16 de septiembre de 2010

AYUDA O ENGAÑO

Foto: Marijo Grass


¡¡¡DIOS MÍO!!! Era ella. ¡Mi Laura! No ha reconocido mi voz pero, es que, ¡no le he dado tiempo! Me ha provocado un ataque de tos tan grande, de la impresión, que he tenido que pulsar el botón y pasar a Lisbet la llamada. Hace TANTO que no habla conmigo que, a lo mejor, no era necesario; porque el chiquillo que se encarga del sonido en la radio nos pone un filtro o no se qué cosa, para suavizar el tono, y así es más difícil. ¡Vamos! Que ni mi Antonio— que en paz descanse—, se hubiera dado cuenta; y yo, con este trabajo estaría en la gloria, si no fuera por el desplante de mi hija. Seguro que ha sido “La Pilarica”, como me prometió aquella monja que conocí en el viaje a Zaragoza el mes pasado; dijo que tenía que implorar su patrocinio, por eso ha enviado a mi Laura al consultorio. Si le devolvió la pierna al cojo de Calanda, seguro que puede arreglar lo mío.



Foto: Marijo Grass


Seis meses de silencio es mucho… y dejarme sin disfrutar de mi nieta me parece excesivo, y encima le cuesta dinero ese orgullo, porque la niña, conmigo, estaba muy bien cuidada, y se ahorraba la canguro pero, supongo que me pasé de la raya, vomitando semejante cantidad de blasfemias a su marido, y echándolo de mi casa.


Quizás hubiera podido pedirle perdón y ofrecerle un poco de consuelo, ahora que se ha presentado la oportunidad; aunque es posible que no lo necesite, si empieza a ver lo que siempre supimos su padre y yo, aunque piense que la única manera de quitarse a ese zángano de encima es poniéndole los cuernos. Pero es mi hija, y yo tengo que aprovechar la intercesión de la Virgen del Pilar para acercarme a ella de nuevo. Ha dicho que volvería a llamar, así que espero estar preparada cuando llegue el momento. Por algo me han dado la sección de: “Experta en amores imposibles”. Me gustaría que fuera algo privado pero, casi mejor que no lo sepa, porque volveríamos a estar como al principio, y yo no quiero pasar otra vez por eso, después de todo lo que he sufrido.



Foto: Marijo Grass


Buenas tardes, estás sintonizando “Mujeres Luminosas”: tu canal de Astrología en el universo femenino; en el sesenta y nueve punto tres de la frecuencia modulada. Somos especialistas en tarot, videncia y esoterismo. Aquí encontrarás una respuesta a todo aquello que quieres saber sobre tu destino: en el amor, el trabajo y la vida. Con ustedes: Esperanza, experta en Amores Imposibles. Cuando gustes, puedes marcar el 896 96 69 96, y podremos conversar un rato. En este espacio te atendemos con cariño…

A ver, parece que tenemos una llamada. ¡Holaaa!...



—¡Umm! ¿Hola? ¡Umm! ¿Estoy llamando a Mujeres Luminosas?

—Sí, cariño, ejem…

—¿Hola? Perdón, es que llamo desde el móvil y no escucho bien.

— ¡¡AAAATCHÚS!! ¡¡AAHHHUMM!! Disculpa…—. Entonces me ha dado la tos, o el ataque de pánico, o las dos cosas a la vez, porque la he reconocido enseguida, y le he pasado la llamada a Lisbet, que es muy rápida y ha pillado al vuelo mi indisposición; que estas cosas pasan, aunque no sea tu hija, (la que no te dirige la palabra), la que está al otro lado de la línea, y así no nos cae una bronca del jefe ni perdemos la clienta, que es lo que importa; además de entretenerla unos minutos muy caros y devolverle la ilusión.

—¡Ejem! No te preocupes, cielo, que yo hablo claro y despacito— ha seguido Lisbet, como si nada.

