22 de julio de 2010

CLAVADO EN UN BAR


Foto: Marijo Grass


Aquí estoy: ahogado, que en su jerga significa borracho; haciendo los honores a Maná: una banda de rock mexicana que nos acompaña como fondo sonoro con uno de sus mayores éxitos: “Clavado en un bar”.


Empiezo a ver la decoración colorista que me rodea girando como un tiovivo alrededor de mi cabeza. Menos mal que se les ha ocurrido servir algunos antojitos, porque la relación entre ingesta de alcohol y viandas está muy descompensada. Gaby parece ser de las que se alimentan del aire, pero tiene un aguante con el tequila que ya quisieran muchos de mis amigos. Yo, en cambio, necesito comer algo consistente o puedo perder el sentido y no recordar lo sucedido 24 horas más tarde. Mido casi 1´90 de estatura pero soy de constitución delgada. Ella me llama “acartonado”; en mitad de la borrachera no me suena nada bien pero, una vez más, se encarga de traducirlo como skinny man, o sea flaco; nada que ver con el rapero británico, aunque no parece estar de acuerdo comigo; y yo continúo sin saber si eso es bueno o malo; sobre todo si pienso en sus colegas, tipo armario, del Centro de Buceo.









Ahora parece que la fiesta se desplaza a otro lugar. Al salir a la calle, nos sorprende un chaparrón de órdago, pero Gaby decide continuar caminando. Supongo que, después de haber vivido el peor huracán de la historia, cuando era una niña, esta lluvia le resulta insignificante.





Foto: Marijo Grass


Me lleva a la zona en la que se encuentra la Columbia University, en el norte de Manhattan; muy cerca de la Escuela de Arte donde imparto un par de clases a la semana, gracias a un colega de Mauro que dirige el departamento de Diseño Gráfico. Uno de sus mejores amigos reside en el barrio, y quiere que la acompañe porque había quedado, antes de que yo apareciera por sorpresa, para entregarle algo.


Esta parte de Harlem tiene un encanto especial, con sus grandes avenidas que llevan nombres de líderes negros, como Martin Luther King o Malcolm X. Aquí hay iglesias por todas partes, a las que acuden los turistas en manada, los domingos por la mañana, para escuchar una misa gospel, y acto seguido degustar un brunch en Sylvia´s; canchas de baloncesto, poco tráfico, venta ambulante en carritos, y algunos viejos en sillas desportilladas contemplando pasar la vida a la puerta de su casa. A mí me encanta; entre otras cosas porque encuentras gente de cualquier rincón del mundo y todos son muy amables.





Foto: Marijo Grass


El apartamento de Gustavo parece un almacén de atrezzo viejo y destartalado; un esqueleto rockero te da la bienvenida en lo que debió ser la antigua ubicación del portero. Gaby dice que lo hizo su amigo para un espectáculo sobre las fiestas de los muertos y, al final, se lo quedó de recuerdo. Le cuento que, en Valencia, indultan un “ninot” en las Fallas y lo conservan en un Museo.




Ilustración: Marijo Grass


Accedemos en un montacargas desvencijado que hace un ruido ensordecedor, como si no hubieran engrasado el mecanismo en los últimos 50 años; lo que acrecienta mi dolor de cabeza incipiente producido por los efectos del alcohol.


Nos recibe un tipo no muy alto, de complexión fuerte, con un porro de marihuana en la mano, que me brinda con simpatía, nada más entrar, y rechazo al instante, porque estoy convencido que me fulminaría antes de dar una sola calada. Además, hace años que no fumo, ni siquiera cigarrillos.

Gaby lo saluda afectuosa, le da un pen drive que guardaba en su bolso y, a continuación, me presenta como un famoso dibujante de cómics español que ha venido a la Gran Manzana a trabajar para Marvel. No estoy muy seguro por qué lo hace pero yo, ni confirmo ni desmiento un carajo, porque me da una pereza tremenda dar explicaciones en mi estado.


