4 de febrero de 2010

CITAS HORRIBLES III. Segunda parte


Foto: Marijo Grass


Durante el trayecto los cielos desplegaron una paleta cromática en rojos devolviendo los paisajes de TURNER a mi cabeza, al tiempo que la temperatura que desprendían nuestros cuerpos, en el interior del vehículo, aumentaba unos cuantos grados.


Nuestro destino era un lugar llamado Broc, a tan solo 5 kilómetros de Gruyères, donde se encuentra la fábrica Cailler-Nestlé; un paraíso tan deseable como para un niño entrar en el Toys R us de Times Square.


La fábrica Cailler es la más antigua de Suiza; responsable de la invención del chocolate con leche gracias a las vacas de su vecino Gruyères. Está situada en el centro del pueblo y su dulce fragancia invade todos los rincones. Puedes recorrerla en un tour de 45 minutos que comienza con la exhibición de un documental sobre los descubridores aztecas, que lo convirtieron en bebida, pasando por los conquistadores españoles para llegar a Italia y, finalmente, a la consagración del producto a cargo de los suizos, que le añadieron, además de leche, especias o frutos secos.





Archivo Cailler-Nestlé


Yo disponía de guía propio, ansioso por llegar lo antes posible al final del recorrido: la sala de degustación. Y aquí es donde el apuesto Heinz desplegó toda su artillería de caza mayor.


Después de seleccionar un arsenal de tabletas y bombones, con nombres tan sugerentes como: Fèmina, Ambassador o Sublim, me pidió que tomara asiento y, templando la voz para alcanzar un timbre grave y cautivador, empezó con el ritual:


Para degustar el chocolate debes utilizar los CINCO SENTIDOS.


Fascinada por su poder de seducción inspiré profundamente ofreciéndole mi expresión de alumna aplicada.


En primer lugar observa su aspecto brillante y esta magnífica tonalidad marrón oscuro— susurró, poniendo frente a mí una tableta de Noir Extrême.

¡Me encanta este color! La gama de ocres conecta con mi lado terrenal— añadí a su discurso, al tiempo que me avergonzaba de mi fallida intervención y decidía no abrir más la boca excepto para sonreír como el gato de Cheshire.

Ahora debes acariciar el chocolate para sentir su finura— prosiguió, poniendo énfasis al verbo “acariciar”.


Heinz y el aroma del chocolate empezaban a tener efectos irrefrenables sobre mi imaginación, mostrándome una imagen en la que aparecía sumergida en una bañera de bombón líquido retozando con él.




Foto: Marijo Grass

Acércate— susurró de nuevo, atrayéndome suavemente por la espalda hasta quedar a pocos centímetros el uno del otro. Y, a continuación, partió una onza cerca de mi oído—. Debes escuchar un ruido seco y corto, como un ¡CLACK! Y los bordes deben quedar lisos.


Agarró mi dedo índice, como si de un delicado cristal de Murano se tratase, y empezó a deslizarlo adelante y atrás una y mil veces sobre la onza sin dejar de mirarme a los ojos. Continuó el ritual aproximándola a mi nariz. En ese instante experimenté un cosquilleo en el estómago produciéndome algo parecido al vértigo. Menos mal que había aire acondicionado en esa estancia o me hubiera empezado a derretir más rápido que el chocolate.


Por último lo introdujo en mi boca, muy despacio, después de presionar los labios con suavidad de un lado a otro como si me estuviera aplicando el brillo de Max Factory que llevaba en el bolso.


Deja que se deshaga en el paladar y así podrás apreciar los diferentes sabores: un arbusto de lavanda, una salsa de arándanos…


Me sentía al borde del delirio, sofocada hasta los dedos de los pies, aturdida por la cantidad de sensaciones que envolvían todo mi cuerpo, con la mente paralizada y el deseo repiqueteando en mi cerebro; imaginando cómo olería su cuerpo desnudo y la premura que tenía por verlo, dejando que la fantasía lo convirtiera en un MUÑECOLATE tremendo; con tableta incorporada, ¡por supuesto!





Foto: Marijo Grass


Salimos de aquél lugar y nos dirigimos hacia el coche, después de pasar a la toilette para refrescarnos un poco, a pesar de que en aquél lugar y a finales de julio la temperatura descendía varios grados al caer la noche.


Abrió el maletero para coger unos discos que amenizaran nuestro regreso y observando el interior exclamó:


—Vaya, los quesos se han quedado con nosotros. ¿Te apetece que vayamos a mi casa a comer una fondue?


Pues, ¡claro que me apetecía!, o es que había imaginado que después de semejante calentón me iba a devolver con el resto del grupo tan ricamente y sin que pasara NADA DE NADA, a excepción de un nuevo atracón de queso.


