28 de enero de 2010

CITAS HORRIBLES III. Primera parte.

“ He pasado una noche estupenda, pero no ha sido esta”

Groucho Marx


Foto: Marijo Grass


Hay una cosa que me vuelve loca: las exquisitas pastelerías artesanas que atesoran tras sus vitrinas una selección de repostería, chocolates y dulces. En mi cocina nunca faltan los ingredientes necesarios para improvisar todo tipo de postres; además de canela, vainilla, cardamomo o anís para aromatizarlos. Si tuviera que hacer una lista de 5 cosas imprescindibles en mi alimentación estoy convencida que el chocolate sería una de ellas, aunque un atracón me pase factura obligándome a multiplicar las visitas al gimnasio para seguir luciendo camisetas ajustadas, abrigos entallados con manga tres cuartos o estilosas minifaldas.


Uno de los padres de la ecología, el naturalista y botánico sueco Carolus Linnaeus, quien también ostenta el honor de aparecer en los billetes de 100 coronas, definió el cacao en el s. XVIII como: “ el manjar de los dioses”. Y yo, fiel a sus principios, le sigo la corriente y siempre encuentro una excusa válida para disfrutarlo.


La única vez en mi vida que he sobrepasado la ingesta de chocolate hasta enfermar fue tras una breve estancia en Suiza durante el verano siguiente a mi “paso del ecuador” en la Facultad de Bellas Artes. Una desastrosa cita improvisada me sirvió como excusa para regresar a casa atiborrándome de los trozos sobrantes de una sopera que me habían regalado, cuya finalidad era romperla en añicos, lo que me permitió ignorar la decepción y conservar en la memoria la parte positiva de la experiencia, con la que aprendí a hacer una degustación como mandan los cánones de los históricos maestros chocolateros del lugar: Rodolphe Lindt o Philippe Suchard.



Foto: Marijo Grass


Mi gran amiga Natalia, vecina de caballete en la clase de dibujo del natural— donde pasábamos horas contemplando modelos desnudos en escorzos imposibles—, consiguió su ansiado carnet de conducir y me propuso celebrarlo con una escapada a los Alpes para visitar un amigo común, oriundo de Ginebra, que había prometido enseñarnos las fabulosas vistas del mirador en el pico de Monfort, situado a casi 3.500 metros de altitud, desde el que se divisa el Cervino, Montblanc, Monte Rosa y el Jungfrau.


Yo hubiera preferido ir en invierno a disfrutar de un paisaje de postal navideña pero, Natalia insistió en que debíamos estudiar las tonalidades verdes en alta montaña, hacer infinidad de excursiones y, además, Louis nos iba a instalar en una casita de ensueño, prestada por un amigo de la high society, en Verbier: fabulosa estación de esquí para deportistas avanzados ubicada en el Canton de Valais, a 156 km de Ginebra.


No necesité más argumentos. En realidad no tardo ni tres minutos en hacer una maleta y salir de viaje, incluso sin maleta; el placer de la aventura me apasiona y, para eso venden bragas y cepillos de dientes en cualquier estación de servicio o pueblo perdido, a menos que te sumerjas en la selva o el desierto; y este no era el caso.


Nos pusimos en marcha un extraño día a finales de julio. Una inesperada tormenta teñía el cielo de un gris Payne a un negro Bujía, como solíamos especificar entonces nuestras referencias al color: amarillo Cadmio, azul de Prusia o rojo Inglés; dando muestras de lo mucho que aprendíamos en nuestras clases de pintura o de la carta de óleos Van Gogh de Talens que usábamos a diario.




Foto: Marijo Grass


Esta vez fue Natalia la que espetó ante semejante panorama:


¡Qué pasada!, parece la puerta del infierno. ¿Será una señal?


En aquél momento atribuí su temor a la inexperiencia como conductora así que le respondí sin más dilación:


Pero, ¡si es una maravilla! Vamos a sumergirnos en un cuadro de TURNER. ¡Me encanta!


Joseph M. William Turner fue un artista romántico conocido como “el pintor de la luz”; considerado uno de los fundadores de la pintura paisajista inglesa y gran fuente de inspiración para los Impresionistas. Unas semanas atrás habíamos intentado imitar sus cielos sin éxito porque su maestría, mostrando el poder de la naturaleza y su autoridad sobre el hombre, fue única e irrepetible.