A continuación, Gustavo nos ofrece una cerveza, y esta vez no puedo negarme porque ella se apresura a aceptarla por mí. Mientras saca las bebidas de un frigorífico de la era cuaternaria me explica que México es el mercado más importante de Marvel, y que tiene presencia desde hace 70 años, con editoriales como Novedades, Novaro o el Grupo Vid; que es el segundo país donde se lee más “El hombre araña”, y que él es un fan de “SANTO: el enmascarado de plata”; según dice, el primer personaje fantástico de la literatura popular mexicana; el que sentó las bases para el desarrollo del género de luchadores en el cine de su país, cuyos protagonistas defendían las causas justas como los clásicos superhéroes norteamericanos.





www.conecultavhiapas.gob.mx



Entonces empieza a buscar, entre una pila de DVD s, unas películas, al tiempo que relata la historia de este personaje. Dice que un tal José Guadalupe Cruz fue el que lo convirtió en cómic, y que sus primeros films se rodaron en Cuba: “Santo contra el cerebro del mal” y “Santo contra hombres infernales”. Por lo visto el rodaje de esta última finalizó el día antes que Castro entrara en La Habana y proclamara el triunfo de la Revolución.



Ediciones José G. Cruz


Me da la sensación de que se siente influyente descubriéndome algo tan notable, y supongo que mi expresión de palurdo ayuda lo suyo. De repente, lanza una exclamación de júbilo porque ha encontrado lo que buscaba, y nos ofrece una sesión continua de lo que él considera las cintas más delirantes en las que interviene este luchador enmascarado: “Santo contra los zombies” y “Santo vs. Las mujeres vampiro”, que la sitúa en la mejor tradición del cine gótico.










Unos minutos de proyección más tarde me disculpo y anuncio mi retirada porque estoy seguro que, si me acomodo en el sofá, me quedaré frito en un abrir y cerrar de ojos, pero le propongo que me preste el DVD y quedemos otro día para hablar con más tiempo y unas cervezas por delante.


Gaby reacciona rápido y se despide de su amigo para retirarse conmigo, lo que me espabila y me hace pensar que quizás la noche no ha terminado, y todavía podemos aprovechar la euforia para pegarnos un revolcón durante un rato.


De nuevo, en la calle, la lluvia empieza a apretar convirtiéndose en aguacero. En el momento en que ya no nos queda seco un centímetro de nuestros cuerpos, y sin un taxi a la vista que nos brinde auxilio— algo poco probable teniendo en cuenta que los taxis no vienen a Harlem—, unas voces potentes y melódicas nos llevan hasta la puerta entornada de un garaje. Decidimos entrar por curiosidad, y para resguardarnos del agua hasta que amaine.


Una mujer nos da la bienvenida y nos invita a acceder al fondo del local, en el que se ha congregado un grupo que mueve sus brazos al son de una música Soul, que pincha un tipo en compañía de una niña que tiene sus mismos rasgos.





Foto: Marijo Grass


Una señora, de unos 50 años, entona unos cánticos que mezclan euforia y melancolía a partes iguales. Gaby se suma inmediatamente a los coros y empieza a imitar los bailes. Minutos más tarde, la que parece jefa del clan retoma el discurso, y es entonces cuando me percato que asistimos a una misa de difuntos. Con la poca cordura que me queda, y un cierto malestar a causa de la ropa mojada, empiezo a observar el lugar y a todo el grupo de mujeres que nos rodean. La que nos invitó a pasar nos alcanza una Biblia señalando unos párrafos que leen por turnos. Sólo hay tres hombres en la sala, incluido yo. El tercero sujeta a una mujer corpulenta que parece a punto de sufrir un colapso nervioso. No ha hecho más que acudir esa idea a mi cabeza cuando se desploma y cae al suelo con estruendo. El joven que la acompaña se arrodilla a su lado, pero son dos señoras que la atienden mientras el resto empieza a cantar de nuevo. La predicadora solapa su voz a los cánticos pidiendo a Dios por el chico que ha muerto.




