9 de septiembre de 2010

ROBERT Y SU LADO FEMENINO

Foto: Marijo Grass


NO puedo creer que todo haya terminado entre nosotros, justo cuando habíamos decidido casarnos para complacer a su madre, después de vivir cuatro años sin más atadura legal que un piso de alquiler con gastos compartidos. Dice que no tenemos ningún futuro juntos, y que es mejor que cada uno siga su propio camino. Y me lo suelta así, sin más, tras besuquearnos como adolescentes, sentados en nuestro rincón favorito del Paseo Marítimo.


Me ha dejado tan desarmado que incluso he olvidado el anillo que escondía en el bolsillo trasero de mis tejanos; pensaba dárselo esta tarde para confirmar nuestro compromiso, y celebrar el encargo más importante de mi carrera: el que nos proporcionará ingresos suficientes para mudarnos a un piso más grande, además de otorgarme cierto prestigio. Esto sí se lo he dicho, pero se ha limitado a felicitarme y felicitarse, por haber escogido un momento tan dichoso para sacarme de su vida.





Foto: Marijo Grass



HEY, brother! Ven aquí que te dé un abrazo. Ahora mismo pensaba llamarte. ¡Acabo de leerlo en Internet!

¿Lo has leído en Internet?

Pues, claro, bobo. Tengo una alerta en Google con tu nombre. Ha salido publicado en la versión inglesa de la revista Style.

¡Ah!

No pareces muy entusiasmado. Pensaba que me invitarías a cenar algo “agripicante” para celebrarlo.

No estoy de humor para celebrarlo.

¿Se puede saber qué ocurre? Llevas una década esperando algo parecido. Joderrr, los Hoteles W. ¡Eso es nivelazo, bro! ¿Has llamado a mamá y a Las Mosqueteras? ¿Lo sabe Cata?


En vez de responder he decidido sacar el anillo y ofrecérselo.


Toma, aquí tienes algo mejor que una cena en el INDOCHINE…El chocolate está intacto.

¡No me digas que no le ha gustado! Podemos cambiarlo; seguro que a Regina no le importa. Toda la colección es preciosa, pero ya te dije que quedaría mejor la cobertura de chocolate negro. El blanco no incita a pegar un mordisco y encontrar una joya debajo; parece una chuchería.

A ella le encantan las chuches. En fin, da lo mismo. Puedes quedártelo.

Vamos, ¡suéltalo ya! ¿Os habéis peleado?

No, me ha dejado. Ya no me quiere. Se ha desenamorado. En este momento se está mudando al ático; ¡con KEN!





Foto: Marijo Grass



¡¡¡Ah, jajajajaja!!!

No tiene gracia.

¡Claro que la tiene! ¡Con KEN! Lo siento, hermanito; es que no me imagino a Cata con ese alemán musculoso y excéntrico. Nunca me pareció que estuviera encantada de tener a su lado a un tío tan romántico y divertido como tú. Sus amigas van a alucinar. Todas querían tu clon, así que no te preocupes. Eres un partidazo. Solo falta que sepan que estás disponible y a punto de convertirte en un profesional de altos vuelos.

¿Crees que se ha cansado de mis bromas? ¿ De los arreglos florales? ¿ De que le diga que la quiero cada mañana, antes de irme al invernadero?

De eso no se cansa una tía con un mínimo de sensibilidad, a menos que seas un plasta y no respetes su espacio. ¡Y no lo eres! Robert, nunca te lo he dicho porque te veía feliz y enamorado pero, siempre pensé que esta relación no funcionaría. Creo que para ella resultabas un tío pintoresco; no sé, alguien muy alejado de los canallas que han pasado antes por su vida y que seguramente echaba de menos, después de tanto tiempo. La entiendo porque yo padezco el mismo tipo de conducta desviada: sólo me enamoro de tíos que no me convienen. Lo siento, quizás es el momento de sincerarse: estaba segura que un día te dejaría sin motivo aparente.

¡Oh, vamos, no empieces! Me siento mal. Necesito que me consueles.

¡Gilipolleces! Necesitas salir a celebrar tu éxito.

No digas tacos. Te afea, y marca una arruga espantosa en el entrecejo.

Pues, tú deberías empezar a vociferar unos cuantos, ¡Joderrr! Parece que tengas horchata en las venas, coño. Deja de ser tan educado y maldice a tu exnovia de una puta vez, ostia.