Haciendo gala de sus ademanes caballerescos me llevó hasta la puerta del copiloto y allí mismo me agarró con fuerza acercando su cara a la mía hasta perder el foco. En el instante en que nuestros labios empezaron a rozarse, en la antesala de un beso de película, con un torbellino de sensaciones invadiendo cada centímetro de mi anatomía, preparándome cual guerrera para librar una batalla cuerpo a cuerpo, en ese preciso instante, bajando la vista por lo que yo creía su mirada aturdida por idéntico deseo, me premió con el desconcierto.

Separándose de mí con rudeza y señalando su automóvil vociferó:


MERDE!, PUTAIN!, NIQUE TA MÈRE!


Durante unos minutos, que me parecieron eternos, continuó soltando la colección de insultos en francés más apabullante que yo hubiera escuchado jamás, al tiempo que propinaba patadas al coche. Parece que alguien le había abollado la chapa. La verdad es que la parte delantera a la altura de la rueda estaba hundida por completo, incluso impedía abrir la puerta pero, me pareció excesiva su reacción, sobre todo en aquél momento. Los tíos pensaréis que estaba en su derecho y que hubierais reaccionado igual pero, YO NO.


Ambos subimos por el lado del conductor y nos pusimos en marcha; mientras tanto él continuaba murmurando improperios. Durante el trayecto no abrimos la boca ninguno de los dos. Tampoco era posible porque sonaban los BEASTIE BOYS a un volumen capaz de rompernos los tímpanos y, en “Sabotage”, ya se encargan ellos de pegar los berridos.







Para matar el tiempo y olvidar el despropósito me dediqué a curiosear entre su discos buscando algún álbum de mi interés que pudiera devolvernos el ambiente festivo. Pensé que Wild Planet y el tema “Private Idaho” de B-52´S podría servir. Recordé una fiesta legendaria en la facultad en la que nos disfrazamos con pelucones como los que lucían Cindy Wilson y Kate Pierson y no dejamos de bailar sus canciones hasta el amanecer, pero mi proyecto de cita ignoró mi petición e incluso mi presencia durante todo el camino. He de apuntar que en 2007 tuve que cubrir su concierto en el Festival de Benicasim y me decepcionó que hubieran abandonado la imagen estrafalaria de aquella época. A pesar de todo hice las fotos que me pedían y me dediqué a dar botes enloquecida durante el resto del concierto.







Llegamos a nuestro destino con GUNS´N ROSES y su “Sweet child of mine” de fondo, lo que me hizo pensar que la cita todavía tenía arreglo.








La casa no parecía diferente a las más grandes de su entorno pero, tras atravesar el umbral nos encontramos frente a una puerta que recordaba a una cámara acorazada, como en las pelis que salen búnkers y presagian alguna barbaridad. La cantidad de cerrojos y alarmas no auguraba nada bueno pero, en aquella época tampoco nos bombardeaba la prensa con tanto psicópata suelto así que, le seguí con lentitud, vigilante, por si tenía que salir por patas o ponerme a gritar pidiendo socorro pero, una vez en el interior, el ambiente que se respiraba no solo me dejó anonadada sino que me devolvió la curiosidad por seguir conociéndolo.


Aquello no era una casa cualquiera; por todos los rincones habían objetos y cuadros de valor incalculable, como si hubiera entrado en el refugio de montaña del barón Thyssen y Tita Cervera.



Foto: Marijo Grass


No pude evitar que saliera de mi boca y, en español, la frase que cualquiera, cercano al mundo del arte, hubiera voceado a los cuatro vientos:


¡¡¡¡JODERRRRR, tienes un Museo en casa!!!!


Él no pareció inmutarse y se dirigió a la cocina a dejar la bolsa de los quesos pero, antes le pregunté si podía utilizar el lavabo y, mi asombro fue aumentando por momentos: ¡tenía un Matisse en el baño!, sí, ¡en el baño! Y pintura flamenca en el pasillo, y un aparador clásico— que no pude identificar porque no había estudiado historia del mobiliario todavía—, que contenía una vajilla china de la dinastía MING; y Bacon, pero no el que te comes con los espaguetis carbonara: ¡cuadros de Francis Bacon!, un Chagall y hasta un Litchestein: “ Mujer en el baño”— que no estaba en el baño sino en una pared presidida por una pecera gigante donde tenía a NEMO y todo—, y que hoy en día puedes contemplar en el Museo Thyssen de Madrid.


No me pude resistir, tenía que interrogarlo; preguntarle a qué fucking trabajo se dedicaba su padre y si era verdad que aquello era auténtico, o se trataba de imitaciones como los bolsos de marca que venden en Macy´s o Chinatow en Nueva York.





