het? ( que creo significa algo como: ¡Hola!, ¿qué tal?)


Pero la sorprendida fui yo cuando me respondió con un par de besos ruidosos, me presentó a sus amigas y ellas me invitaron a tomar el postre. Me pregunto cuánta gente inmortalizó nuestra simpática reunión.

Siempre que me encuentro en un lugar atestado de turistas empiezo a imaginar los álbumes familiares en los que apareceré como figurante anónima. ¿Cómo serán esos álbumes? ¿En qué lugar de su estantería estarán guardados acumulando polvo?¿De qué color será la tapa?¿Al lado de qué gente pasaré a formar parte de su historia? ¿Cuántas veces lo mirarán al cabo de los años? Quizás a alguien le llame la atención mi sombrero y se pregunte quién era la hortera que pasaba por allí cuando efectuaron el disparo. Desde que existe la imagen digital y los móviles con cámara me he hecho ese tipo de preguntas con más frecuencia, si exceptuamos la del color de la tapa del álbum y la acumulación de polvo, solventado hoy en día con el almacenamiento en la red, donde me etiquetarán como “hortera” cuando no les guste mi sombrero.





Foto: Marijo Grass


En aquél momento podía imaginar la escena que co-protagonizaba desde el otro lado del cristal: sentada tras un escaparate de la calle Warmoestraat, comiendo un panqueque con tres mujeres que alquilaban su cuerpo a jornada completa y un maromo que les traía la merienda como si lo hiciera cada tarde de su vida. ¡Menos mal que no existía Youtube!


La cuestión es que lo pasé estupendamente. Peter se reveló como un tío simpático que no cesaba de gastar bromas a aquellas mujeres, a quienes profesaba atenciones al tiempo que flirteaba conmigo. Incluso una de ellas, puertorriqueña de origen y ex bailarina de Chayanne, con la que estuve charlando un rato, me soltó cuchicheando al despedirnos :


Toda mujer fina necesita su dosis de nene cafre, pero este chamaco está bien rico y no quiere vividorear en la calle a cambio de chistesitos.





Foto: Marijo Grass


Con semejante torre de babel a mi alrededor no tuve tiempo para traducir la jerga de la puertorriqueña pero, me dio la impresión de que mi nuevo amigo no era pariente del lobo feroz. Y cuando Peter sugirió enseñarme su jardín, antes de recuperar a Katy, no le dije que no.


CONTINUARÁ



39 comentarios:

Montse dijo...

Me gusta tu relato, entre los pasteles , helados y tu haciendo de detective, lo paso genial. Te imagino con la gorra, jejeje ,intentando pasar desaparcibia.Bueno esperamos saber si ligaste al fin, jejeje.Besos.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Qué pena no haber tenido una gabardina y un sombrero a mano, que ríete tú entonces de Humphrey Bogart y de la película que te apuntaba en la primera parte de esta entrada (y que ha mejorado notablemente con tus dotes detectivescas en esta segunda, je, je...).

Vale que no tengas derecho a juzgarle, pero debió de ser todo un shock ver a una potencial cita saliendo de un lugar así. O igual que es yo soy algo antiguo para estas cosas, no sé, je, je, je...

DANYGIRL dijo...

Jo que divertido no??? Esos momentos son históricos. Vamos que yo nunca he hecho de detective por motivos propios, pero una vez mi hermana y yo nos dedicamos a seguir a la ex de su marido y nos lo pasamos bomba!!

ElTiempoPerdido dijo...

Bueno, he de decirte que he disfrutado de tu relato mientras comía de tupper sentado en el trabajo tranquilamente. Pollo con mojo picón y tu historia, toma ya. Ha estado bien, felicidades.

Yo últimamente no estoy de humor para escribir relatos, tengo hasta apartado mi libro... en fin, he tenido etapas mejores, a ver si me voy de viaje este fin de semana y me despejo ya...

Venga,
un abrazote.

Oliver dijo...

Me he quedado con la intriga de tu visita a su casa, para cuando la siguiente parte?
Pensaba que en esos lares bebían todo el rato alcohol, ya fuera en cerveza negra o en absenta, ya veo que ni un carajillo entre horas... qué suerte vivir aquí!!!!

Sandra dijo...

Bueno bueno con el tal Peter... que sorpresa nos tendrá guardada??. Porque la verdad es que nada es nunca lo que parece. ansiosa estoy por conocer el desenlace ;)

Besos.

Jo Grass dijo...