Puedo maldecirla sin necesidad de utilizar palabras malsonantes.

Ese es el tipo de cosas que te hacen parecer gay. Eres demasiado tierno y delicado. Mira al KEN de los cojones. Si esa clase de tío le pone, deberías estar feliz por haberte librado de ella antes de organizar el bodorrio.

¡Yo que sé si le pone! Pensaba que el gay era él. No creo que tengan un lío. Además, me cae bien. Hasta le dije que lo llamábamos KEN porque su nombre es impronunciable y su aspecto me recordaba los muñecos de las trillizas cuando eran peques. Me respondió con una carcajada como la tuya de antes, seguida de un encargo que todavía tengo pendiente: convertir su terraza en el Jardín del Edén.

Deberías quedarte en Barcelona todo el fin de semana. Tengo entradas para un espectáculo de burlesque en el Apolo; siempre hay un ambiente estupendo. Si estás receptivo puedes tirarte a una desconocida y quitarte la espina o, por lo menos, no pensar en Catalina en un par de días y dejarla hacer su mudanza tranquila.

No me gustan los polvos con sabor a venganza.

No te preocupes, este será terapéutico. En cualquier caso, seguro que te animas con el espectáculo.

Si tú lo dices…





Foto: Marijo Grass



La verdad es que estoy un poco harto de que se valore tan poco la educación y los detalles; o, que NO tenga una voz grave ni me toque los huevos por la calle sea motivo suficiente para ahuyentar a las mujeres. Incluso que les sorprenda que sea un experto en IKEBANA. Pues, sí: soy un tío romántico y sensible, NO sensiblero. ¿Tan extraño es eso? Me emociona la belleza, y la belleza debe ser compartida para dar felicidad. El IKEBANA reconoce la importancia de vivir en armonía, y nos guía hacia un conocimiento interior mucho más sutil. Mi amiga Sara dice que tengo un lado femenino muy acentuado, y que a algunas las confunde. ¿Un lado femenino? Todos lo tenemos. Bueno, quizás todos no. Pensaba que a las mujeres les gustaban los hombres románticos. Y si cuido mi aspecto o mi lenguaje es gracias a la influencia de mis hermanas pequeñas, para que no me den la tabarra diciendo que sólo me interesan las plantas.





Foto: Marijo Grass



Solo soy un tío con ÁNIMA, como decía Jung. El ÁNIMA es la parte emocional, intuitiva y sensible del subconsciente en el hombre. Parece que, para que te consideren atractivo e interesante, tienes que mostrarte racional, porque si percibes las cosas con el corazón, que es como lo hacen ellas, o dicen que lo hacen, o sólo algunas lo hacen, te estás cargando tu masculinidad de un plumazo, y enseguida piensan que eres gay, o te cuelgan el sambenito del lado femenino. Pues, estoy muy orgulloso de él, ¡qué narices!






Foto: Marijo Grass



Tengo 4 hermanas: las trillizas— alias “Las Mosqueteras”—, y Bea, la mayor; experta en soltar 3 tacos de cada 6 palabras que salen de su boca en cuanto se aleja del trabajo; porque allí los expertos son sus alumnos, que la instruyen a diario con improperios nuevos; y ella aprovecha para incorporar estos vocablos a su jerga particular, para soltarlos en cuanto la sacan de sus casillas. Pero, es posible que si yo lidiara con un puñado de energúmenos, en un instituto del extrarradio, que te pinchan las ruedas del coche cada dos por tres, y te estampan graffitis con la palabra puta, zorra o te voy a meter una raíz cuadrada por el ojete, y que Bea no se molesta en tapar para evitarles el placer de estrenar chapa y pintura, supongo que reaccionaría igual. Es lo que tiene impartir Matemáticas a un puñado de chavales que no saben qué hacer con su futuro.





Foto: Marijo Grass



He crecido rodeado de mujeres. Mi padre se mató en un accidente hace muchos años; ni siquiera fui capaz de ver lo que había quedado de él, después de que un despiste con el freno de su tractor lo acabara triturando en su propia finca, igual que en esas horribles películas Gore con las que disfrutaban algunos de mis amigos. Entonces me convertí en el único ejemplar masculino de mi familia; dejé colgado mi primer año en la Universidad y mi deseo de convertirme en arquitecto paisajista, y empecé a ocuparme de la floristería de mi abuela y a estudiar japonés en mis ratos libres. Retomar el contacto con mis hermanas pequeñas y cuidarlas, haciendo el papel de padre postizo, aunque fuera demasiado joven, les dio la oportunidad de aleccionarme sobre lo que desean las chicas en una relación. A las trillizas les encanta que me interese por su universo particular, que las escuche y me preocupe por ellas; y a mi madre que disfrute merendando con mi abuela y sus amigas mientras me cuentan sus hazañas, o que improvise un tocado de papel a la nieta de Felisa para completar el disfraz en su fiesta de cumpleaños.