—¡Umm! Está bien —. Por un momento he pensado que se había dado cuenta, pero parece que no.

—A ver, dime, mi niña: ¿De qué signo eres? Y, ¿qué edad tienes?

Virgo, de 26

— ¡Tú dirás!

— Quiero que me mires un asunto con Leo, de 28.

— Ese es un asunto de tierra y fuego. Un poquito complicado. A ti te gusta la discreción y a él destacar entre la multitud pero, vamos a ver… Deja que baraje bien las cartas. ¿Izquierda o derecha?

— Izquierda—. Mientras Lisbet hacía que corrieran los minutos barajando las cartas, le he escrito una nota a toda prisa que decía: ¡¡¡Es MI HIJA. Y Leo el cara dura de mi yerno!!! ¡NO TIENE FUTURO CON ÉL!

— Mis cartas dicen que ese Leo está obsesionado contigo. Me parece que tenéis algún problema… —. Esto no falla nunca, y Lisbet sabe bien cómo hacer que hablen y te den un par de pistas para dirigir la tirada.

— Llevamos mucho tiempo así…— ha dicho ella con un tono que, vamos, que te das cuenta que no es feliz.

— ¡Vaya! La patología contra las relaciones estables— continúa Lisbet—. De eso hay epidemia, hija mía…Pero yo he descubierto ¡el antídoto!

— ¿En serio?

— Cuando él te dice que necesita su espacio, que no lleva bien el compromiso, o que lo atosigas con la responsabilidad, tú le respondes: ¡Yo tampoco lo llevo bien! Y empiezas a mirar en otra dirección. Tú ya sabes…

— A eso tampoco reacciona, y estoy harta de cargar con todo: el trabajo, la casa, la niña, las facturas… ¡Ya no puedo más! He tocado fondo. Y soy joven. Puedo rehacer mi vida. ¿Me puedes mirar si hay algo con un Escorpión de 35?

— Tengo una llamada pendiente, mi niña, pero si vuelves a marcar yo te miro lo de Escorpión…—. Entonces le he pegado un cachete a Lisbet, que casi le tiro el auricular del manotazo, pero ha entendido el motivo, y me ha mirado echándome toda su brujería encima, pero dejando nuestros asuntos a un lado—. Bueno, me dicen por aquí que, como eres la oyente número 9.999, tienes derecho a una tirada de regalo, así que vamos a ver qué pasa con Escorpión. Entonces, ¿qué eliges esta vez? ¿Izquierda o derecha?

— Derecha.

— Aquí, lo que veo en las cartas, es que tienes que romper con algo para sufrir un cambio.
Después de eso se toman las decisiones.


— Pero, ¿podría haber alguna cosa con él? Es que ya no aguanto más; y no sé si con Escorpión me puedo volver a equivocar.

— A Leo le salió la carta de El Loco, y eso significa que no quiere sentar la cabeza.



Foto: Marijo Grass


—Ya.

—Tú tienes que hacer caso a tu corazón.

—Si todavía lo quiero, pero es que no lo soporto; y antes de nada necesito saber si puede ocurrir algo con Escorpión.

—Bueno, mira… Compra una colonia de vainilla y mete dentro un palito de canela en rama. Y maquíllate los ojos con un poco de canela en polvo, como si fuera sombra, que no se note. Esto te va a funcionar. Me refiero a que te lo puedes quitar de encima y probar fortuna con el otro, con Escorpión. Y…toma tu tiempo, mi amor. Sal y disfruta, bien perfumada de vainilla. Seguro que con un poco de diversión puedes pensar mejor. Tienes una voz muy linda, de persona bella y decidida. Tú prueba lo de la canela; después me llamas y me cuentas…

—Bueno, muchas gracias. Ya le diré si funciona o… ¡BIP, BIP, BIP!— En ese momento se ha cortado la comunicación, y yo me he desplomado en la silla como un saco de patatas.