Joseph M. William TURNER


A pesar de algunos momentos complicados durante la ruta, a causa de la tormenta, conseguimos llegar a Perpignan y hacer un alto en el camino para comer nuestro “tradicional bocata de calamares” en el bar de un colega de Logroño, que visitábamos cada año en septiembre durante la celebración de un Festival fotográfico de nuestro interés .





Foto: Marijo Grass


Después de medianoche y tras un par de cafés y varios paquetes de galletas Príncipe, que nos zampamos estirando las piernas en Avignon y Grenoble, llegamos por fin a Ginebra.

Louis nos esperaba en casa de su madre porque en su minipiso, de una sola estancia, solo cabía él y su perro Jasper: un San Bernardo de casi 70 kilos acostumbrado a tirarse encima de la cama cuando duerme la gente. Semejante pretexto nos pareció suficiente para acceder encantadas a pernoctar con su mamá, que vivía en la Rue du Marchè: una calle bastante animada repleta de tiendas demasiado tentadoras para un par de fashion victim como nosotras. Por fortuna estaban cerradas y la idea era salir temprano para Verbier.


Madeleine nos recibió en bata y con los rulos puestos; tuvo la amabilidad de ofrecernos un refresco y regalarnos la típica sopera de chocolate rellena de mazapanes y golosinas. Este obsequio se hace en diciembre con motivo de la celebración más popular del país pero, a ella le daba igual que estuviéramos en pleno verano con tal de contentar a su hijo con un buen recibimiento.


Desde hace 400 años “La Escalada” del 11 y 12 de diciembre congrega a los ginebrinos en el casco antiguo de la ciudad para recordar a la Mère Royaume: un ama de casa valerosa que estaba preparando un caldo cuando se enteró del asedio de las tropas del Duque de Saboya y, no se le ocurrió más que arrojar el caldo burbujeante por la ventana sobre un soldado que pretendía escalar la muralla. De esa forma alertó a los ciudadanos y pudieron responder al ataque. El gesto heroico se apodó “El Marmitazo”, y todavía hoy se dedican a romper ollas como posesos para conmemorarlo.






Google Images


A la mañana siguiente, alrededor de las 7 AM, se presentó Louis en un 4 x4 para salir rumbo a las montañas. Nosotras, todavía medio sonámbulas, cambiamos de vehículo dejando a buen recaudo las soperas de chocolate. Enseguida nos quedamos dormidas de nuevo hasta que el aire fresco de los Alpes, rozando nuestras mejillas, nos despertó suavemente.


Oye, esto me recuerda a Heidi— susurró mi amiga al tiempo que se desperezaba y, a continuación, empezó a cantar a voz en grito—. Abuelito dime túuu, qué sonidos son los que oigo yo, abuelito dime túuu por qué yo en la nube voy. Dimeeee por qué huele el aire asiii, dime por qué yo soy tan feliz, abuelitooooo…

¿Te has fumado un porro con el café?— soltó Louis al ver a mi amiga en pleno exorcismo infantil, aullando enloquecida para ver si el eco de las montañas le hacía los coros.





Google Images


Media hora más tarde atravesamos Verbier rumbo a la casita del abuelo de Heidi pero lo que encontramos fue una espectacular villa de madera de dos plantas, con unas vistas impresionantes y una habitación, casi tan grande como mi piso de entonces, destinada a guardar toneladas de botas, tablas de snowboard y esquís.


Una vez instaladas nos dirigimos al pueblo a conocer los amigos de Louis: un grupo de pijos suizos con los que intimó años atrás cuando trabajaba como monitor deportivo en las pistas. Paul, Heinz y Walter se mostraron entusiasmados con nuestra aparición y propusieron la primera excursión del día tras tomar unas cervezas en los bares típicos de la zona, donde tuvimos ocasión de comprobar el por qué de nuestro éxito: la mayor parte de los veraneantes eran familias con niños o abuelos así que, la llegada de dos españolitas monas y dicharacheras era lo mejor que podían encontrar en medio del paisaje alpino.





Foto: Marijo Grass


Nos llevaron al famoso mirador del Monfort; atravesamos infinidad de senderos contemplando el bellísimo paisaje; incluso tuvimos la oportunidad de ver in situ la final del famoso Campeonato Internacional de Parapente que se estaba celebrando esos días. Nos fascinó que la gente ascendiera hasta la cima del mundo y después se lanzara al vacío, armados con un simple paracaídas que más bien parecía un toldito sujeto a unas cuerdas y, tras atravesar unas cuantas cumbres, aterrizara a pie de montaña en medio de un circulito de dos metros de diámetro señalado con Blanco Nevin en el suelo.