Foto: Marijo Grass


Supongo que, de no haber sido una apasionada estudiante de Bellas Artes todo aquello no hubiera llamado tan poderosamente mi atención pero, la casualidad o el destino hizo que yo acabara en aquella casa alucinando como si me hubiera fumado la plantación de marihuana que tenían mis vecinos en Valencia.


Al regresar a la cocina lo encontré descorchando una botella de Chateau Margaux, un viñedo de la región de Burdeos, en el Médoc, elaborado con un 75% de cabernet sauvignon, 20% merlot, 3% petit verdot y 2% cabernet franc. Esa fue la explicación que me regaló Heinz entonces; me sonó a exquisito e inasequible pero, no podía imaginar lo que descubrí años después: la botella cuesta alrededor de 1500 €, cuando todavía está en barrica. Supongo que no encontró nada más “sencillo” en su bodega. Si llego a tener esa información la medalla de lunático se la habría puesto antes del desastre que estaba a punto de acontecer.


En el sofisticado equipo de música que presidía un rincón, a mitad de camino entre la cocina y el comedor, estaba sonando Wicked Game de Chris Isaak, que yo recordaba de la banda sonora de Corazón salvaje: la película de David Lynch, y de un videoclip bastante tórrido que había filmado Herb Ritts con el propio Isaak y Helena Christensen como protagonistas. En aquél momento pensé que estaba preparando el escenario para una noche inolvidable y decidí continuar el juego.


Depositando la botella sobre la mesa se acercó con una sonrisa, me dio un beso en la frente mientras me sujetaba el rostro con ambas manos y, a continuación, sin mediar palabra, se dispuso a alimentar a los peces.




Foto: Marijo Grass


Oye, ¡me encanta esta vajilla! — exclamé, señalando la porcelana china del s.XIV y mostrando mi torpeza para reiniciar la conversación.

Si quieres podemos utilizar el Pote.

¿El pote?

¡Para poner el vino! La vajilla china se compone de muchos elementos. Este es el Pote para el vino— precisó, extrayendo del aparador la valiosa pieza.

Lleva cuidado que si rompemos algo tu padre nos corta la cabeza como mínimo. Por cierto, ¿a qué se dedica?— pregunté de manera sutil y perspicaz, propiciando el ansiado interrogatorio.

Es marchante de arte y coleccionista— respondió, dirigiéndose de nuevo a la cocina con la intención de preparar la fondue.

Y, además de las “cositas” que tiene por aquí, ¿cual es su especialidad?

Francis Bacon. Su colección es la mayor de Europa, pero puede que la pierda. Ahora mismo está en la cárcel por su supuesta implicación en un asunto de blanqueo de dinero.

¡¡NO JODAS!!— exclamé de nuevo en Español—. ¿De verdad?


Este tío me sorprendía a cada minuto. ¿Cómo podía contar a una extraña, con la que pretendía pegar un polvo, semejante truculencia familiar? Yo no daba crédito. Empecé a pensar que todo aquello era producto de su fantasía y que quizás los pijos suizos utilizaban ese tipo de argumentos para parecer interesantes.



Foto: Marijo Grass


Suspiré profundamente y empecé a curiosear observando las fotos que tenía en la repisa de una alacena mientras él se afanaba en laminar el queso. Me ofreció una copa del exquisito caldo francés y brindamos esbozando una sonrisa y recuperando la mirada libidinosa que habíamos perdido un par de horas antes.


Me llamó la atención una imagen de una playa paradisíaca en la que destacaban dos chicos jugando a palas en primer término y, al fondo, una señora ataviada con un sari hindú de color magenta a punto de entrar en una villa: de esas que aparecen con sus dueños ricachones posando para un reportaje de PARIS MATCH o el HOLA.


¡Qué lugar tan increíble! ¿Quiénes son?— pregunté haciendo gala de una total indiscreción.

Mi madre y mi hermano jugando conmigo, hace unos cuantos años; es nuestra casa de la playa en Viti Levu.

¿Viti Levu?

Es la gran Fiji. La mayor de las islas— respondió, al tiempo que se situaba tras de mí y empezaba a besarme el cuello.

¡¡¡Aaahhh!!! — acerté a exclamar impresionada por completo e intentando recuperar el tono amatorio una vez más.


Sin dejar de besarme de forma atropellada y salvaje me cogió en volandas depositándome sobre el office, que estaba repleto de trozos de queso desenvueltos, cortezas de pan y la marmita de cerámica refractaria para la fondue. Se abalanzó sobre mí como si sufriera un ataque de celo, pero la invasión duró poco si exceptuamos el repaso que le dio a mis pechos.