Foto: Marijo Grass



Empiezo a pensar que todas estaban equivocadas, o quizás Bea tenga razón y Cata no fuera la mujer adecuada. Puede que, en los años que hemos pasado juntos, pesara más la amistad y una convivencia poco problemática que el verdadero amor; y que su forma de abrirme los ojos, así, de repente, me haya pillado desprevenido dejándome KO. A mi me gusta vivir en pareja, y Cata ha sido mi segunda relación larga. La primera se truncó al regresar a mi pueblo, y es probable que ni siquiera la pueda considerar una relación, porque ninguno de los dos tenía claro qué iba a hacer con su vida en ese momento.


Si no tengo una mujer cerca me vuelvo loco, me descentro, trabajo de forma anárquica; salgo con los colegas de lunes a jueves y me busco rollos de fin de semana. Y no me sientan bien. Llega un momento en que las confundo y con todas acabo teniendo la misma rutina de: cena y polvo, polvo y película, copas y polvo, o polvo a secas. Me gusta la diversión pero ese plan no me parece nada romántico. Prefiero hornear muffins de chocolate y compartirlos con las trillizas mientras me cuentan sus aventuras un sábado por la tarde.



Foto: Marijo Grass



Una de las interioristas con las que he trabajado en los últimos meses, me confesaba el otro día que ha llegado un momento en su vida en que TODO, incluido el sexo, lo quiere de alquiler. Se justificaba diciendo que resulta más práctico y la libra de un montón de preocupaciones o disgustos, y más, con un trabajo que le apasiona y la obliga a estar siempre viajando. Ahora, en cuanto tiene unos días de asueto, se va a Jamaica y se alquila un rasta; “Rent a Rast” las llaman. Dice que allí es habitual, que el 60 % de las turistas que visitan la playa de Negril se pueden incluir en ese grupo. A mí me deprime que me cuente estas cosas porque me hace sentir de otro planeta, como si me hubiera quedado obsoleto o llevara un traje de hace tres temporadas; incluso que dedicarme al Arte Floral, aunque sea decorando hoteles de lujo, parezca impropio de un tío a quien le gusta despertar con una mujer al lado y sonreírle, y a ser posible que le resulte familiar.



Foto: Marijo Grass



Cata es espontánea, seductora e intuitiva. No puedo dejar de pensar en ella, aunque me gustaría. Creo que me quedaré en casa de Bea una semana, hasta que coja el primer avión que me aleje de aquí una temporada, gracias a mi nuevo trabajo. Estoy pensando en largarme con lo puesto, porque no me apetece regresar a casa, de momento. Bea dice que se me pasará pronto, con el ajetreo que me espera; que seguramente me enamoré de la imagen de mi mujer ideal y la proyecté sobre Cata. No estoy de acuerdo. Ella era mi musa, mi compañera, y estoy seguro que la voy a echar de menos. Tendré que leer a Jung y sus arquetipos de nuevo, a ver si consigo poner luz a todo esto.


En un arreglo floral sencillo puedes combinar dos o más tipos de plantas, pero hay flores que se aprecian mejor solas: como el iris, la flor de loto, la camelia o la rosa. Siempre vi a Cata como una de estas flores. Quizás ha llegado el momento de cambiar, y empezar a utilizar vegetales y frutas que refresquen mis anhelos; puede que así deje entrar aire fresco en mi vida y me vuelva a enamorar de una chica que aprecie a un hombre romántico, con lado femenino, o lo que sea.





Foto: Marijo Grass


43 comentarios:

Ceci dijo...

Esta historia, real o no, es brutal, la tomaremos por real,para yo poder comentar de un modo coherente...

Por un lado...creo que es sano leer a Jung, no sé si tanto rodearse tanto de mujeres, ¿no tienes un colega machote con quién ahogar tus penas en pintas de cerveza? así tienes ambas perspectiva...aunque seas hombre y hetero...