Foto: Marijo Grass


Un rato más tarde empiezo a darme cuenta de qué va todo esto. Por lo visto, a esta mujer, que han conseguido levantar y sentar de nuevo, le han matado a su hijo de 17 años en un tiroteo; y al marido le ocurrió lo mismo, también de forma accidental, cuando tenía a los niños pequeños. El que se sienta a su lado es el mayor pero, o es un poco retrasado o puede que sufra un shock que le impide proporcionar a su madre un poco de consuelo.


Salgo un momento al exterior para comprobar que continúa lloviendo a cántaros. Creo que observar este drama está mermando la melopea. Al regresar al interior encuentro a la predicadora en pleno discurso religioso hablando del coraje de las madres, de la renuncia que hacen a tantas cosas para cuidar, educar y alimentar a sus familias; de la necesidad de que los hombres las respeten y se respeten entre ellos; de que acaben de una vez por todas con la violencia y el maltrato, porque esto sólo conduce a la tragedia, los hace infelices e impide que se esfuercen por encontrar una motivación en sus vidas; para disfrutarlas, no para acabar muertos antes de que Dios lo decida.




Foto: Marijo Grass



Tras el sermón todas ellas intervienen aportando algo nuevo, y entonan oraciones con la música que incorpora el Dj sentado en un extremo. La verdad es que esta especie de exorcismo colectivo les está sirviendo de terapia, porque todas han cambiado su estado anímico desde que llegamos.

Acto seguido, la predicadora se dirige hacia nosotros como un matrimonio recién llegado al barrio y nos pide que nos presentemos a la comunidad. Gaby inventa una historia romántica y me libera del compromiso.


Al salir de allí, se despiden unos de otros y se regalan caricias con notable afecto. Para mi sorpresa, la mujer corpulenta, que ha perdido a su hijo, se me acerca y me da el abrazo más auténtico que he recibido en mi vida; al tiempo que agradece que la hayamos acompañado en su dolor durante la misa.

Me quedo aturdido y no se me ocurre nada que pueda compensar su muestra de cariño, así que la miro a los ojos con ternura, y le devuelvo el abrazo con la misma intensidad que lo he recibido.





Foto: Marijo Grass



Otra vez en la calle y sin aguacero, caminamos un par de manzanas en silencio. Gaby propone recuperar el ambiente festivo y me invita a la última copa del día. Entramos en un bar Indio que encontramos abierto. Creo que la bebida me sienta fatal porque ya no veo a las bailarinas que tengo delante; giran y se mueven como el tiovivo del restaurante mexicano en el que empezó la noche de enredos y tequilas. Clavado en un bar, ahogado. Me siento, definitivamente, KO.





Foto: Marijo Grass


Me despierto desnudo, en una cama extraña; con la voz de skinnyman, que llega del piso contiguo, taladrándome el cerebro. Intuyo que estoy en su casa pero soy incapaz de recordar nada excepto la cara de aquella mujer enorme que me abrazaba, los deliciosos labios de Gaby, y ríos de alcohol surcando el interior de mi cerebro.

Descubro mi ropa secándose sobre un radiador encendido. Al salir de la habitación escucho ruido de cacharros y platos, además de percibir un delicioso aroma a café recién hecho; pero a quien encuentro ordenando sartenes es a su colega buceador, que se pasea medio desnudo por la cocina. Me recibe con un gesto, tan poco amigable, que me dan ganas de salir corriendo; antes, regreso a la habitación de Gaby, y le estampo un dibujo y mi teléfono, en un espejo de pared que tiene presidiendo el cuarto.




Foto: Marijo Grass


CONTINUARÁ

43 comentarios:

La Queli dijo...

Jooooooooooooo, siempre haces igual, eres mala, como uno de esos guionistas de culebrones, que dejan el capítulo en lo mejor y te dejan con ganas de que llegue el día siguiente para ver que ocurre.