MONTSE: me hubiera gustado desarrollar más la parte detectivesca pero ando mal de tiempo y siempre me alargo demasiado, jajaa

JUAN: no me sentía muy inspirada escribiendo así que me encanta que hayas disfrutado con mi aprendíz de Miss Marple. En asuntos literarios me niego a juzgar a nadie, sólo lo disfruto pero, esta claro que es un shock, no es necesario ser antiguo para que te deje noqueado, jajaja

DANYGIRL: Hola guapa, bienvenida. Hacer de detective alguna vez resulta la mar de divertido. Regresa cuando quieras.

EL TIEMPO PERDIDO:qué rico suena tu tapper de hoy. Mañana te copio el menú. Espero que disfrutes del fin de semana, que regreses lleno de energía y con ganas de retomar tu libro y el blog.

Un abrazo

OLIVER: se ponen morados por la noche, en los bares y coffeeshop pero durante el día ni gota. A nosotros nos sorprende porque la cultura del tapeo y la cañita la tenemos muy arraigada pero, allí parece el horario laboral se cumple a rajatabla, jaja
El final lo escribiré la próxima semana. Cambio el menu todos los jueves.
Un abrazo

Jo Grass dijo...

SANDRA: Hola guapa. Nos hemos cruzado. Para variar me he enrrollado más de la cuenta, como siempre. Escribiré el final la próxima semana.
besos

Claire dijo...

¡¡Hola guapetona!! No sabes lo a gusto que he leído tu relato tomándome mi cortadito jejeje...
No había pensado yo en eso de estar anónimamente en álbumes ajenos jajaja, yo alguna vez me he reído de algún figurante hortera pero seguro que tú íbas genial con tu gorra y tu foulard :-) :-)
Ya veremos por dónde sale Peter... de momento es un misterio... Aquí te leo el jueves.
Un abrazo.

LA VANE dijo...

Jiji, veo que tu eres como yo relatando: me pierdo en los detalles. A la Yoli le encanta como escribo pero yo pienso que me voy del tema algunas veces dando tantos detalles. A ti te veo mas centrada y casi hasta he podido verte de incognito por la ciudad.

Flor dijo...

Me cae bien Peter! Y me ha gustado mucho el relato. A ver si tenemos suerte y la cita no es tan horrible :)
A mí me pasa lo mismo con las fotografías en lugares turísticos, siempre pienso en las fotos de qué personas apareceré, las conoceré algún día...
Existe un programa que se llama Picassa para ordenar fotografías, es de Google. Resulta que ahora tiene una funcionalidad nueva que busca caras en las fotos y las agrupa, la cuestión es que me han aparecido miles de caras de personas que no conozco, todas de lugares turísticos de esos petados de personas como la Sagrada Familia o el British Museum.
Quizá alguno de ustedes esté inmortalizado en mi ordenador :)

el arte de sentir dijo...

jajajaja, quiero ir a holanda, y cuando vaya me acordaré de ti, en todas esa calle de Amsterdam me preguntaré ¿es aqui donde le hicieron la foto a 2Miss Marple"? y buscaré a la portorriqueña jejeje, muy bueno, divertido y ameno

Jo Grass dijo...

CLAIRE: me gusta lo de entretener tu ratito de cortado, jajaja. Espero que disfrutes todavía más el fin de fiesta de esta historia, y que yo sepa escribirla con la gracia necesaria para entretener más y mejor a una lectora tan agradecida como tú.

besotes

LA VANE: adoro los detalles. Hacer grande las cosas insignificantes y mezclar ingredientes imposibles en una ensalada literaria me divierte una barbaridad. Me encanta que coincidamos en esto, y que hayas podido imaginarlo como si estuvieras allí formando parte de la escena todavía más.
Mil gracias

FLOR: conozco Picassa pero no tenía idea de esa función con la que agrupan las caras de la gente. Socorrooooo, qué clase de control. Lo de ser anónimo parece que empieza a estar en vías de extinción!!! Me alegro que te haya gustado!!

EL ARTE DE SENTIR: pues el día que vayas avísame y te hago una ruta, jajaja Qué bueno que lo hayas pasado bien. Eso me anima muchísimo a seguir escribiendo.

Alijodos dijo...

muchas gracias por tu felicitacion en mi blog...estaremos por aqui como no...Un abrazo y buen fin de semana...

Adriana dijo...