Esa noche quedamos de nuevo para hacer la ruta de bares y empezamos a intimar un poco. Natalia, que siempre fue más lanzada que yo, se sintió atraída inmediatamente por el chistoso de Walter, que estuvo amenizando las rondas de cerveza con el anecdotario particular de sus célebres fracasos en las competiciones de snowboard, a pesar de que era su pasión y que había hecho sus pinitos en la decoración de tablas en sus clases de diseño gráfico.

Paul era un tipo gigante y muy reservado; cursaba derecho en Ginebra y, según Louis, era el mejor esquiador de los tres. Y Heinz— que lucía aspecto de artista atormentado y un poco canalla, de esos que me atraían inmediatamente en aquella época—, resultó que estudiaba Historia del Arte en la Universidad de Friburgo, aunque su familia residía en Lausanne. Todos se conocían desde pequeños por disfrutar de una segunda residencia en Verbier.





Foto: Marijo Grass

Oye, y, ¿tu nombre es común por aquí?— disparó Nati a Heinz intentando encubrir su atracción por Walter pero sin alejarse un centímetro de él.


Siempre me he preguntado por qué cuando nos gusta un tío perdemos la capacidad para conversar con él pero no tenemos ningún problema en hacerlo con sus amigos, aunque más que conversar hagamos el ridículo.

¡Como el Barón Thyssen! En España es muy famoso; por Tita. ¿Ella es famosa aquí ?— continuó imparable Nati, exhibiendo su “Marujismo” más frívolo acentuado por el alcohol.

Bueno, no sé— respondió Heinz un tanto perplejo—. Mi padre hace negocios con ellos.

Mari, ¡qué fuerte! Vamos a pedirle que nos lleve a visitar Villa Favorita. A lo mejor Tita nos invita a merendar o nos enseña su colección particular— exclamó mi amiga dirigiéndose a mí en Español.

Nati, contrólate que vamos a quedar como pueblerinas. Y eso que somos de pueblo— le respondí, también en nuestro idioma.


En ese momento intervino Louis— que nos conocía de sobra y sabía que las copas nos descontrolaban un poco—, proponiendo una partida de billar.


De madrugada, sepultadas en unas fundas nórdicas de plumas de no sé que pato o ganso de lujo, continuamos con el cotilleo sobre los chicos hasta que la conversación se apagó por si sola, vencidas de nuevo por el cansancio y el coma etílico que llevábamos puesto.



Foto: Alexandra González


Al día siguiente, nuestro posible contacto para codearnos con los Thyssen propuso llevarnos a Gruyères: un pequeño pueblo medieval del Cantón de Friburgo, presidido por un enorme castillo, que invita al paseante a sumergirse en un paisaje de cuento centroeuropeo con casitas como la de Hansel y Gretel, donde compramos un exquisito surtido de quesos.





Foto: Marijo Grass


Después de un almuerzo ligero, Louis se empeñó en que viéramos los diseños de H.R. Giger, que tiene allí su Museo: un lugar alucinante donde puedes introducirte en su universo terrorífico, que yo desconocía en aquél momento.


H.R.Giger es un magnífico ilustrador suizo que alcanzó la fama internacional por el diseño de la criatura y los escenarios de la película ALIEN de Ridley Scott, por la que se llevó un Óscar, además de otros trabajos en Poltergeist II. Influenciado por artistas como Jean Cocteau o Dalí, sus paisajes de pesadilla ,muy próximos al surrealismo, están cargados de una simbología sexual casi fetichista, y han influenciado a nuevas generaciones de dibujantes y cineastas durante los últimos 30 o 40 años.





Salimos de aquél lugar un tanto excitadas y sobrecogidas a la vez porque el trabajo de este artista— que fascina a los góticos de hoy en día—, nos había impresionado de verdad, dejando en el ambiente una turbadora sensualidad que despertó nuestros instintos más básicos.

En aquél momento un cierto aroma de lujuria empezó a apoderarse de todos los presentes.