Todo resultaba insólito en él, tanto que, por un instante llegué a pensar que quería envolverme en queso caliente para disfrutar de un banquete como en la película del cocinero de Peter Greenaway, repleta de canibalismo y de un fuerte humor negro.

Una vez más se apartó de mí y acentuando su mirada de lascivo impenitente exclamó:


¡Vamos a comer!


Si lo hubiera dicho en Español habría interpretado que se refería a nosotros, no al queso pero, entendí que pasábamos a la etapa siguiente; aún no había llegado el momento de clímax en este perturbador encuentro.



Foto: Marijo Grass


Entonces cogió la marmita, que empezaba a levantar burbujas, por el mango, con tan mala pata que resbaló derramándose sobre sus dedos. El alarido que salió de su boca debió llegar hasta el infierno. Sin haberlo previsto y en pleno mes de julio acabé contemplando el espectáculo del “MARMITAZO” en vivo y en directo.


A continuación se desató su furia y empezó a romper toda la vajilla que encontró a mano contra el suelo, incluido el pote de porcelana china de la dinastía MING con el Chateau Margaux de 1.500 euros en su interior, que acabó formando una pasta mezclada con los trozos de porcelana y el queso.


Aquí se acabó el devaneo suizo porque, después de pasar dos horas en un centro de urgencias alpino soportando su gimoteo, me despedí a lo Groucho Marx con aquella frase memorable:


He pasado una noche estupenda, pero no ha sido esta”.


Y, a continuación, desaparecí en busca de mi amiga para regresar a nuestro mundo de gente corriente, con la firme promesa de romper la olla de chocolate que nos había regalado Madeleine cuanto antes, y recuperar el sabor de la aventura como Thelma & Louis al volante de su precioso descapotable.


A raíz de aquél desencuentro la fantasía del MUÑECOLATE, con banda sonora de Chris Isaak, me quedó como asignatura pendiente para septiembre.








CONTINUARÁ

46 comentarios:

Montse dijo...

Al principio cuando relatas lo del chocolate, ¡tan sensual!, ¡!, piensas "aquí hay marro", y ¿quien no lo quisiera?, jejeje, pero , despues como se va desarrollando el relato, vas viendo que el tio , no lo vale, y para mi entender, mejor salir corriendo . Por desgracia, hay muchos así. Muy buem relato. Besos.

ElTiempoPerdido dijo...

No me creo ni borracho que hayas vivido todo esto!!!!! jajajajajaja eso sí, muy bueno el relato!

Bueno bueno, qué calentón! seguro que lo has escrito ayer de madrugada con un chocolate en la mano!! lo malo de cuando escribes estas cosas es que cuando llegas a la cama tu pareja está plácidamente dormida y tú pones una cara de ufff, bueno, en fin, qué se le va a hacer, jajaja. Pero bueno, luego te despiertas sabiendo que has hecho algo por la noche, pensando... JE SUIS CREVÉE!!!! JE ME DEMANDE POURQUOI????

Mmmmmm, no hay nada como la Jo más tórrida para empezar la mañana... mi café ya echa burbujas.... ñaaammmm

Besos wapa!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Je, je, je, qué tío más psicópata... Lo del coche ya me cuesta entenderlo, y es que ni tengo carnet ni me llaman la atención los vehículos motorizados. Lo de cargarse la vajilla lo entiendo aún menos, yo en mis cabreos más excesivos como mucho pego un manotazo en el suelo, sin cargarme nada. ¡¡¡Pero lo de contar a una semidesconocida que su padre está en la cárcel me parece tremendo, je, je, je...!!!

* Raquel * dijo...

BRAVO!!! BRAVO!!!

Me encantó! Cuántos sabores!
Maravilloso el momento degustación de chocolate con los cinco sentidos.
El momento previo al primer desastre... "la antesala a un beso de película" y la posterior sorpresa, también me encantó.
Y qué desenlace... madre mía.
Repito, Jo, gran cita desastre esta.

María dijo...

Muchas gracias por seguirme. La verad que la bloggsfera es un sitio ideal para encontrar gente que comparte tus gustos o simplemente tus aficiones.Espero que nos sigamos mucho :)

Un abrazo!

Sonia R dijo...

Jajajaja, lo que me he ppodido reír, de verdad!! El tío ese era un psicópata, ¿es verdad todo esto? Madre mía, qué vida tan interesante has tenido, y qué bien la cuentas, es que lo iba leyendo y me lo imaginaba...
Y la confianza con la que te metió en su casa con todas sus cosas mega-caras... ¡lo más! muy bien de la azotea yo creo que no estaba ¿eh?
Hiciste bien en darle un giro radical a tu aventura, lo de Thelma y Louise seguro que fue mucho mejor (pero con final feliz, claro)
Un beso!

acoolgirl dijo...