Estaba claro que el trio “calavera” iba a acabar en semejante lugar, después de dejar el coffe shop, pero no me esperaba que escogieras ese lugar para merendar ¡¡¡ desde luego si existe esa foto,valdría millones, jajajaj ¡¡¡
Mil detalles y fotos maravillosas en este post, encantador de verdad ¡¡ Me prometí no darte tanto jabón, pero es que te lo trabajas muy bien . El tal Peter, no parece del todo malo, pero si hacemos caso al título, el final pinta interesante. Besos guapa

Lola dijo...

Tu relato inmejorable y me vas haciendo conocer mundo con tus descripciones. Además me he reido y se me ha hecho más corto que nunca. Te mando un besito. Lola

acoolgirl dijo...

Nunca se sabe dónde puedes conocer personas interesantes y que te ayuden, no?? Ya me estoy imaginando la parte siguiente :)

Ufff, qué razón tienes!! Con esto de las fotos y las redes sociales... a saber en cuántos fotologs estamos!! :S

Un besazooo

Jo Grass dijo...

ALIJODOS: gracias a tí por pasarte por mi cocina y felíz cumpleaños. Hasta pronto.

ADRIANA: para el trío calavera, como los has bautizado, estaba clara la ruta, jajaja Veremos qué pasa con Peter la próxima semana.
Buen finde

LOLA: me satisface mucho hacer de guía turística a través del relato, y que te hayas reido todavía más.
Un besote

ACOOLGIRL: lo de aparecer en los fotologs y videos ajenos me horroriza. La red nos está convirtiendo a todos en Truman, jaja
besitos

Sonix dijo...

Madre mía, qué poco gusta eso de poder aparecer en sitios ajenos y sobre todo, sin enterarse... te entiendo perfectamente.
Qué cita tan extraña esta, y qué pintoresca!! Me ha encantado. Yo opino como Juan, que igual soy antigua o algo pero creo que me lo tomaría con menos filosofía.
Un beso, espero la continuación!!

La Queli dijo...

NENA !!!! Que ya volví, me han puesto hoy la linea telefónica y el internete y estoy como loca. Me va a llevar días leer estas dos semanas de sequía. He echado mucho de menos tus comentarios y tus historias. Mañana hago un post, que hoy es tarde.

Besazos.

Jo Grass dijo...

SONIX: pintoresca me temo que va a ser el final de la historia, jajaja Es cierto, a mí no me gusta nada la idea de aparecer en el álbum de fotos ajeno.
besos

LA QUELI: Mi niñaaaaaa. ¿ya has terminado con la mudanza? Espero que haya sido leve. Me encanta que estés de vuelta. Te hemos echado de menos!!!
Requetebesos

Lola Mariné dijo...

Una historia digna de una novela.
Espero la continuación con impaciencia.
Feliz domingo.

ayxagirona dijo...

Embolica que fa fort ¡¡¡ Quin enrenou d’història, acaba bé o com a mínim mig bé? aquest noi és dels bons o dels tarambanes??, deunidó el teu coneixement de la geografía europea i quines ganes de saber on ens portaràs la propera setmana.
Petons, gaudeixo moltíssim amb les teves històries. A veure si et veiem per la Costa Brava.

Noemí Pastor dijo...

Esto es mejor que viajar: no me canso, no arrastro maletas y no paso frío, con la que está cayendo por Centroeuropa.

Jo Grass dijo...

LOLA MARINÉ: gracias guapa. A ver si escribo el desenlace y cambio de tercio, jajaja

AYXA: el noi es bo, la traca final espero que sigui millor, jaja. Petons

NOEMÍ PASTOR: ya no hace falta viajar a Europa para congelarse. Está nevando en Barcelonaaaaaa!!

Olga dijo...

Madre mía que cantidad de comentarios que tienes, no me extraña tu blog está genial.
Besos

Amparo dijo...

cariñooooo, que estoy un poco perdida, pero que ya han aparecido La Queli y Simone, otras dos perdidas ajajajajaja, a ver si nos ponemos de acuerdo todas y volvemos a retomar nuestro vicio blogueril.

un besazo guapisimaaaaaaaaaa

Jo Grass dijo...

OLGA: Hola guapa. Me alegro que te guste. Un abrazo

AMPARO: mi reina fallera. Todo el mundo perdido y aquí nevando que es gerundio. Requetebesos

Manuela dijo...

me encanta, tú departiendo con ellas y con él en el Barrio Rojo, me encanta, me ha picado la curiosidad y ahora quiero saber qué hacía ese Peter allí como si tal cosa... y sobretodo cuáles eran sus planes contigo!