Foto: Marijo Grass


He dedicado media vida a escuchar a las mujeres mientras les hacía el tinte en mi peluquería, y eso da mucha psicología. Por eso, cuando tuve que cerrar hace unos meses, por la crisis, que yo no pensaba jubilarme porque a mí el trabajo me entretiene mucho, pensé en hacerme voluntaria del teléfono de la Esperanza pero, como están las cosas como están, necesitaba ganarme unos euros. Y esto es parecido pero cobrando, aunque sea poco; y como no soy de gastar mucho, con lo que me pagan en negro y la pensión, tengo bastante para ir tirando y saldar la deuda del impresentable de su marido, hasta que no me quede más remedio que meterme en una residencia porque, a estas alturas, ya sé que mi hija, con el haragán y con la niña, no estará dispuesta a ocuparse de una vieja, a menos que le dé una patada en el culo y se lo quite de encima, que para aguantar a un vago no la he traído a este mundo, y menos cuando pensaba que me iría al otro barrio sin descendencia.



Foto: Marijo Grass


Yo he sido una madre añosa, y ella, para curarse en salud, se quedó preñada a los 18, pero no dejó los estudios, que de la niña nos encargamos mi Antonio y yo para que Laura se labrara un porvenir y pudiera tener un trabajo decente; pero se encaprichó del latin lover del chiringuito, y el tipo nos ha acabado arruinando a todos. Y no digo que no fuera guapo, porque reconozco que, al principio, me pareció un yerno de revista, ¡con esa cara y ese cuerpo! Y no me extraña que mi hija se quedara más colgada que un chorizo, pero lo de preñarse, nada más conocerlo, fue el error más grande de su vida. Y estaba claro que el chico, con esa planta y trabajando en la playa con el pecho al aire, iba a tener busconas a capazos, y que, lo que se dice trabajar como Dios manda, tampoco era lo suyo, aunque nos embarcáramos en una nueva hipoteca y le compráramos el chiringuito, para que él fuera el jefe y estuviera tranquilo.




Foto: Marijo Grass


Y ahora estoy en un sin vivir, porque desde que llamó Laura a la radio no puedo pegar ojo. Me he comprometido a hacer todos los turnos, hasta los de Lisbet, y sin cobrar, porque necesito estar ahí por si se le ocurre marcar otra vez el número del programa. Yo no estoy segura si la ayudo o la engaño, y no es que lo piense ahora porque se trate de mi hija; que al coger este trabajo y comprobar la cantidad de gente angustiada que hay en el mundo, me lo preguntaba todo el tiempo. Hasta se lo consulté a la monja que conocí en Zaragoza, cuando fui a ver a la Virgen del Pilar a pedirle ayuda para recuperar a mi Laura y volver a cuidar de mi nieta, porque yo hace mucho que no me confieso, y más desde que salen tantas noticias de curas pederastas, que solo de pensar que alguno le pudiera hacer daño a mi nieta me dan ganas de quemarlos a todos en la hoguera, bueno, es un decir, me refiero a que se merecen que los encierren hasta que llegue su hora; y total, para que me llamen bruja o me digan que Dios no me ha dado poderes para ayudar a la gente…Pues eso, que yo sigo siendo creyente, a mi manera; pero, es que veo tantas chicas sufriendo por amor, como almas en pena, que llaman al programa buscando un poco de luz y de consuelo, que estoy segura que mal no les hago, si consigo que se tranquilicen un poco, o piensen que, al fin y al cabo, nacemos y morimos solos, y lo importante es vivir en paz y disfrutarlo.