Ya te he dicho que eres genial??. Pues eso.

Besucos.

Montse dijo...

Con tanto ajetreo y tanta bebida, no me extraña que este atolondrado, y es que este viaje a NY, no le da ni un minuto de respiro, .Interesante el entierro que describes, y el video, jejeje, lo encuentro divertido, esos vanpiros son angelitos junto a los de hoy en dia. besitos.

Sr Nocivo dijo...

¡Que malo es el alcohol que no deja recordar que ha pasado!

Claire dijo...

¡¡ Que noche más intensa...!! claro, es que es la ciudad que nunca duerme.. Un capítulo genial, y además se ha quedado super interesante.. muy guay. Por cierto, veo que hay todo un mundo de super heróes y comics que desconozco; y es la primera vez que oigo hablar de Santos... me ha gustado. Como te ha dicho la Queli, eres genial.
Besitos.

Lola dijo...

De donde sacas tanta información que nos tiene a todos alucinados?
Espero de verdad que de esto salga un bestseller, te lo mereces Jo. Un beso Lola

María dijo...

Joer, nos queda aún por saber el final de la historia. Esto parece 'El Internado' jajaja.

Me encanta como reproduces todos los detalles de una gran ciudad que muchos no conocemos.
Espero la siguiente entrega.

Un beso y pasa un genial fin de semana!

Jo Grass dijo...

LA QUELI: jajajaja. ¿Me estás llamando guionista de culebrones? jajaja Me troncho. Yo seguiría escribiendo pero, además de no tener más tiempo y no querer aburrir, me gusta descubrir la historia unas horas antes que vosotros. Esto es un experimento!!!
Besuquines!!!

MONTSE: me gusta que la historia sea dinámica. Además, el lugar se presta, jajaja Los vampiros mexicanos me dan mucha risa!
Besos

SR. NOCIVO: sí que es cierto, querido. Si quieres lío no bebas, jajaja

Raúl Peñaloza dijo...

Caigo por azar en este Blog y ni hablar, tuve que leerlo todo...

Saludos de un mexicano en Barcelona.

;-)

Jo Grass dijo...

CLAIRE: a ver si consigo que no decaiga la emoción. A este superhéroe lo descubrí en México, y me hizo mucha gracia. Ahora resulta tan naif, jajaja
Nenas, me dais un montón de energía para seguir escribiendo. Ojalá esto acabe siendo un libro improvisado. Es totalmente vuestro.
Mua

LOLA: tantos años estudiando, impartiendo doctrina, y practicando tantas disciplinas artísticas me tienen que servir para algo, jajaja

Besotes inmensos

MARÍA: me temo que todavía queda mucha historia, porque no cesan de aparecer en mi cabeza cosas y no vislumbro el final. Me estoy encariñando con estos personajes, ellos lo decidirán. No sabes lo que me divierte pasar un rato paseándome por la Gran Manzana a su costa.
Felíz finde para tí también.

Jo Grass dijo...

RAÚL PEÑAZOLA: hombre, qué bueno. A ver si a tí te parece auténtico el personaje de Gaby. Si hay algo que no funciona te agradeceré muchísimo que me lo digas, jajaja
Bienvenido a esta humilde cocina literaria.

Lola Mariné dijo...

Me encantan tus historias de Nueva York.
Y como dice alguien ¿a qué esperas para escribir una novela? ¿o ya la tienes, pillina?

Juan Rodríguez Millán dijo...

¡¡¡Tiemblo cada vez que me acuerdo los años en los que DC no tenía distribuidor en España y teníamos que leer lo que editaba el Grupo Vid, je, je, je...!!! Y no sé por qué me daba a mí que Santo tenía que acabar apareciendo en este relato, je, je, je...

Toda la descripción de la misa me parece formidable, a mí me has metido de lleno en la atmósfera... Me hubiera gustado algo más de Gaby en esta noche (porque está pero a veces me parecía que no tanto; ¿o es lo que buscabas?), pero el final me ha encantado... ¡y me ha dejado, como siempre, deseando más!