OooHH!! Pero cómo pueden pasar esas cosas?? En serio.

Me pasa eso a mi y me muero... pero qué mala pata!!

Un besitooo

Jo Grass dijo...

MONTSE: esto era una cita horrible así que, a pesar de toda la parafernalia del chocolate tenía que acabar mal!! La verdad es que sí era del tipo de personaje que mejor salir corriendo, jaja me alegro que te haya gustado.

EL TIEMPO PERDIDO: Querido Dani, hay veces que la realidad supera la ficción y...esta es una de ellas!!!!! He de decirte que es el relato con mayor contenido autobiográfico de todo lo que he publicado en este blog!!! pero puede que con el Pote de la dinastía MING me haya pasado un poco, jajaja
Besitos

JUAN: estaba claro que le faltaban unos cuantos tornillos. De hecho es la anécdota que inspiró todo lo demás: ¿cómo puedes pretender ligar con una tía confesando que tu padre está en la cárcel por tráfico de obras de arte? Hay gente que descarga su rabieta de las formas más insospechadas!!

RAQUEL: gracias guapísima. Me encanta que te hayan gustado los detalles. Debe ser un relato "para tías" por lo que observo, jajaja

MARÍA: Bienvenida. Gracias por pasarte por esta cocina. Nos seguimos leyendo!!

SONIA R: creo que entrar en una casa en los Alpes suizos y encontrarte un Matisse en el baño es algo que una no puede olvidar tan facilmente. Lástima que el tipo estuviera tarado!, jajaja

ACOOLGIRL: Una pena de cita, sí señor!!
besitos

ElTiempoPerdido dijo...

LA CULPA ES TUYA, te lo tienes merecido, con esa gente hay que pasar a la acción cuanto antes! si no lo haces, hablan y la cagan!

* Raquel * dijo...

Estoy de acuerdo con ElTiempoPerdido, quizá mucho ir y venir termine provocando desastres... y por si las moscas, lo mejor sea pasar a lo que hay que pasar y evitarse problemas, jeje.

Jo Grass dijo...

DANIEL Y RAQUEL: Pero, si paso a la acción directamente me quedo sin relato!!, jajaja
Un besote para los dos.

La Queli dijo...

Vaya!!!, me metí tanto en la historia que me olvidé del título y me quedé chafada al leer el final, y eso que según iba transcurriendo ya se dejaba ver.

Y casi me atraganto con mi taza de chocolate, que ya te había dicho que iba a comerme unos bombones... pero los compré muy pronto y me los comí, ajajajajajaj, pero como siempre tengo en casa chocolate a la taza, pues aquí estaba yo tomandome mi chocolatito y me he manchado el jersey de la cara de pánfila que se me estaba quedando.

Que fuerte, Mari, que fuerte. Estos tipos que presumen tanto.... suelen salir ranas...

Pero como siempre, me he quedado con ganas de más....

Vaya cosas que te pasan.... mi vida es aburrida ( escatologías aparte, claro) comparada con la tuya. Aun no he hecho el post de mi cita horrible, pero es que .... va a ser un post aburridísimo, nada comparado a esa tableta de chocolate que nos has pintado.

Besucos guapetona. Te espero el próximo jueves.

Adriana dijo...

Menuda cita ¡¡¡
La estaba visualizando como si de una peli se tratara... cuando empiezas a rodar¡¡¡ jajaja.
Lo dicho menudas citas... tengo ganas de más¡¡¡
Superbuen relato JO.
Besotes.

shopgirl dijo...

Hola! Te devuelvo la visita. Debo decir que me gusta mucho como escribes, como lo describes todo, haces la lectura muy fluida ^^

Alucino con ese hombre, creo que tuviste suerte de que se quemara y se acabara la cita porque claramente estaba chalado!! Al menos te dejó algo para contar :P

Sandra dijo...

Demasiado aguantaste eh, yo a la primera cosa rara hubiera salido por patas :S Desde luego que como se suele decir, hay gente pa tó!

feliz finde guapa.

SK dijo...

jajaja esto si es una serie de catastróficas desdichas... y yo que creía que era rara por tener mi coleccion de Mortadelos en el baño, lo del Matisse me supera con creces!!!
Besos

Lola Mariné dijo...

¡jajaja! ¡Vaya personaje!
Si es que no se puede tener todo.
Un relato genial, me ha encantado.
Besos.

Sr Nocivo dijo...