A mi, como mujer, me ponen los tipos machotes... viriles... no sé quién inventó éso de que nos gustan sensibleros y románticos, la verdad es que nos gusta la mezcla...y no sé por qué se me viene a la cabeza James Dean, Elvis Presley... Hay que saber tener un equilibrio...

La hora y el momento de dejar una relación nunca será el mejor, dá igual dónde y cuándo se haga, nunca es bueno...siempre nos quejaremos, siempre nos dolerá...

Intuyo que eres joven, que el arroz no se te pasa y que pensarás largo tiempo en Cata...pero que conocerás a alguien mejor y me da la impresión de que necesitas aprender a estar solo, y cuando digo solo,digo solo de verdad,sin mujeres, sin polvos de fin de semana y esas cosas... que tengan que ver con relaciones sentimentales...conócete bien, saborea el amargo duelo, madura, evoluciona y serás feliz de nuevo...

Un saludo!

Jo Grass dijo...

CECI: me produce una gran satisfacción que puedas definir esta historia como "brutal". Resulta emocionante, semejante dosis de aliento para continuar soñando en entretener a la gente con mis textos y convertirme en escritora.

Esta historia es absolutamente ficticia. En este blog hay muchas voces de mujeres y, en general, los papeles masculinos siempe han caído en manos de canallas ( me permiten utilizar con más frecuencia el humor, y eso me gusta) Así que tenía pendiente escribir sobre otra clase de hombre, como este Robert, que también los hay: románticos, que no sensibleros; capaces de priorizar su familia y su relación si la situación lo requiere. Un chico bueno, y este no es un pagafantas.
A mí, como a tí, me gusta la mezcla, el equilibrio entre el tipo viril y alguien capaz de no sentirse amenazado por tener una mujer luminosa cerca. Y al machote no le gustan las mujeres brillantes. Te lo digo porque no soy tan joven, y llevo una buena mochila de canallas a cuestas.

Un fuerte abrazo. Regresa cuando quieras. Cambio el menú los jueves, aunque , a veces, el blog no actualiza y se estropea.

Amparo dijo...

me pido uno de estos, romantico, atento, que te deja tu espacio, por dios, eso no debe existir y si existe quiero uno para mi, bueno para mi ya es un poco tarde, quiero uno para mi hija, uno de esos le dejaria colocada la sonrisa para siempre en su carita no? jajajja o quiza no, vete a saber que a las mujeres en el fondo les gustan canallas. tontas somos a veces no?

un besazo preciosaaaaaaaaaaaaaa

Sonix dijo...

Me ha gustado mucho esta historia... pone de relieve que no siempre en una ruptura hay un "malo" o un pobrecito. En este caso parece que el que más sufre es él, aunque claro, no conocemos el punto de vista de ella (como en todas las historias). Yo no tengo un gran historial a mis espaldas a pesar de estar ya rozando los 30, pero sí he tenido alguna vivencia de ruptura y lo pasé realmente mal. En mi caso, fui yo quien lo dejó y no vivíamos juntos, así que todo podría haber sido realmente fácil pero no lo fue. Llevábamos 9 años y siempre lo recordaré como uno de los mayores aciertos de mi vida. Haber juntado el valor de romper de esa comodidad de la que hablas.
Pues eso, que me ha gustado. Y los chicos canallas tampoco me gustan. ;)
Besos, me alegro de leerte de nuevo!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Cuántas cosas hay aquí, vaya... Me encanta lo que le explicas a Ceci, que buscabas una voz de hombre bueno y romántico, porque es exactamente lo que consigues y es un cambio con respecto al... no sé... ¿99,9 por ciento de las historias que se pueden leer por ahí?

"Quizás ha llegado el momento de cambiar". Igual sí...

Juanjo dijo...

Muy buena tu historia,alejandose por una vez de los ambientes neoyorkinos.
Es gracioso el tema de fondo delrelatoporque siempre me he quedado con la amarga sensacion de que es verdad de que las mujeres preferis a los tios malotes,y eso es algo que nunca he podido entender.....incluso hace muchos años intente ser malote....pero me salia muy mal elpapel
Besos

Raúl Peñaloza dijo...

Me encantó tu historia. vaya con los símbolos, pero creo que cada vez nos parecemos más a los estereotipos, ¿no debería ser alrevés?

En fin, de ínfulas de Ken, de matemático y de víctima, todos hemos tenido un poco. Y el lado femenino, cada vez más presente en los James Dean que menciona Ceci.