Foto: Marijo Grass


Creo que una no entiende lo que es sufrir de verdad hasta que es madre. Eso ya me lo dijo la mía, con la poca cabeza que le quedaba cuando tuve a mi Laura, porque, en aquél momento, yo era mayor y su abuela ni te cuento. Ahora eso es más normal, pero en mi época si no te habías casado ni tenías hijos, antes de los 30, decían que te quedabas para vestir santos; y a mí todo me llegó tarde en la vida, pero no voy a consentir que mi hija, que se aventuró a ser madre tan temprano, desperdicie su juventud al lado de un gandul que no hace nada por ella, por mucho que ese gandul sea tan guapo como un actor de cine; porque la belleza dura lo que dura, y lo que importa son los buenos sentimientos; y si tienes a alguien al lado, que sea una persona noble y que te quiera.


Yo tuve suerte porque mi Antonio fue un buen hombre; nunca tuvo una mala palabra para mí y, como pasamos mucho tiempo sin hijos, procuró que me divirtiera; y mientras mis amigas cuidaban de sus retoños mi marido me llevaba a bailar, y yo lo acompañaba a tomar cerveza; y cuando tuve a Laura, como fue una niña tan deseada, los dos estábamos maduros para asumir la responsabilidad, y también para malcriarla. Supongo que no debí ser tan inflexible con mi yerno, pero me parece que con él no tiene futuro, aunque eso es algo que debe decidir ella porque, el tiempo pasa, los hijos crecen, los hombres van y vienen pero, una madre es para siempre. Y aquí estoy, esperando que llame al programa, arreglada como a ella le gusta, y aunque no me vea ni sepa que soy yo la que la atiende, espero brindarle mi ayuda y que me recuerde.



Foto: Marijo Grass

40 comentarios:

Amparo dijo...

ay que bonita historia, si es que yo haria lo mismo lo mismo ajajjajajaj, por mi hija " MATO" como la Esteban y mas cuando las ves llorar por amores, que en el fondo sabes que no tienen futuro, ahí es donde sale toda la garra y mala leche de una madre y donde sea como sea intentas alejarla, aunque sea un poquito para que vea que hay mas cosas, mas mundo.

como siempre mi querida JO, increible.

Raúl Peñaloza dijo...

Genial tu historia. Me acordé de mi madre y sus apologías. Como fui padre muy joven y tengo más madera de madre que de padre, no puedo evitar el sentir cierta identificación... "abuelesca".

je je.

Claire dijo...

¡Maravillosa!, yo en mis tiempos de "alma en pena por amor", resistí gracias a mi madre, de quien cuyas palabras me dieron apoyo, ánimo, esperanza... me ayudó muchísimo. Las madres están ahí para siempre. Pero por mucho que nos quieran, hay decisiones en nuestra vida en las que no pueden intervenir, aunque nos estemos equivocando, o nuestro comportamiento nos perjudique a nosotras mismas, y por eso Esperanza ha perdido el contacto con su hija, pero tiempo al tiempo, que mientras haya amor, la reconciliación llegará tarde o temprano.
Una historia muy bonita, que además deja patente la necesidad que tenemos las mujeres de tener a un hombre al lado. ¿Por qué tiene que tener algo con un Escorpión para dejar a un Leo? ¿No puede dejar a LEo y seguir con su vida?... es el temor a la soledad. Una pena.
Besos.

Juanjo dijo...

Yo me voy por otros derroteros:la nula credibilidad que deberia tener la astrologia....una monumental tomadura de pelo
Efectivamente hay gente que se agarra a ella como a un clavo ardiendo......de eso viven muchos sinverguenzas.....y exactamente lo mismo ocurre con la religion
Besos

Montse dijo...

lA HISTORIA MUY BONITA, Y MUY CIERTA YA QUE SON MUCHAS LAS PERSONAS QUE LA PARECEN, AQUÍ, EL ENGAÑO SE TRANSFORMA EN AYUDA POR PARTE DE LA MADRE, Y ME PARECE GENIAL. SI PUEDES ECHAR UNA MANO, AUNQUE SOLO SEAN PALABRAS DECONSUELO , BIENVENIDAS SEAN, ESO SI, HAY PROGRAMAS QUE SON PURA ESTAFA, Y SE APROVECHAN DE LAS TRISTEZAS AJENAS PARA SACAR PROVECHO Y LLENAR SUS ARCAS.