Mi obsesión por el chocolate me ha hecho releer muchas veces el principio de esta parte de su vivencia... Mmmm chocolaaaate... Es todo tan sexy al principio... pero su acompañante daba auténtico miedo, con tanta mala leche y afán destructivo.

Claire dijo...

A mí cuando ya cuando he visto que se trataba del típico caballerito pijito jajajajaja .... pero de ahí a un psicópata ... que se quede con su casa museo xd jajajaj..
Una vez más, te ha quedado un relato magnífico, y lleno de sabores y arte. ¡¡Me encanta!!
Una abrazo muy grande.

Sergio L. dijo...

genial!!!.. lo del chocolate me ha encantado, me ha recordado al tio que sale bailando en el anuncio de chocolate Valor.. me parece super sexy.. xdd
^^

Principessa dijo...

¡¡Dios mío!! Increíble descripción del chocolate del jueguecito que os traiais entre manos... Pero eso sí, el tipo ese estaba loco, ¡o que? por más qu elo pienso, ahora me río, pero pensándolo seriamente, ese chico no era normal...primero el coche, luego la vajilla...y por no decir, todo lo que había en su casa!!! (miedo me da en pensar solo en verme rodeada de tantas cosas de tan gran valor)jajajaja

Aquí estaré para leer tu siguiente post. Cada día me dejas más sorprendida. =D

¡¡Un beso!!

Jo Grass dijo...

LA QUELI: Siento haberte chafado la historia que todos sabíamos que acabaría mal pero que te hayas olvidado leyéndola me parece fantástico...y con chocolate a la taza, jajaja Requetebesos. A ver si escribo algo más tierno la próxima semana para compensarte!
Muamua

ADRIANA: esto no ha terminado todavía, jajaja la próxima semana más pero, cuando termine con este MEME creo que voy a escribir citas maravillosas, para desintoxicarme, jajaja

SHOPGIRL: Hola guapa, me alegra que te pases por esta cocina y que hayas disfrutado leyendo mi relato.
Un abrazo

SANDRA: cariñete, a veces la curiosidad te obloga a llegar hasta el final, o te quedas sin historia, jajaja

Jo Grass dijo...

SK: Oye, los Mortadelos en el baño son un "must", jaja Pero una casa de montaña llena de obras de arte resulta extraordinario!!!!

LOLA MARINÉ: gracias guapa. Me encanta que te haya gustado!!

SR. NOCIVO: qué bueno que haya resultado tan sexy, el chocolate lo és. El personaje del acompañante debía rozar la extravagancia total para hacer juego con el mobiliario!! Gracias por leerme y releerme.

Jo Grass dijo...

CLAIRE: nunca me gustaron esos tipos pijos y con aires de grandeza, y he conocido unos cuantos en mi vida. Nada mejor que relatar su lado oscuro, jajaa
Besitos. Encantadísima de no haberte defraudado!

SERGIO L: bienvenido guapo. Qué bueno que lo hayas pasado bien en esta cuisine, jaja Regresa cuando quieras. Cambiamos el menu los jueves.

PRINCIPESSA: Estupendo si he logrado sorprenderte guapa. A ver si la próxima semana también consigo que disfrutes con la lectura de mis relatos.
besitos

Sr Nocivo dijo...

Aquí tiene la dirección del Frankenstein, aunque lo he buscado por google maps y no he reconocido mucho la calle, cosas de ir siempre de noche XD: http://valencia.salir.com/frankenstein

Jo Grass dijo...

SR. NOCIVO: Vaya!! qué detalle! no era necesario, en fin, yo no recuerdo jamás los nombres de las calles pero sé cómo llegar a los sitios; como si llevara una cámara en la cabeza que registra el recorrido en plano secuencia; supongo que es deformación profesional!, jaja Bueno, un nuevo garito para echarle un vistazo en cuanto pueda darme un paseo por Valencia City.

Amparo dijo...

uauuuuuuuuuuuuu, nena me ha encantado, he pasado por todas las etapas, desde el calentón en la fabrica de chocolate jajajaja, hasta el descojono con el muñecolate. eres muuuuuuuy grande que lo sepas

Manuela dijo...

genial, eres una maravillosa aventurera, me lo he pasado en grande, casi como si estuviera yo en esa casa, desde lo del coche ya estaba claro que te ibas a liar con un patán absoluto, pero entiendo perfectamente que te pudiera la curiosidad por un elemento como ése... cómo se puede llegar a ser tan imbécil... lo que no recuerdo es, estaba bueno? supongo que sí, sino de qué vas a aguantarlo hasta urgencias? no todas hubieran esperado tanto, con lo que se hubieran quedado a mitad camino y sin poder confirmar si era o no un perfecto idiota, a mí me gusta confirmar estas cosas, como a ti... bien hecho!