Otra vez, ¡¡¡qué fotos!!! esa parte de tus entradas me encanta.

Disfruto mucho de tu Blog.

Montse dijo...

Aunque solamente es una historia, es real como la vida misma. Yo soy romantica y me gustan los hombres sensibles, este hubiese sido mio, jejej. Cuando una relación acaba, un@ , solamente ,lo pasa mal, el@ que queda despechad@, ve su mundo hundirse y vacio, y el dolor cuesta en marchar.
Besitos.

Adriana dijo...

Al final sucede siempre lo mismo, queremos para nuestras hijas, el chico amable, simpático, que las comprende y las anima, que está allí incondicionalmente, pero al final caen o caemos, en el canalla de turno - apuesto y con verborrea fácil - que aunque sabes que es tóxico, lo consumes hasta el final, llevándote la consecuente decepción final, pero todo tiene su época y todo se vive en ambos lados. Pero lo importante, es cómo lo cuentas, con que facilidad asumes el rol masculino, infantil, adolescente, además acompañadas de infinidad de grandes fotografias …menudo talento... afortunados nosotros que te tenemos todas las semanas. Definen tu historia como brutal, yo como extraordinaria ¡¡ Besos guapa.

La Queli dijo...

Robert es el hombre que todas deseamos como pareja, pero a la hora de la verdad, le falta un poco de ser canallesco, teneis razón, sin ese puntito picante, es demasiado perfecto y puede llegar a aburrir...

Es una pena que no se encuentren términos medios, pues o les encuentras como Robert o al contrario, y desafortunadamente, nos quedamos con los brutos... qué lástima.

Como siempre, tus relatos parecen tan reales que me daban ganas de mandar al contrario a hacer puñetas y pedirte el teléfono de Robert para consolarle....

Besucos.

Xobolina dijo...

¡Hey, cuanto tiempo sin comentar por aqui! Siento no haberme pasado mas a menudo, pero estas vacaciones apenas he tenido tiempo para comentar en otros blogs.

Solo he podido leerlo por encima, darle un pequeño repaso. Pero me ha parecido muy interesante todo esto del Jung y el Ánima.

Sobre el tema que acabas de relatar... Siempre hay una historia detrás de cada modo de ser o de pensar. Puede deberse a un hecho del pasado, o a tu entorno familiar, o a un viaje... ¡No importa! Todo lo que ocurre y nos ocurre tiene algún efecto sobre nosotros y nos define para la posteridad :)

miguel dijo...

No si es de verdad o inventada pero me da la sensación que es real por lo que cuentas de tu padre que murió y no creo que vayas hacer broma con la muerte de tu padre.
Por eso te voy a decir que más vale que hayas cortado antes de que os cogierais asco ,odio ,o rencor,por no ser sincero uno de vosotros y no decir la verdad,pues solo que da decir que fue bonito mientras duro,pero no es cuestión de lamentar lo que pudo haber sido y no fue ,sino pensar que la vida da muchas vueltas y esta te ha salido mal pero es el principio de un fin ,pues a partir de ahora puedes dedicar tu tiempo y cariño con quien te quiera o pueda querer,lo importante no es a donde llegues sino lo que disfrutes estando al lado de quien pueda sentirse a gusto a tu lado y disfrutar con ello,pues yo creo que en la vida hay que buscar sentir a tener,y la verdad si ya no siente para que seguir engañándose.

acoolgirl dijo...

Siempre se está a tiempo de empezar de nuevo.

Una ruptura así cuesta mucho de superar... pero con un buen trabajo, buenos amigos y planes en mente... lo conseguirá seguro.

Un besitooo

Claire dijo...

La verdad es que Robert parece el chico perfecto y no me cabe duda de que más tarde o más temprano encontrará a su chica ideal. Al margen de su lado femenino, tener algún que otro fracaso sentimental es ley de vida, y más actualmente, pero no creo que él tenga que cambiar en absoluto, que lo mal que se encuentra ahora, lo superará con el tiempo que todo lo cura, y cada uno es como es y rehará su vida, fijo.
P.d.: La foto de Ken es genial :-)
Besos.

danygirl dijo...

Siempre flipo con tus historias... y con tus fotos, son buenísimas!!

Anna ( blog princesa) dijo...

Me encanta tu historia ¡ a mi es que los hombres sensibles me pierden! Todas en algun momento buscamos a alguien asi, aunque no creo que en la vida real sean tan perfectos. genialmente escrita, expresa en parte la realidad de la vida.

besos

ayxagirona dijo...