Walter empezaba a responder a las señales que Natalia le había estado enviando desde que nos conocimos y todos parecían darse cuenta menos ella. Louis decidió empujar al destino y propuso regresar a Verbier. Mientras nos dirigíamos hacia los coches el enigmático Heinz me sorprendió de repente agarrándome por la cintura sin que yo tuviera tiempo a reaccionar y acercando sus labios a mi oído susurró:

¿Te gusta el chocolate?


¿Cómo era posible que este tío me hubiera calado tan rápido?


¡Me encanta!— respondí tan veloz que casi no le dejé finalizar la pregunta.


En un instante improvisó una escapada comunicando al resto de los presentes que nos quedábamos porque quería enseñarme los alrededores. Sin pensarlo dos veces y desoyendo las advertencias de mi madre sobre desconocidos que se transforman en psicópatas me largué con él.


Una vez en marcha observé que, al tal Heinz, se le estaba poniendo una mirada libidinosa que no había observado antes pero, me dejé llevar por el placer de la aventura porque: el tío me gustaba, su conversación era interesante, estaba de vacaciones, no tenía compromiso a la vista, mi recién estrenado corte de pelo escalado y con mechas me quedaba de fábula y, ¡a nadie le amarga un dulce!, y menos de chocolate.




Foto: Marijo Grass


CONTINUARÁ

42 comentarios:

Sr Nocivo dijo...

Seguro que ya se lo han dicho, pero... ¡¡es un placer leer sus escritos!!

ElTiempoPerdido dijo...

no no no no no nooooOOOOOOooo NOOOOO!!!! pero cómo que continuará!? pero bueno! pero qué te has creido!? Ahora sólo quiero comerme unos muffins mieeeEEEERrrdaaa!!!! y queso! joder! y qué pasó luego? pero a ver, aquí las cosas sobre el tapete, venga, vamos a lo bueno, hubo sexo o no hubo sexo?

besos
Señor X

Principessa dijo...

Jo, esto es perfecto, al menos a primera vista, es increíble y sobre todo, fascinante.

Me ha encantado esta historia y me ha echo muchísima gracia esa comparación con las obras de Turner, es muy buena jajajaja

Además, esta historia que cuentas, me hace pensar que se parece mucho a una novela juvenil con tanta frescura y diversión. ¡Es genial! ¡¡Si es que estoy deseando leer ya su siguiente parte!! Porque debe de ser igual de divertida que esta y por supuesto con mucho misterio...¿qué pasara? jajajaja

Y que no se me olvide...¡¡Que buena pinta tenían esos dulcecitos de chocolate!! =D

En cuanto al premio. Pues ciertamente te lo mereces,y ahora mismo me lo acabas de demostrar tu misma con una historia tan irresistible como puede serlo el chocolate. Pero aparte de eso, tu blog es irresistible y tú eres irresistible...tus escritos son más que irresistibles para mí

Eres commo una pastelera creando dulces e irresistibles pastelitos =P

¡¡Un besote enorme!!

ElTiempoPerdido dijo...

no me la digáis tantos piropos que se lo va a acabar creyendoooo!! Como la noticia de Jude Law de hoy en el ABC, CITO!!!! "Jude Law, cansado de ser tan guapo". Toma y yo! no te jode!

Jo Grass dijo...

Bueno, tranquilos, as que yo no me creo nada excepto lo mucho que me divierte escribir de madrugada!

SR.NOCIVO: cómo me gusta que leer mis textos proporcione PLACERRRRRR!, jajaja

DANI: la parte tórrida para la semana que viene, jajaja A ver si consigo superarme...pero No te voy a desvelar nada todavía, jejeje

PRINCIPESSA: Ay, querida, como ya no tengo abuelas resulta la mar de reconfortante tanto piropo. ¿ No tendrás alguna amiga editora que quiera publicar mis novelas?, jajaja

Jo Grass dijo...

Jude Law cansado de ser tan guapooooo???? Hay que joderse1, jajaja

Juan Rodríguez Millán dijo...

¿Ah, que el chocolate indigesta...?

Sobra decir que a Giger le conozco, pero me apunto el resto de las referencias. Qué maravilla descubrir mundos contigo, Jo...

Montse dijo...

Me encanta lo que escribes. Y yo me pregunto¿ qué tiene el chocolate que no hay nadie que puede resistirse?, A mi me chifla, y tengo que contenerme a la hora de comerlo, reventaria, jejeje.Besos.

* Raquel * dijo...

Jo, ya estaba yo metida totalmente en la historia y de repente ese continuará me devuelve de sopetón a la realidad.
Como siempre, descubro algo nuevo con tus textos. Me encantó la historia.