Jo Grass dijo...

LOLA MARINÉ: por ahí la tengo, esperando llamar la atención de algún editor/a iluminado/a, jajaja Pero, esta historia también me seduce en formato largo, jajaja
Besitos

JUAN: Ay, Juan, Ya sabía yo que tú conocerías a SANTO: el enmascarado de Plata, jajaja

Respecto a la historia, creo que, en este momento, Marco está demasiado alcoholizado, y se deja llevar por lo que acontece, por eso no podía interactuar más con Gaby, porque su borrachera le limita la percepción a su bolinga particular, jajaja El relato de la misa es real, pero no era Gaby, sino yo misma, la que se coló en un garaje de Harlem!!

Ya nos enteraremos de la versión de ella, jajaja O, eso espero.

Besotes a capazos.

Oliver dijo...

Me encanta tu forma de viajar, me gustaría hacerlo como tú: nada de plano callejero en la mano dando tumbos sin llegar a ningún lado, un viaje conociéndo su paisaje y su paisanaje. Lo educativo y cultural regado con dosis de diversión y kitch

Adriana dijo...

Te he leido de un tirón desde mi ipod touch nuevo, soy un poco torpe con las nuevas tecnologías pero con calma y desde la terracita de mi casa, me has echo pasar un rato la mar de entretenido. De dónde sacas tanta imaginación¡¡¡ y como dicen por arriba, si que pareces una guionista de culebrones, que nos deja con la miel en los labios. Ya se de cómics, NY, y relaciones humanas un montonazo más ¡¡ Un beso guapa. pd: y Lynn, por dónde anda ??

Juan Carlos dijo...

que cancion tan mitica para dar formato, inicio y fin a muchas de las noche, días , de nuestra vida.. que personaje el santo.. y flices los dias de la revolucion!!
y la verdad.. un porro de yerba no se pide, simplemente se pasa ;)

Jo Grass dijo...

OLIVER: me encanta viajar sumando cultura y diversión. Aquí lo hago sólo con la imaginación, lo que me resulta igual de placentero. Como decía mi abuela: "A falta de pan , buenas son las tortas", jajaja
Me alegra encontrarte de nuevo en mi cocina.

ADRIANA: Hala,¡qué bien lo pasamos con juguete nuevo! Me alegra descubrirte cosas y que resulten entretenidas e interesantes.
A Lynn tendré que recuperarla, pero todavía no ha sido posible. A este chico se le acumulan los compromisos, jajaja

Un besote, guapa. ¿Ya estás de vacaciones?

JUAN CARLOS: la verdad es que esta canción de Maná es muy ilustrativa para el momento que vive el personaje de esta historia, y supongo que podemos extrapolarla a unos cuantos nuestros, jajaja

El Santo no tiene desperdicio. Las pelis, vistas ahora, todavía me parecen más auténticas.
Marco no puede aceptar el canuto que le ofrece el mexicano porque está hasta las trancas de alcohol, y ya intuímos que tiene un problema con eso, porque no es la primera vez que se agarra una curda descomunal y no recuerda nada. Si lo hago fumar me quedo sin acabar la escena, jajaja Y, me apetecía mezclar un poco de drama.

claudia dijo...

Tengo que leerlo otra vez. Interesante.

acoolgirl dijo...

Aysss la bebida, la bebida!!

Esperemos que Gaby lo llame y nos cuente qué paso después del restaurante indio, no?? Jajaja!!

Un besitooo

Jo Grass dijo...

CLAUDIA: qué bueno que te parezca interesante!! ya llevamos unos cuantos capítulos con esta historia. Me alegro que te guste.
Saludos

A COOL GIRL: yo también espero que nos enteremos cómo acabó la noche para estos dos, jajaja
Besitos

Anna ( blog princesa) dijo...

valla noche movidita jeje ¡ pedazo de borrachera !! Y ahora se queda en lo mejor ¡ que mala!