Sandra dijo...

Lo que no haga una madre por su hijo...... La pena es que de esto solo te das cuenta cuando has madurado lo suficiente.

Feliz finde guapa.

danygirl dijo...

Yo como no me llevo bien con mi madre, no soy muy de contarle ná de ná.
Buen fin de semana.

Stanley Kowalski dijo...

Un texto magnífico! Me encanta como escribís, y aunque no tengo hijos, sé que una madre haría cualquier cosa por sus hijos, y lograr que sean felices.

Un placer leerte.

Gracias por tu comentario.

BESOTES Y BUEN FINDE!

Jo Grass dijo...

AMPARO: ahí estamos! Por nuestra hija seríamos capaces de cualquier cosa, porque se convierten en una prioridad en nuestras vidas; alguien a quien llegas a querer más que a tí misma. Besitos

RAÚL: me complace saber de tu madera de madre y tu identificación abuelesca, jajaja Me parece muy dificil asumir la paternidad cuando se es muy joven, casi una proeza, porque todavía no acabas de saber bien quién eres, y más en los tiempos que corren, pero, por supuesto que hay excepciones!

besotes y buen finde

Jo Grass dijo...

CLAIRE:es cierto, aunque sean capaces de todo por nosotras hay asuntos en los que no pueden intervenir y tenemos que vivirlo y equivocarnos. Me gusta que hagas la observación sobre el comportamiento de Laura. Hay muchas mujeres a quienes les aterroriza estar solas, y por eso necesitan empalmar una relación con otra.
Besitos y buen finde, guapa

JUANJO: agradezco que señales ese otro "derrotero". Por eso precísamente he titulado el relato AYUDA O ENGAÑO y he utilizado esa foto de inicio!!!
besos

MONTSE: me parece muy loable que esa madre quiera ayudar; seguramente estafa lo son todos estos programas pero, hay mucha gente que encuentra consuelo o esperanza en ellos.
Buen finde

SANDRA: pues sí, a veces una no valora o entiende a su madre hasta que ha parido o tiene cierto grado de madurez. besitos

Jo Grass dijo...

DANYGIRL: si no hay una buena relación la comunicación se resiente. Seguro que algún día llegarás a entender a la tuya... Buen finde para tí también, guapa.

STANLEY: mil gracias de nuevo.Creo que lo único que desea una madre es que sus hijos sean felices; por eso tragarán carros y carretas si hace falta.

besitos y buen fin de semana

Lola Mariné dijo...

jajaja, buena historia, Jo.
No es mala idea montar una consultoria de esas para sobrellevar la crisis y ademas enterarse de la vida de l@s hij@s, que se la cuentan a todo el mundo menos a su madre.
besos guapa.

Alijodos dijo...

En algo tenemos que creer no...por que si no cunde la desesperanza...un abrazo...

Anna ( blog princesa) dijo...

Tierna y emotiva historia. Por un hij@ se hace cualquier cosa. Tampoco hay que pasarse eh, pero siempre buscando su felicidad.
Me ha encantado cada parrafo escrito, lo haces genial

Besos y buen finde

Juan Rodríguez Millán dijo...

Si es que el mundo es pequeño, pequeño... Y te cruzas con las personas con las que se supone que no quieres cruzarte en las esquinas más insospechadas... ¿Quién podría pensar en tener a su madre en un teléfono así, je, je, je...? Pues seguro que pasa más a menudo de lo que creemos.

Me encanta la voz experta y madura que has escogido. Alguna que otra Laura he conocido en mi vida, sí.

Jo Grass dijo...

LOLA MARINÉ: no se me había ocurrido pero, en cuanto tenga a mi hija adolescente me lo voy a pensar, jajaja Es cierto,la última persona a quien le cuentas tus cosas a es a tu madre hasta que te conviertes en madre o padre tú también.
besitos

ALIJODOS: tienes razón, da lo mismo; siempre que te alivie las penas o te procure una dosis de esperanza!