Lola Mariné dijo...

Pues que continue, que está de lo mas interesante.
Un abrazo.

Cattys dijo...

Jo, me he quedado con las ganas, además ahora estaba comiendo una galletita de chocolate......

Era psicopata o no?, no has escrito mas ....mmmmm....tas ahi? ta matao? jejeje
Me a encantado tu historia...
Besito.

Sandra dijo...

Me quedo con el chocolate en los labios, nunca mejor dicho! jajajaj.. No tardes en escribir la segunda parte.

Que tia! jajaja

Besos.

Claire dijo...

¡¡Que aventura más guay!! claro que queda leer la segunda parte, que esto va de citas horribles jejeje..
Entre tanto chocolate y la foto de los quesos... ¡no sé si aguantaré hasta la hora de cenar!
Me ha gustado mucho el relato, y los artistas que mencionas me son desconocidos, pero has hecho que me pique la curiosidad y tenga ganas de conocer más sobre ellos y sus obras.
Besitos y ¡no te olvides de nosotros!... que estamos a la espera de leer el desenlace

megagoby dijo...

eso no se haceeeeee, mala!

Jo Grass dijo...

JUAN: Sabá que conocías muy bien a Giger, jaja. El chocolate indigesta cuando abusas y si va acompañado de una cita horrible todavía más, jajaja

MONTSE: Conozco a un niño que no le gusta el chocolate y desde que lo sé me resulta un poco marciano. En fin, yo no me puedo resistir!!!

RAQUEL: me emociona que te olvides del mundo cuando me lees. Espero que te guste la segunda parte.

LOLA MARINÉ: el jueves próximo "el desenlace", jaja

CATTYS: Bienvenida. Yo también tengo siempre a mano algo chocolatoso. Mnnnnn. Qué rico!!
Regresa cuando quieras. El menú se sirve los jueves!!

SANDRA: Ay, Sandrita querida. La próxima semana la parte más HOT, jajaja

CLAIRE: me alegra haberte descubierto grandes artistas que admiro, y que el relato resulte entretenido. Los quesos los añado a mi lista de comida imprescindible juanto al chocolate. Ojalá os divierta la segunda parte de esta historia.
besitos

MEGAGOBY: Hola guapa, qué bueno verte por aquí de nuevo. Tenía que contar la historia en dos partes porque me enrrollé más de la cuenta, algo bastante habitual en mí. No te pierdas el desenlace!!

La Queli dijo...

Has conseguido que ahora que ya está acabando el jueves .... esté deseando que llegue el próximo, bruja!!!, que no se puede dejar a la gente con la miel (mejor dicho, el chocolate) en los labios....

Fantástica como siempre, y como otras tantas veces... me queda la duda de si es historia vivida o inventada.... QUE BUENA ERES ....¡¡lECHES!!!


Besucos y hasta el jueves .

Jo Grass dijo...

LA QUELI: la semana que viene ten algo de chocolate a mano porque espero que te entren unas ganas enormes de comerte una onza, jajaja La historia es 50% realidad y ficción. Cuando la termine te desvelo los detalles si te puede la curiosidad, jajajajajaa

Zoe Miho dijo...

Vaya cupcakes más apetitosos!! me encantan xxx
Te he dicho alguna vez cuánto me gusta como narras tus historias?
Qué lujo poder leerte!
Un besazo guapa! xxx

Noemí Pastor dijo...

Bueno, bueno, me has dado en punto flaco y débil. En mi lista de cosas imprescindibles, no sólo para comer, sino para la vida en general, están el chocolate y el pan con jamón y aceite. Y adoro las pastelerías-panaderías variadas y afrancesadas. El otro día fui a un barrio de Bilbao que no conozco nada bien y descubrí una ma-ra-vi-llo-sa. Y todo esto, intentado hacer una dieta de desintoxicación post christmas.

Sr Nocivo dijo...

Pues se lo digo en serio, es una gozada leerla porque narra usted muy bien los hechos que cuenta y se nota que le gusta escribir, ya he observado que ha editado un libro.

Jo Grass dijo...

ZOE MIHO: esas delicatessen estupendas las encontré en un paraíso llamado Dean & Deluca en Tribeca. Un lugar perfecto para echar al garete los esfuerzos por mantener la línea, jajaja
Me encanta que disfrutes. Gracias por pasar por aquí, guapa.