Manuela dijo...

Ah Jo, me olvidaba, si la historia es falsa o verdadera, es lo de menos... yo me la he tragado entera y estoy esperando más, eso es lo que le pido a un buen escritor o escritora...

ayxagirona dijo...

Vaja “penques” tenía aquest noi, encara que ja m’ho olorava, que tot acabaría d’aquesta manera –nomès llegint el títol era fàcil, jajaja-, Déu meu mira que eres impulsiva, jo no se si sería capaç d’actuar de la mateixa manera, no és que sigui poruca, però si que m’ho penso tot un parell de cops. De totes maneres et felicito de tot cor, he gaudit molt, tota la história és extraodinària, ja no se si es viscuda o no, però genial. I que grans els B-52 ¡¡¡
Petons des de la Costa Brava.

Flor dijo...

Buenas noches, permiso! Soy nueva por el blog y me ha gustado mucho! Madre mía que experiencia de chocolate y queso...
Los suizos tienen algo retorcido que no termina de gustarme, suerte que se quemó antes de encerrarte en el zulo y dejarte ahí 10 años!
Gracias por pasarte por mi blog y ya me hice tu seguidora para ver cómo sigue la historia
Saludos, Flor

el arte de sentir dijo...

jajaja, que miedo de tio no? jajaja, tienes un arte y un don para inventar situaciones en cada texto y darle una vez mas una vuelta de tuerca, y todo con ese sentido del humor. Buenísimo

Amber lake dijo...

Paro de reír para dejar mi impresión: desternillante.
Si es que en algunos hombres (muchos en realidad) no hay que rascar para descubrir su verdadera naturaleza, se delatan ellos solitos.
Muy bueno, Jo.

Doña María dijo...

Nunca he entendido por qué la gente se empeña en comer queso derretido cuando está claro, como tú muy bien has demostrado, Jo, que es un riesgo para la salud.
Tacho a los suizos de la lista de posibles maridos para mis nietas.
Un abrazo

ElTiempoPerdido dijo...

Dado que tus guisos siempre saben a poco, aquí me tienes, a mitad entre jueves y jueves, dispuesto a rebañar lo poco que de la otra semana ya queda, si cabe a repetir y a disfrutar, de nuevo, de tu buen hacer siempre exquisito, como buena cocinera.

Espero que la semana te esté yendo bien, bonita. Cuídate, y sé muy feliz.

Un abrazo,
tu incondicional.

megagoby dijo...

pijo iracundo resultó el pibe:) resentido social y loco de atar jajaja! está lleno el mundo de estos tontos perdidos. me encantó el relato. quiero más! besos grandes!

Adrianina dijo...

Hola linda MArijo; Resulta un poco decepcionante que luego de pintar tan lindo el morocho( dicho sea de paso, que fotogénico es, jaja) haya dado una vuelta de tuerca tan violenta y desubicada, por lo cual mejor alejarse, mejor dejarlo pasar.
Cuando comencé a leerte me acordé de los sabores y aromas de Afrodita.

Me gustó mucho este relato, en dos días veremos como sigue.

PD: Nada que ver pero esa frase tuya de las abuelitas la uso muy seguido, me encantó, jaja. Tenés que patentarla.

Bsotes.;-)

Aprilis dijo...

Increible! No se que momento fue más surreal... Y la colección de Bacon más grande de Europa :O:O!!! Que fuertE !! Eso me impacto mucho... y como psicologo diria que el pobre niño-hombre tiene un problema a la hora de controlar su ira xD !

Esta cita se lleva la palma del desastre sin lugar a dudas !!
Genial la forma de contarlo ;-) !

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

ufff, hermoso! lo leí en un par de dias, me encantó...

LadyMarian dijo...

Hola Jo!!
Tengo pendiente de lectura varios posts tuyos! Me siento muy mal porque entre las vacaciones, mi pc que está con problemas y los cortes de luz que estamos teniendo me he perdido muchas cosas nuevas tuyas.
Prometo ponerme al día en cuanto esto se tranquilice.
Te quería avisar que acabo de publicar una nueva entrada "en tu honor", respondiendo a tu pregunta de hace unos días. Espero que te sea útil. A la mayoría de los libros que nombro te los puedo enviar.
Besotes

Lola dijo...

Cada dia tienes mas admiradores y no me extraña nada. De verdad que da gusto leerte, pasas un ratito estupendo y encima te ries. Sigue escribiendo Jo, eres fantástica. Lola

Sr Nocivo dijo...

Que valiente es usted por escuchar los vídeos de a-pop que puse en mi blog!! ¿y no le gusto Yoko Kanno?