Besotes

Raúl Peñaloza dijo...

Ya leí más. Vaya que conoces mucho de la cultura mexicana, me sorprende.

;-)

Manuela dijo...

esta Gaby es una bomba de relojería, qué potencia de mujer, es arrolladora, yo me canso sólo de seguirles en su fiesta nocturna regada por una mañana de gospel jajaja... muy bueno reina!

Sonix dijo...

Jaja, y nos dejas así, con la intriga de no saber qué ha pasado ni qué pasará!
Muy chula la historia y las fotos, Jo, como siempre!

Jo Grass dijo...

ANNA: así me emociona a mí también, que voy descubriendo qué les ocurre a estos personajes poco a poco, jajaja
besos

RAUL PEÑALOZA: tuve la oportunidad de trabajar en México en varias ocasiones, conocí gente estupenda y algunas cosas de tu cultura fascinantes!!


MANUELA: tú lo has dicho, esta chica es una bomba de relojería, por eso tiene encandilado a nuestro protagonista!!! Si me pego yo una noche de tequilas como esa acabo bastante peor que Marco, jajaja

SONIX: a ver si consigo arrancar un poco de tiempo para escribir el siguiente capítulo, aunque tengo una semana dura antes de irme de vacacione.; A ver qué desvelamos a continuación. Me encanta que siempre te fijes en mis fotos, jaja
besitos

Tani dijo...

Me encanta la historia, llena de detalles y bueno, como soy mexicana me hace mucha ilusión leer tantas referencias ami cultura: maná, el tequila, el santo... Gaby es mexicana? Porque nosotras somos aguantadoras con el tequila, aunque uno mida 1.69m

Un beso

Jo Grass dijo...

TANI: me gusta introducir referencias culturales en mis textos. México y su gente me encanta, y las veces que he estado alí me han hecho sentir muy bien. Me alegra muchísimo que disfrutes de la historia. Con respecto a las aguantadoras debo decir que todas las chicas mexicanas que he conocido lo son, jajaja. A mí el tequila me deja KO como al protagonista.

Besos

LA YOLI dijo...

Puffff, llego tarde, pero es que necesito tiempo y la tranquilidad de la noche para poder disfrutar tus relatos. Espero la continuación ;)

Y por cierto, gracias por avisar del error en nuestro blog. Muack.

Sr Nocivo dijo...

Oh! Gracias por pasarse por mi blog. El "So good" de Rachel Stevens me trae buenos recuerdos, peor tiene canciones mejores. Ya sabe usted lo mucho que me gustan las películas de terror... algún día haré una segunda parte de la entrada "La educación sentimental", pero esta vez encarada a las películas que más me marcaron durante la infancia y la adolescencia.

Tani dijo...

Pues lo haces estupendo. A me me gusta mucho leer e informarme sobre la cultura popular de mi país (y lo señalo porque muchas personas la consideran vulgar o de mal gusto) y me parece que retomas íconos muy especiales, simbólicos de verdad, pues.

Un beso

ayxagirona dijo...

Sembla que la mexicana està agafant molt de protagonisme, el fet de que tingui un carácter fort i unes idees clares, a més del bon “saque” amb el tequila, pot fer que els homes li agafin por ¡¡¡
Per cert… ja has enregistrat aquest texte on correspongui… vigila amb aquestes coses¡¡
Jo ja estic per aquí de vacances, per la platjeta, en uns dies marxo fora, llàstima que no sigui a Nova York, però segur de quan hi vagi em recordaré de tu¡¡¡
Disfruta de las vacances quan et toquin guapa i petons des de la Costa Brava. ¡¡¡

Stanley Kowalski dijo...

Me pareció un paseo casi mágico, donde van apareciendo personajes muy particulares, iglesias, diferentes músicas, mucho acohol, y la absoluta sensación que la están pasando genial!
Las fotografías muy buenas!