ANNA: creo que sí, por lo menos me incluyo en ese grupo: por mi hija sería capaz de cualquier cosa. Me alegra que haya resultado terno y emotivo el relato.
besitos, guapa

JUAN: tampoco a mí me parece una idea descabellada y, estoy segura que madres como Esperanza e hijas como Laura hay unas cuantas!!
Bessotes enormes

Mamalis dijo...

Que bonita historia!!! Esque ya se sabe que madres no hay más que una. Yo no se que haría sin la mía, es la única con la que puedo hablar de mis cosas y veo que de verdad me escucha. Espero poder ser así con mis hijos. Siempre pienso como serán de mayores y si tendremos una buena relación. Espero que sí, aunque nunca se sabe. Por lo pronto me quedo con verles dormir e imagnar que voy a poder protegerles siempre.
Mmmmm has conseguido que me ponga sentimental!

acoolgirl dijo...

Quizá si tiene suerte con ese escorpio todo vuelva a la normalidad entre ellas...

El que no arriesga no gana, así que Laura debe arriesgar por ser feliz.

Un besazooo

Jo Grass dijo...

MAMALIS: me alegra que te haya gustado la historia. Yo también deseo poder tener una buena relación con mi hija cuando crezca y se convierta en una adulta, pero no estoy muy segura de poder igualar a mi supermamá.
besitos

ACOOLGIRL: es cierto lo que dices, quien no arriesga no consigue nada en la vida!
Besos, guapa.

La Queli dijo...

Quizás nos llamen entrometidas, pero es lo menos que una madre puede hacer por un hijo. Seguramente que a veces nos pasamos de la raya y aunque intentemos ni interferir, solemos pasar esa rayita, aunque sin mala intención. Nunca se sabe de lo que podemos ser capaces, pues como dice Amparo... por los hijos MATAMOS!!.

Eso sí, he visto la situación de Laura muchas veces.... y no logro entender el porqué no conciben su vida sin pareja.... debe de ser que son muy jóvenes. A mi edad si me va mal con uno.... ni loca me meto con otro, que más vale sola que mal acompañada. Seguro que la madurez la lleva a respetarse más como mujer independiente...

Otra maravillosa historia, Jo. Y como siempre... nos haces reflexionar.

Capazos de besucos.

Anna ( blog princesa) dijo...

pasate por mi blog y juega conmigo al juego del 4 ¡ estas nominada jeje!

Besos y alli ya te enteras mejor de que va, te espero

Sr Nocivo dijo...

Esta claro que madre no hay una y que esta siempre será más capaz de sacrificarse por un/a hijo/a por haberles dado a luz.
Aunque en el último párrafo hay esperanza, también me ha parecido muy triste y amargo, demasiado. Aunque prefiero pensar que su hija llamará y que escuchará sus consejos sin admitir que la ha reconocido.

Por cierto, mire lo que he encontrado, tal vez le interese... o no, pero yo se lo dejo aquí: http://elpaisdelashistorias.obolog.com/

Manuela dijo...

qué linda la mami, así son y somos las mamis, siempre preocupadas por los retoños... lo de adivinadora me ha recordado un programa que escucho a mediodía en la radio cuando vuelvo a casa y que tiene de estrella invitada a la adivinadora Iris, en un segundo te lee tu futuro con sólo que le digas tu signo y tu edad, qué cosas... besos preciosa!

Adriana dijo...

A veces simplemente buscas eso, una esperanza, aunque sea utópica, pero escucharla de otra voz, te reconforta. Llámalo autoengaño, si quieres, pero si te mejora el espíritu, dalo por bienempleado, algo similar sucede en la última peli de W.Allen, "Conocerás al Hombre de tus sueños" o algo similar, creo recordar, sencilla pero interesante a mi humilde entender, no soy una gran entendida pero siempre que puedo me escapo, ya se que tú, si que eres una gran cinéfila y experta en la materia, lo demuestras muy a menudo (a ver cuando nos recomiendas algún clásico o una última novedad). Disfrute muchísimo leyéndote e incluso me emocioné. Besos guapa.