Moltes vegades els homes dolços tenen un llop amagat, però aquest que ens pintes, sembla dels "bons", a mi m'agradan així de macos, això si, que de tant en tant em deixin fer la meva. La història enganxa, tindrà continuitat? Petons des de la Costa Brava.

Jo Grass dijo...

AMPARO: yo creo que tíos así existen, y aquí hay algunos lectores que pueden corroborarlo. Lo que pasa es que nosotras, a primera vista, somos tan torpes que no sabemos apreciarlo.
besitos, reina mora.

SONIX: en las rupturas NO siempre hay buenos y malos, pero sí hay uno que sufre más que el otro, y no tiene por qué ser el que ha tomado la iniciativa al dejarlo.
me alegra que te haya gustado el relato.

JUAN: sí que hay muchas cosas de fonde en esta historia, pero es bueno que cada uno se quede con lo que le llame más la atención o encuentre algún punto de conexión con el relato. ESpero que haya llegado ese momento, Juan, en el que las chicas sean capaces de apreciar a un tío estupendo, como tú, jajaja
A ver si te escribo un mail. Ando bastante liada y a punto de largarme de nuevo por asuntos familiares. Besitos

Jo Grass dijo...

JUANJO: a los chicos buenos os sale fatal el papel de malo, jajaja No cambies, que no todas las mujeres se pierden en brazos de un canalla. Tú tienes una estupenda, por lo que nos has contado, así que estoy segura que el resto pueden encontrarla.
besos

RAÚL: supongo que las chicas también tenemos de todo; y en ocasiones somos víctimas y en otras villanas. Me encanta que te gusten las fotos, pero no tiene mucho méerito porque me he pasado media vida detrás de una cámara.

MNTSE: Empiezo a pensar que apreciar tipos como el protagonista de esta historia exige haber vivido un trecho!
Besitos

Jo Grass dijo...

ADRIANA: los hombres tóxicos son nuestra perdición. Creo que pocas se libran de incluir alguno en su currículum sentimental. A ver si Juan tiene razón y ha llegado el momento de empezar a cambiar las cosas. Mil gracias por los elogios, guapa!

LA QUELI: estamos de acuerdo. Lo dificil es encontrar el término medio, la justa medida entre ambos extremos. Me gusta que suene todo tan auténtico.
Besitos

XOBOLINA: me alegra encontrarte por aquí de nuevo. Los arquetipos de Jung y su teoría sobre el Ánima resulta interesante. No dejes de leerlo!

Sr Nocivo dijo...

Me encanta los personajes que crea, lo detallado de sus historias personales y este es un buen ejemplo d ello, con esa familia formada por mujeres, pero lo que más me ha gustado es que tenga un final tan esperanzador, porque esta claro que una persona que se conoce tan bien va a mirar hacia delante, por mucho que le duela que le acaben de dejar.

Jo Grass dijo...

MIGUEL:espero no decepcionarte pero esta historia, como todas las que encontrarás en este blog, es ficción.Todo son relatos ilustrados con mis fotos.

Estoy de acuerdo contigo en que no vale la pena engañarse, ni mucho menos engañar a quien comparte su vida contigo. Me parece importante preservar lo que se ha tenido, pero, si no funciona, hay que seguir adelante.
Saludos

ACOOLGIRL: eso es cierto: con salud, trabajo y buenos amigos, frente a una ruptura todo resulta más fácil.
besitos

CLAIRE: me gustaría que todos los Roberts de este mundo tuvieran la oportunidad de cruzarse con alguien que sienta lo mismo que ellos. A este KEN de la foto lo descubrí el otro día haciendo malabarismos en la terraza del edificio contiguo al mio; y me sirvió de inspiración, jajaja

Jo Grass dijo...

DANYGIRL: gracias guapa. ¡Qué ilusión!

ANNA( BLOG PRINCESA): deberíamos saber más del personaje para saber si es tan perfecto!! Yo solo pretendía presentar un personaje de chico bueno!
besitos

AYXAGIRONA: cuando terminé de escribir esta historia el otro día y mientras blogger me regalaba infinidad de problemas para colgarla, empecé a pensar que me gustaban los personajes de este relato, incluidos los que se nombran pero no aparecen. Me preguntas si tendrán continuidad. No sé, quizás...algún día!!! Petons des de la ciutat condal!

Jo Grass dijo...