NOEMÍ: yo también añado el pan con aceite de oliva y jamon, que me estoy zampando ahora mismo. Lo de la dieta post excesos navideños, de momento es una batalla perdida si no consigo aparcar el chocolate una temporada pero, si escribo sobre esto voy a tener que esperar a terminar esta historia la próxima semana.
Besitos

Sr NOCIVO: Esa novela que aparece en portada busca editor actualmente. ¿No tendrá usted un amigo,a interesado,a en leerme en formato largo?, jajaja Ahora escribo la segunda. Soy fotógrafo y trabajo en el sector audiovisual pero sueño con convertirme en escritora.
Mil gracias por los halagos. Refuerzan mis ganas de continuar escribiendo.

Adriana dijo...

Pero… y cómo sigue??? Tengo que esperar hasta el próximo jueves o harás una excepción y lo colgarás el lunes ¿??
Que divertido y emocionante ¡¡¡ Estoy ansiosa esperando la próxima entrega …
Jo la verdad es que lo estás bordando… literalmente.
Besos.

Simone B dijo...

Bueno si quieres chocolate en mi blog hay una tarta para ti solita;)

Madeleine...la madre de Louis se llamaba como mi abuela..

Me he reíco mucho con la frase esa de "los desconocidos que se convierten es psicópatas", pero es que es cierto! jajajja, todas nos lo han dicho alguna vez, (y lo decimos), y siempre en algún momento de nuestra vida lo hemos hecho.

Espero impaciente la continuación, aunque me da a mi que no acabó bien...

Cuéntanos!

Besos preciosa, (y gracias por tu preocupación)

Girl From Lebanon dijo...

Lo del chocolate es un truco sucio...quien se va a resistir??? XD

feliz finde!!

bss!!!

Aprilis dijo...

Jo! Entre pa ver por encima tu actualización y vi el cuadro de W.Turner... ME ENCANTA ESE PINTOR! Es genial, cuando lo vi en el Londres flipe :) Solo era pa decirtelo xD Mañana sin falta leo tu "Cita horrible" que hoy estoy que me muero de sueño... me perdonas no ?

Un Abrazo ;) !

Adrianina dijo...

Hola Marijo: Quien no pierde la cabeza por un chocolate, aunque después nos espere el doble de entrenamiento en el gym.

Muy pícaro tu enganche, veremos como sigue.
La última foto traspasa la pantalla, y yo de sobremesa.

Bsitos; siempre es lindo leerte y
ver tus fotos.;-)

Aprilis dijo...

Perooo por qué paras la historia justo ahora xD?! Joer me siento como un niño que le cortan el cuento cuando esta en lo mejor y se queda intrigadisimo !!

Genial La Historia :) !

PD: Por favor, no tardes mucho en sacar la secuela xD !

SK dijo...

¡Ay! que me acabo de levantar y me has alegrado el café. Me he reído un montón con Natalia cantando a grito "pelao". Voy a por una oncita de chocolate que parece que apetece...:-)
http://shiitakeroad.wordpress.com/

ElTiempoPerdido dijo...

tus palabras en mi blog me han venido fenomenal en esta mañana de domingo, me has pillado tomándome mi zumo y mi tostada!

Uno ya empezaba a tener mono de tí, la espera a cada comentario tuyo se hace eterna y tus palabras deliciosas!

Qué mujer por favor!

un abrazo.

miguelin dijo...

Vaya descubrimiento he hecho con tu blog. Tras leer esto tengo que volver obligado. Mis mas sincera enhorabuena por lo escrito y me has dejado con la miel en los labios. jajajaja. estas invitada a mi blog.
http://mividaentuventana.blogspot.com/

Jo Grass dijo...

ADRIANA: Gracias, guapa. Tendrás segunda parte el jueves! besos

SIMONE. No sabes lo bien que me ha sentado tu tarta de chocolate!!!!
Es cierto que hay algunas frases lapidarias "de MAMÁ" que todas hemos escuchado alguna vez y esta es una de ellas. me alegra que estés bien y que te haya divertido la historia!
besitos

GIRL FROM LIBANON. Bueno, yo no me puedo resistir al chocolate, ¡lo reconozco!

APRILIS: gracias, guapo. Resultaba demasiado largo( en mi línea). El proximo jueves el desenlace. A mí también me encanta Turner!!!