BESOTES!

el arte de sentir dijo...

Buen corte de la historia...dejándonos con más ganas.
Que tenga cuidadito el prota a ver donde se va a meter...recordemos que está en un triangulo amoroso que se puede convertir en medio orgía jejeje.

Jo Grass dijo...

LA YOLI: yo también ando liada porque me gustaría poder irme este viernes y debo acabar un montón de cosas, pero intentaré escribir algo mañana aunque sea para que La queli no diga que soy mala, jajaja ¿Ya habeis arreglado lo del blog? No he tenido tiempo de pasarme todavía pero,la próxima semana, con más calma, me empezaré a poner al día con todo el mundo.
Besotes

SR. NOCIVO: buscaré más cosas de Rachel Stevens para tener una opinión más objetiva.
Ya sabes que a mí el terror de ese tipo de pelis no me emociona demasiado.
Un abrazo

TANI: la cultura popular me parece muy importante, y los iconos que la representan en las diferentes culturas siempre han llamado mi atención y alimentado mi curiosidad. Me encanta que lo aprecies. A veces, el trabajo de documentación no se percibe.
Un besote, mexican girl!

Jo Grass dijo...

AYXAgirona: Gaby es una de las tres protagonistas femeninas de esta historia. Todavía tienen que suceder cosas con todas ellas. Dame tiempo para descubrirlo, jaja Espero que pases unas felices vacaciones. Yo me voy a ver a la familia en un par de días.
Besitos

STANLEY KOWALSKY: bienvenido a mi cocina. Me encanta que te haya parecido un paseo cargado de curiosidades y con un toque de magia. Y que te gusten mis fotos!!!
Regresa cuando quieras

EL ARTE DE SENTIR: tú si que sabes, jajaja Tienes presente que ahora le toca aparecer a Marga; a liarla, por supuesto. Bueno, ya veremos cómo lo resuelvo. Lo consultaré con la almohada esta noche.
Besitos

DANYGIRL dijo...

Yo estoy al tanto de todos los borrachos del pueblo...jajaja...es lo que tiene currar en un bar...tendría historias que contar, para llenar un libro.

Stanley Kowalski dijo...

Muchas gracias por visitarme!

BESOTES.

Amber lake dijo...

Vaya vitalidad la de Gaby; a este paso va a acabar con nuestro chico.
Estupendo recorrido descriptivo por la ciudad, como siempre.
Espero ansiosa la continuación, que promete mucho.
Pasa un buen verano (o lo que queda de él)
Un beso.

Jo Grass dijo...

DANYGIRL: supongo que sí. Trabajar en un bar te puede proporcionar infinidad de historias, y las de borrachos seguro que son de antología.
besitos

STANLY KOWALSKY: un placer. Te sigo

AMBER LAKE: está claro que esta chica le pone porque le da caña, y él es un tío tranquilo y buena gente, jajaja A ver cómo la recupera. De momento, tendrá que esperar un poco. Voy a colgar el siguiente capítulo.
Felíz verano, o lo que queda para tí también.
Besos

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
MARIJO GRASS

ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DEL FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

José
Ramón...

Jo Grass dijo...

JOSÉ RAMÓN SANTANA VAZQUEZ: muchísimas gracias por el poema y bienvenido a esta cocina literaria.
Suelo cambiar el menú los jueves. Encantada de tenerte como comensal. Espero que disfrutes del menú.
Saludos

LadyMarian dijo...

Qué nochecita!! Esperemos que la parte que olvidó haya salido bien porque si estaba tan borracho... Me encantó esa noche tan "loca", con ambientes, culturas y climas diferentes. Fantástica!

Me voy a seguir con la continuación, por supuesto!!!!

Besos

Jo Grass dijo...

LADY: me encanta que lo leas todo seguido. Espero que la historia funcione porque escribirla como un folletín por entregas, sin saber a dónde van los personajes, me parece fascinante pero peligroso, en términos de continidad y estructura!