SR. NOCIVO: vaya, nos hemos cruzado!!! me gusta lo que dices de los detalles. Me parece importante en una historia y...tienes razón: quería que resultara esperanzador.
Abrazos

Dorian dijo...

He encontrado tu blog hace un rato, y debo decir que muy pocas veces un post "me engancha" tanto como para leerlo entero. Y hoy me he sorprendido leyendo este de principio a fin, la verdad es que está muy bien escrito y tiene ese "algo" que permite tener una lectura ágil y nada pesada y/o aburrida.

He conseguido, sin darme cuenta, meterme en la historia y créermela.

Por cierto, la historia muy ocurrente. Divertida incluso :)

(Esa foto de KEN y la narración que le sigue realmente a mí me lo parece)

Un abrazo.

Dorian.

Jo Grass dijo...

DORIAN: bienvenida a esta cocina literaria. Me proporciona una gran alegría saber de la gente que pasa un buen rato leyendo mis relatos. Mil gracias por tus palabras de aliento. Me hacen pensar que vale la pena continuar escribiendo.

Un abrazo. Regresa cuando quieras.

Stanley Kowalski dijo...

La historia me pareció fantástica!
La gente y sus prejuicios! Porqué un hombre no puede ser sensible, gustar de las ikebanas sin ser gay? Hay gays que son soldadores y de glamorosos no tienen nada. La gente y su maldita costumbre de buscarle un rótulo a todo!

Me encantó!

BESOTES GUAPA Y BUENA SEMANA!

Jo Grass dijo...

STANLEY: gracias, guapo. Yo creo que hay de todo...como en botica, que decía mi abuela! En fin, yo tampoco me llevo bien con la gente que tiene prejuicios, sobre lo que sea., y si se trata de "personas" todavía me fastidia más!

Besos para tí también!

SK dijo...

¡Felicidades Robert por tu éxito profesional! Guapo, adoro a los chicos con su lado femenino muy desarrollado. Me encanta teneros cerca cuando sufro, divertirme con vosotros y sentiros como eso, como una "amiga" más, pero siento confesar que a mi lado necesito a alguien que tenga su lado femenino menos desarrollado que yo, que complemente mi falta de masculinidad y con quién discutir y pelearme cuando sus machadas sacan de quicio a mi feminidad...

Jo, perdona que me dirija directamente a Robert, pero quería que supiera de primera mano que a casi todas nos van más los canallas... ¡cosas de chicas!

Besotes, guapa!!!

Jo Grass dijo...

SK: precísamente por eso tenía que hacer protagonista a un Robert. Justicia poética!!, jajaja

Raúl Peñaloza dijo...

Sería genial un día lanzarnos a hacer fotos al azar.

Aprilis dijo...

Si que, ahora, ser un hombre sensible es un arma de doble filo... pero lo importante es que seas lo que seas, te sientas agusto y una vez asi, ya vendrá la persona adecuada... :-)

Me encanta esta historia Jo ! Es "real", y el personaje esta genial, muy complejo, nada fácil de hacer, y tu lo lograste retratar como si fuese un oleo ^_^! Clap Clap Clap :-) !

María dijo...

Yuhuu celebro tu vuelta a la blogsfera.
Gracias por esta historia, desde luego que sabes transmitir y haces que nos quedemos contigo:)
Por cierto, me encantan tus fotografías. Creo que nunca te lo había dicho.

Muchos besos!!

Amber lake dijo...

Ya no debería asombrarme tu capacidad para expresarte con voces masculinas, pero la historia de Robert me ha gustado particularmente. Creo que reflejas perfectamente la impotencia de muchos hombres sensibles y románticos que aún tienen que “justificar” su carácter por temor a que los tachen de gays.
Un beso, preciosa.

Jo Grass dijo...

RAÚL: seguro que algún día encontramos la oprtunidad, aunque no sé bien cómo se hace eso. En general, no busco imágenes,( excepto cuando estoy trabajando en un plató) sencíllamente me las encuentro por ahí; o ellas me encuentran a mi, cámara en mano, jajaja

APRILIS: no debería ser un arma de doble filo. Todos deberíamos poder cruzarnos con alguien que nos quiera y nos aporte algo en la vida, y viceversa. Mil gracias por tus palabras

Jo Grass dijo...