María dijo...

Uouuu que bonito. Me ha encantado.
La verdad que aunque no creas en la astrología o digas no creer... ¿quién no ha leído su horóscopo alguna vez?
Es cierto que las madres a veces son un poco 'cotillas' pero es su deber, siempre quieren lo mejor y sobre todo quieren un buen hombre para sus niñas... De los chicos pasan más jaja.

Me ha encantado!!!
Muchos besos!!!

Amber lake dijo...

Una historia muy tierna con la que muchas nos identificamos.
Qué razón tiene al asegurar que no se sabe lo que es sufrir hasta que se tiene a un hijo.
Por cierto, ¿por qué las videntes siempre preguntan de qué signo eres si deberían saberlo?
Besos.

Sonix dijo...

Me ha encantado. La voz de madre preocupada por su hija es muy tierna, y bueno, el problema de la hija pasa tanto, por desgracia... pero soólo ellas pueden encontrar la solución o dar carpetazo.
Me ha encantado, de verdad, aunque hubiera preferido que la madre se hubiera atrevido a pedirle perdón directamente, en vez de permitir que se dejara los euros en ese teléfono, jejeje.
Besos!

Stanley Kowalski dijo...

A pesar que hace poco que nos conocemos, quiero agradecerte de todo corazón tu apoyo y tu presencia incondicional en mi nuevo blog. Sos justamente una de las personas que hicieron crecer esta "locura" en la que me embarqué.

Mil gracias por tanto afecto.

BESOTES GUAPA!

Jo Grass dijo...

LA QUELI: está claro que por nuestros hijos seríamos capaces de cualquier cosa, por extravagante que fuera. Lo dificil es encontrar el equilibrio.
Yo tampoco entiendo a esas mujeres que no saben vivir solas y necesitan empalmar una relación tras otra. Siempre he pensado que se quieren muy poco,y así es dificil encontrar el equilibrio, querer a otros y hacerse respetar, como bien dices.

Me gusta que se perciba esa segunda lectura que intento introducir en mis textos, y que invite a reflexionar.
Besotes. ya estoy por aquí. Mi padre está fuera de peligro.

ANNA : no me gustan mucho los juegos de nominaciones, pero me pasaré por tu casa en cuanto pueda. besitos y mil gracias, guapa.

SR. NOCIVO: tienes razón,la historia no deja de ser una experiencia amarga, pero ya sabes que me gusta contar con un poco de esperanza!
Miraré el link que me envias. Gracias por acordarte de mi!

Jo Grass dijo...

MANUELA: de momento los nuestros son retoños, jajaja No quiero ni pensar en verme en una tesitura semejante a la de la protagonista de esta historia cuando mi hija sea mayor!!

ADRIANA: supomgo que la mayor parte de la gente que utiliza estos servicios se autoengaña,como dices pero, si les sirve de consuelo, bienvenidas sean las tarotistas y demás familia.
Besitos

MARÍA: no sé si el deber de una madre es ser cotilla, pero sí me parece responsable preocuparse e intentar ayudar a su hija, aunque los métodos no sean los más adecuados.
besitos

Jo Grass dijo...

AMBER LAKE: esa frase de que no sabes lo que es sufrir hasta que tienes un hijo me la soltó mi madre cuando le comuniqué que estaba embarazada, jajaja. Todo queda!
besos

SONIX. supongo que si la madre le hubiera pedido perdón sin más sería más comprensible, pero tendría menos gracia el relato, jajaja

STANLEY: sabes que soy incondicional, aunque estos días haya estado desaparecida por asuntos familiares. Un besote para tí también!

Lola dijo...