Sr Nocivo dijo...

Me ha resultado muy divertido el relato, la aparición de Peter ha sido una buena sorpresa y la persecución en plan detective aficionada ha sido total ¿qué seria de la vida sin giros inesperados y decisiones tomadas sin meditar?

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Me encanta como mantienes la tensión y el ritmo, no me refiero a que vayan a suceder asesinatos ni nada, simplemente el devenir de las escenas, y como disfrutas describiendo. No hay nada mejor para un lector que un texto en el que se note que al autor le pirra escribir.

Este conejito infantil es curioso, desde luego que Pocoyo es descendiente directo, aunque esa "X" como boquita, o naricita, me parece siniestra, me da la sensación de que se va a cortar las venas con una catana de un momento a otro, como los famosos bunny suicides, o parece salido de los mundos de Coraline...

¡Un abrazo!

Jo Grass dijo...

MANUELA: prometo escribir mañana por la noche el desenlace y saciar tu curiosidad, jaja

SR. NOCIVO: a ver si consigo que esta detective aficionada y su nuevo amigo nos sorprendan al final.

ROCK´N ROLL OUTLAW: como no tengo oficio me dedico a transcribir la película que me cuenta un enanito que se ha instalado en mi cabeza, así que es imposible anticipar sus deseos.

No se me había ocurrido mirar el conejito Miffy como un personaje siniestro. Me troncho con los bunny suicides, jajaja
Otro abrazo para tí.

María dijo...

Me encanta tu relato y la capacidad que tienes para enlazar todas las anécdotas para crear una gran historia. A partir de ahora te enlazo desde mi página directamente. :) Besos.

LadySuchard dijo...

El otro día me sorprendi a mi misma en una esquinita de mi aula de historia leyendo tu blog a urtadillas como quien hace algo malo. Y ahora que parece que mi vida de estudiante se porta bien conmigo y me da un respiro vengo a comentarte.
Sin duda lo que más me ha llamado la atención son los 19 kilometros de archivos, un lujo sin duda para la gente como yo que no se si por el afán del cotilleo o porque razón, siento la necesidad de leer y leer y empaparme de todo lo que me rodea eso unido a la manera en la que nos cuentas tus experiencias transportandonos a cada lugar como si estuviesemos alli mismo hace que me encante leerte.
P.D: Casi puedo sentir el olor de esos dulces de chocolate desde aqui.
Besos.

Jo Grass dijo...

MARÍA. me siento halagada con eso de la gran historia!! Mil gracias

LADY SUCHARD:me encanta eso de que me leas en la Facultad como si estuvieras haciendo algo malo,jajaja Delirios de ex profe que es una. A mí me sorprendió muchísimo lo de los 19 Km de archivo!!! Si leyera en ese idioma estoy segura que me habría pasado un par de tardes curioseando historias catalogadas, jajaja

La referencia a los dulces, y más si son de chocolate, es algo que no puedo evitar. ¿Será porque es uno de mis vicios más notables?
Me hace felíz que disfrutes leyéndome.

Aprilis dijo...

Jejeje ! Que aventura más genial ! Como dices tu... parecias Marlowe. Que buen rollito Peter no ? Llevandole la comida a las chicas ;-) !

Qué ganas de leer la continuacion !!

Un Abrazo Jo !

Jo Grass dijo...

APRILIS. hola guapo, la continuación la publiqué este jueves pero no sé que pasa que no se actualiza en el blogroll. Puedes leerla pinchando directamente en el blog.
Espero que la disfrutes.

LadyMarian dijo...

Muy buen relato! Combinaste muy bien el suspenso con lo divertido. Me encantan tus personajes femeninos que siempre meten la pata con los hombres. jajaja!!
Esta parte es fantástica:
"...parece que la neurona defectuosa que poseemos casi todas le hizo olvidar los agravios al instante y, como el tipo nos invitó a un helado y no dejó de repetir lo fabulosa que la encontraba, fue suficiente para que mi amiga decidiera perderse con él..."

Muy bueno! Te felicito!! La verdad es que cada vez que te leo me gusta más!

Besos

Jo Grass dijo...

LADY MARIAN: esta es otro de los intentos de los que te hablaba de empezar a introducir, aunque sea de forma imperceptible, otras cosas, como el suspense, aunque en este caso tratado con mucha ingenuidad y sin perder el tono humorístico de fondo-

ESpero impaciente tus impresiones sobre el final de esta historia, jajaja