MARÍA: con bastante ajetreo y poco tiempo para escribir ( y ahora lejos de casa de nuevo) estoy por aquí. A ver si consigo mantener el rítmo aunque lo tengo dificil. Me alegra que te gusten mis fotos; siempre son el punto de partida y mi fuente de inspiración.
Besitos

AMBER LAKE: qué bueno que te haya gustado este chico sensible y romántico. Tenía ganas de hacer protagonista a alguno porque en mis textos se cuelan los canallas con frecuencia...y no me parecía equitativo, jajaja

besitos

Principessa dijo...

Holaaa!! Me ha gustado mucho este post, puesto que es diferente. Me usta más que nada, porque hablas de un tipo de hombre diferente y no de los tipicos petardillos que nos solemos encontrar, de los cuales estoy muy cansada jajajaja La verdad es que me apetecía leer algo así.

A mí personalmente, me gustan los hombres, más o menos como Robert, pero sin que sea demasiado plasta y empalagoso. Son dos cosas que tengo siempre muy en cuenta en un hombre, porque las aborrezco y hacen que yo actue de un modo que realmente no soy yo. Sinceramente, no soporto a los hombre exesivamente romanticos, me ponen de un mal humor ¡de mil demonios! y tampoco me gustan demasiado machotes, los aborrezco mas todavía, no sé, los veo como mas insensibles y "dejados", en plan que pasan de todo. Y eso como que no me va jajajaja Prefiero a un hombre bueno y atento, pero no muy romántico ;)

Besitoooos!!

LadyMarian dijo...

Más allá de que la historia me encantó, que los personajes son vívidos e interesantes y que me quedé con ganas de saber cómo seguía la vida de Robert, me has dejado pensando.
Justamente leí hace unos dos días un post en un blog sobre una chica que comenzaba a salir con un tipo con una faceta sensible bastante marcada y que le generaba dudas de que fuera gay.

Creo que fundamentalmente me atraen los tipos inteligentes, con una inteligencia conectada con sus aspectos internos y con capacidad de reflexionar sobre las conductas. Creo que es un aspecto positivo para el futuro de cualquier relación.

No sé si necesito que sea sensible en el sentido de creativo o de actividades más ligadas a lo femenino. Diría que eso no me engancha, así como me siento incómoda con los metrosexuales que cuidan mucho su cuerpo.

Eso sí, los patanes machistas no me atraen naaaada. Y si son tontos, peor!

Me encantó y me dejaste pensando...

Besotes

Jo Grass dijo...

LADY MARIAN: estoy totalmente de acuerdo contigo. A mí también me atraen los tipos que muestran inteligencia emocional y sentido del humor!!
Vivo en el epicentro del barrio gay ( con vecino Ken incluido, veae foto) y también con amigos-vecinos que no lo son pero se quejan de que a algunas mujeres las confunden con su amabilidad u otorgándoles un trato de igual a igual, y siempre llegan a la conclusión que si van de buenos por la vida no consiguen asentar una relación. La verdad es que es para pensar en ello!!
Me alegra que el relato invite a la reflexión!

LadySuchard dijo...

Me encantan tus relatos porque nos cuentas cada detalle de los personajes haciendo que los entendamos y nos podamos meter en su piel, en este caso Robert con un lado femenino muy marcado a causa de vivir rodeado de mujeres.
Puestos a elegir yo prefiero un chico sensible capaz de apreciar los pequeños detalles de la vida que son los que al final importan aunque una relación perfecta puede terminar resultando aburrida. Sólo espero que Robert pudiera encontrar el amor y no le haya pasado como a otros muchos a los que el despecho les hace volverse "canallas".

Jo Grass dijo...

LADY SUCHARD: me gusta mucho que puedas meterte en la piel de los personajes; creo que es uno de los motivos más fascinantes de la escritura de ficción! ¡Qué bien!
Yo también espero que Robert encuentre SU chica!

pseudosocióloga dijo...

Efectivamente, ya quisieramos muchas tropezarnos con algún Rober como este, curiosamente tengo una amiga que lo ha encontrado después de diez años sola y se llama Rober.

Jo Grass dijo...

PSEUDOSOCIOLOGA: ¿Te das cuenta? No es imposible. Deberíamos hacer una campaña: "Pon un Robert en tu vida" o "Se busca a Robert: el chico ideal"jajaja Pero los Roberts de este mundo se cruzan siempre con alguna lagarta que les parte el corazón. Por eso he querido poner un poco de luz en su vida y lo he llevado hasta Nerea, a ver si dos corazones castigados renuevan un poco su vida!
Besitos