Casi real historia y tu como siempre diversificándote, ahora en una señora mayor. Eres un genio Jo!
Yo creo que de engaño nada. Creo que queremos oir cosas buenas, lo necesitamos y por eso acudimos a los magos. Yo prefiero vivir sin saber lo que me espera.(creo)
Un besito muy fuerte. Lola

SK dijo...

Preciosa la historia!! Me encanta la imagen de esa madre dando manotazos a Lisbet para que atienda bien a su hija jajaja... Pero en el fondo es una historia muy triste, se siente la angustia de madre e hija y es que... ¡cómo somos las mujeres! No ha salido de un Leo guaperas y ya se está metiendo en un Escorpión!! por qué nos da tanto miedo volar solas????
Besotes, guapa!!!

Jo Grass dijo...

LOLA: yo tampoco quiero que me adelanten nada de futuros inciertos. Lo que me llegue, tendré que apechugar con ello, sea bueno o malo. también estoy convencida que la gente necesita oir algo esperanzador cuando su vida parece torcerse sin remedio.
besines, me alegra que ya estés de vuelta do Brasil sana y salva!

SK: es así, la historia me parece muy dramática aunque me guste contarla de forma que no lo parezca tanto. Lo terrible del asunto es ese, que existan tantas mujeres a quienes les abrume, les incomode o les dé pánico estar solas!
Besitos

Stanley Kowalski dijo...

Muchas gracias por tu visita!

BESOTES GUAPA!

Jo Grass dijo...

STANLEY: sabes que para mí es un placer. En tu casa siempre encuentro glamour, o diversión, o ambas cosas a la vez. Una se siente entre amigos, y segura como Holly Gholightly, jajaja

LadyMarian dijo...

Fantástico! Creaste una historia con mucho gancho. Por otro lado me quedé pensando que tiene conexión con el otro post, el de Robert. Se podría decir que esta chica es como la otra, se enamoró de un machote. En este caso no sabemos cómo es el nuevo que anda dando vueltas por ahí.

Muy creíble es la actitud de la madre. Cómo les cuesta a veces ponerse límites! Y por otro lado qué difícil es callarse cuando se ve a un hijo estrellándose!

Como siempre, me has dejado pensando y con ganas de saber más. Volverá a llamar? Con quién se quedará? O se quedará sola? Se reencontrará con la madre? Mmmmm Últimamente me estás dejando intrigada. ;)

Besotes

Jo Grass dijo...

LADY MARIAN: la verdad es que de todos estos relatos podría escribir la continuación... Aquí quería enfatizar el personaje de LA MADRE; de ese tipo de madre inquieta que haría lo indecible menos quedarse de brazos cruzados mientras ve cómo se estrellan sus hijos en la vida, y que no tienen claro si han hecho bien o mal pero lo que sí saben es que lo han hecho por el amor incondicional que les profesan... porque son lo más grande de su vida.

En fin, me encanta que debajo de la aparente frivolidad de mis textos se vean los temas sobre los que quiero reflexionar.
Besitos. Menudo atracón te estás dando en mi cocina, jajaja

LadySuchard dijo...

Mi madre también fue madre joven, a los 18 ya me tenía a mi y aunque se equivoco en muchas cosas al final se que todo lo que hacia lo hacia por mi, aunque se equivocara. Por eso creo que no nos debemos cabrear con nuestras madres, al fin y al cabo hagan lo que hagan lo hacen por nuestro bien y ante tal cosa ¿como podemos molestarnos?

Jo Grass dijo...

LADY SUCHARD: recuerdo a mi madre cuando le dije que estaba embarazada y afirmó que solo cuando se es madre entiendes lo que es sufrir de verdad!!! Creo que todas las madres nos podemos equivocar, pero lo único que nos importa es la felicidad de nuestros hijos. DA igual que eso suceda cuando eres muy joven o más mayor: tus hijos siempre serán una prioridad!!
Besos, bella