Jo Grass dijo...

AMPARO. ¿ a que molaba la idea del Muñecolate gigante?, jajaja Me encanta que hayas disfrutado. De vuelta al asunto y aquí estoy zampando una tableta de chocolate negro con regalíz que me tiene enganchada.
Besitos guapa.

MANUELA: el tío estaba bueno, pero a mí la curiosidad me pierde y la imaginación hace el resto y lo remata, jajaja

AYXAGIRONA: Ets la primera que parla de la música, jajaja Quins temps mes autentics amb els B´52. Petons, maca.

FLOR: Bienvenida. Estás en tu casa. Sí es cierto que los suizos tienen un punto medio extraño y un tanto psicótico. La verdad es que no he regresado a ese país... todavía!!

EL ARTE DE SENTIR: la verdad es que en otro contexto me hubiera quedado un personaje de terror, jajaja pero me gusta más el humor. Mil gracias por tus palabras.

AMBER LAKE: Hola guapa. Lo de desternillante me lo voy a tomar como un piropo en toda regla, jajaja No hace falta demasiado trabajo de campo para descubrir tiparracos como este pero, dan mucho juego para escribir sobre ellos, jaja

Jo Grass dijo...

DOÑA MARÍA: Estoy con usted, lo del queso derretido tiene su riesgo, y en manos de un tarado suizo ni le cuento. Un honor tenerla en mi cocina. Regrese cuando quiera!

EL TIEMPO PERDIDO. Daniel de mi corazón, ahora mismo me pongo rauda a preparar el menú de mañana, que ya tengo listos los ingredientes y el horno a 250ºC. Besitos

MEGAGOBY: ¡resentido social! No se me había ocurridoooo. Me lo anoto por si algún día me toca hacer una descripción de un tiparraco como este, jajaja

ADRIANINA: me encantan las frases lapidarias de madres y abuelas. En mi familia existe hasta diccionario propio de palabras inventadas, además de dichos y refranes célebres.
Esta historia era la crónica de un fracaso. necesitaba llevarla al extremo para poder desdramatizarlo. Estaba bueno el morocho, jajaja

APRILIS: esta historia es ficción pero a ese tipo lo conocí de verdad. Y también es cierto que su casa era un Museo y que su padre era el mayor coleccionista de Francis Bacon y estaba en la cárcel por tráfico de obras de arte. Tenía que acabar escribiendo sobre ello, era inevitable.

OTRA VEZ A VIAJAR AL OLVIDO: Uff, siento que lo leyeras en dos días pero está claro que lo mío no es el microrelato, jaja De todas formas me alegra que llegaras hasta el final y que hayas podido disfrutarlo!!

LADY MARIAN: no te preocupes cariño. Espero que te gusten las historias que he publicado en estas semanas. Ya ví tu entrada. No sabes qué gran honor es para mí que te lo hayas currado tanto. En cuanto me estrene con ese género ten por seguro que lo tienes dedicado!!

Besotes a capazos linda

LOLA: sé que somos incondicionales pero lo que más me satisface es saber que te he procurado un buen rato y algunas risas, que no engordan y mejoran el cutis. Besote inmenso mami

SR. NOCIVO: me parece que todavía no estoy recuperada de su sesión asiavideopetarda, jajaja menos mal que estaba Riuychi al final o me da el soponcio. Supongo que podríamos indultar a Yoko Kanno pero para participar en su festival, con killermarmota incluida, si no le importa!

LadyMarian dijo...

Hola Jo!
Sigo poniéndome al día! Acabo de leer la primera y la segunda parte. Pensaba leer una entrada sola porque no tenía tiempo pero me enganché y no pude soltar hasta terminar la historia.

Qué tipo más loco! En realidad tenés que agradecer que se quemara antes de que las cosas avanzaran. El que es tan loco en esas situaciones lo es también en otras. No quiero ni imaginarme lo que hubiera sido tratar de irse de ese bunker si el otro se ponía violento.
Toda una aventura!

Muy bien relatado! Conseguís ponerle suspenso y al leer no sabés qué va a pasar. Tenés la sensación de que va a pasar algo definitorio pero no sabés qué es.

Te felicito! Me encantó!

Besos

Jo Grass dijo...

Gracias Lady, me gusta que te llegue ese punto pequeño de suspense aunque el título de citas horribles ya te adelanta que todo va ser un fiasco.

Quiero investigar más en ese asunto, como en las películas de cine negro , que empiezan por el final: el muerto o lo que sea y poco a poco te van descubriendo cómo han llegado a esa situación. Ay, tengo tanto que aprender y tanto que escribir!!!!

besitos miles