ADRIANINA: el problema de la adicción al chocolate son los efectos secundarios sobre la figura!!!!
Besitos para tí también. ¡Qué envidia me da imaginarte bajo el sol en la playita. Aquí hace un frío polar!!!

SK: bienvenida guapa. ya nos leemos y seguimos.
besos

EL TIEMPO PERDIDO. Dani, ¡eres un solete! Ya se lo puedes decir a Vero de mi parte. Mua

MIGUELÍN: ya te sigo. Bienvenido a esta cocina. Cambiamos el menú los jueves. Me alegra que te haya gustado.

ayxagirona dijo...

Els teus textes són oli en un llum¡¡
Cada dia vas creixent amb passos gegants, realment és un plaer llegir-te cada setmana, sorprens constantment i fas gaudir un món, tens un talent innat ... triomfaràs segur ¡¡.
Petons des de la Costa Brava.

acoolgirl dijo...

Oooohhh me dejas con ganas, eh?? Que lo sepas!! jajaaja!!!

Chico interesante y chocolate... qué más se puede pedir??

Un besitooo

Jo Grass dijo...

AYXA: mil gracias guapa.
Una abraçada.

ACOOLGIRL: de entrada es una buena combinación pero, nunca puedes estar segura de lo que pueden sorprenderte las circunstancias...
Besitos

Pilar Cabero dijo...

Jo, por Dios, no me dejes así.
¿Qué tal el chocolate?
Me has abierto el apetito. ¡¡¡¡Quiero dulceeeeeee!!!!
Besitos

Lola dijo...

Que bien lo cuentas hija mía! Me ha sabido a poco y espero la continuación.
No puedo entender que no tengas ya a todos los editores de esta pais a tus pies, implorando tu novela. Un beso Lola

Amparo dijo...

continuara??? continuaraaaaaaaa? estas loca o que??? pero como me dejas asi nenaaaa?????

uy te mato, ya estas continuando hombrepordios.

por sierto sabes que mi hija a decidido hacer el bachiller artistico y despues bellas artes? importa que no tenga ni pajolera idea de pintar? ajajjajajaja ya me contaras

Jo Grass dijo...

PILAR CABERO: un gran honor encontrarte por aquí. Bienvenida!!! Para escribir el desenlace de esta historia necesitaré una buena dosis de chocolate cerca. Espero que para leerla también. ¡¡Quien avisa no es traidor!!

Besitos. Mil gracias por aterrizar en mi cocina!!

LOLA: Ojalá te oigan las hadas madrinas y me echen un cable!!! Requetebesos Lola querida. Espero que disfrutes la segunda parte también!!!

Jo Grass dijo...

AMPARO: no te procupes que te voy a regalar una segunda parte entretenidaaaaaa, jajajaja recuerda que este es tu meme y el de Simone.

No te preocupes por el asunto de la pintura, lo importante es que sea curiosa y creativa. Me tienes a tu disposición para cualquier consulta sobre el tema...incluso para hablar con la nena si quieres!!!

muamua

el arte de sentir dijo...

jajajaj muy bueno, me encanta esa chispa de humor que cargas en tus escritos. Besos

Manuela dijo...

muy bueno, Marijo, estoy deseando que sigas con la aventura que te traías entre manos, y además me has hecho recordar mis tiempos de estudiante y primeros años de curro, en el extranjero, sin novios y sin hijos, y lo divertido que era ligar con extranjeros que pensabas que no volverías a ver jamás, tiene un punto de aventura y te acuerdas -pero de lejos- de todos esos consejos de tu madre sobre no salir con desconocidos... yo he hecho cada barbaridad que ahora todavía pienso cómo no me han partido la cara o me he visto en una situación desagradable, he sido una loca de la vida pero luego nunca me pasaba nada, tenía un ángel pendiente de mi culo yo creo... sigue sigue no nos dejes así... !!!

Jo Grass dijo...

EL ARTE DE SENTIR: hola guapo, qué bueno encontrarte por aquí. Me alegra que hayas disfrutado.

MANUELA: ¡Qué tiempos aquellos de locura en nuestros años de universidad! Yo también pienso en las barbaridades y los líos en los que me metí y me doy pánico, jajaja Y, por supuesto, jamás faltaron esas frases de las madres sobrevolando nuestras cabezas, en nuestro caso y como estábamos lejos, nos afectaban menos, digo yo.
Mañana: "El desenlace"