5 de mayo de 2011

ORGULLO DE MACHO

Foto: Marijo Grass


El día que la abuela Felisa, con 93 años y un par de ovarios, se largó a una Residencia porque estaba hasta el moño de su marido, y una vez instalada empezó una batalla legal para quedarse el nicho más alto, de los dos que habían comprado en el cementerio: “Porque ése tiene vistas al mar y el otro no”, casi le da un patatús a la familia. Yo, en cambio, me puse de su parte enseguida. Lo que no imaginaba entonces es que viviría una experiencia semejante por un Ken. Ya sé que suena a broma pero así están las cosas: toda la trifulca es por KEN.




Foto: Marijo Grass


Cuando Mauricio y yo nos mudamos, lo encontré en una caja camuflado entre sus trastos; él pensaba tirarlo pero, al verme tan emocionada, me lo regaló porque era un recuerdo romántico. Más tarde lo coloqué en una vitrina, junto a las Barbies que había conservado desde niña, para que se divirtieran con él. Ahora lo reclama, porque el parásito de su amigo le ha dicho que vale una pasta y puede venderlo en e-Bay. Pues, ya lo dijo Santa Rita: “Lo que se da no se quita”; los obsequios de amor son para toda la vida.


Foto: Marijo Grass


Recuerdo que algunas lo hacían en el Instituto; después de cortar con el novio devolvían los regalos, pero yo no. Solo hay que consultar el diccionario: “Un regalo es algo que se da a alguien sin esperar nada a cambio, como muestra de afecto y agradecimiento”. A Germán, con el que salí en secundaria y del que estaba enamoradísima, le regalé la cámara de fotos que me compraron por Reyes ese año; jamás se me pasó por la cabeza recuperarla, a pesar del disgusto que le dí a mi madre. Y ahora, a los 33, tengo que pelear con mi EX por un muñeco de plástico.






Foto: Marijo Grass


Mi abogada dice que no pierda el tiempo con chorradas; vendemos el piso, nos repartimos la pasta y se acaba la historia. Pero él no, él necesita montar el pollo y que hagamos el ridículo los dos. ¿Estará buscando un titular para alcanzar la fama en los medios? Debería presentarse al casting de Supervivientes y aprovechar su talento, que Mauri es como Mac Gyver, capaz de levantar un centro comercial, con una navaja suiza y un rollo de cinta adhesiva, en una isla desierta. Lo de rentabilizarlo es otra historia, porque haciendo de boy scout es un as, pero lo que se dice genio, para los negocios, no tiene un pelo.




Design by Wade Schim


Casi hubiera preferido que, el motivo de nuestra ruptura, fuera un asunto de cuernos; al menos me podría lamentar como la mayoría y echar la culpa a alguna pelandusca, de las que hacen mamadas en la oficina después de comer; aunque yo también satisfacía ese tipo de deseos, como cuando me pidió que le hiciera una mientras contemplaba a su equipo, dando patadas al balón, en una final de la Champions League. Esa fantasía le ponía a cien: sexo y fútbol a la vez. ¿Por qué no puede complacerme dejando en paz al muñeco? Lo nuestro es un problema de celos laborales; no hay terceros a la vista a quien cargar el muerto. Pues, ¡no pienso ceder ni un ápice!, como mi abuela, que si estuviera en este mundo se pondría de mi parte, pero hace un año se mudó al nicho con vistas al mar y no voy a molestarla con semejante tontería. Además, Barbie ha dejado al surfista australiano y, gracias a Twitter y Facebook, se ha reconciliado con Ken Carson por San Valentín, así que, por ese amor, aunque sea de plástico, seguirá en mi poder.








Ya sé que todos piensan lo mismo:

—Martina, ¿estás mal de la cabeza? ¡Dale al Ken de marras y continúa con tu vida!


Parece que me falta un tornillo pero, no es verdad; solo estoy cabreada, desencantada y triste. Ninguno de los dos éramos así; no entiendo por qué hemos llegado a esta situación. Lo único que quiero es conservar los recuerdos de nuestra historia de amor; o quemarlos, pero eso lo decidiré yo.



Foto: Marijo Grass


Laura dice que pocos hombres soportan una mujer brillante a su lado; que todavía faltan unas cuantas generaciones para aceptarnos como iguales. Luis la ha dejado por otra, 15 años mayor y con menos luces que un cayuco, que se comporta con él como si fuera su madre; así que está al borde de la depresión y con la autoestima hecha añicos.




Foto: Marijo Grass


Nosotros presumíamos de pareja moderna y evolucionada; deseábamos conservar la independencia por encima de todo. Cada uno se buscó las lentejas y, por fortuna, me ha ido bien, pero a él no, y eso le ha cambiado el carácter y ha arruinado nuestra relación; y lo de la pareja evolucionada se ha evaporado como si nunca hubiera existido el amor. Ahora tengo que aceptar una separación que no deseo, además de enfadarme por un juguete antiguo que, de no ser por mí, estaría en la basura, aunque él piense que es digo de un Museo.




Foto: Marijo Grass


Mauricio y yo nos conocimos cursando la primaria; entonces me dedicaba a improvisar modelitos para las muñecas y soñaba con los protagonistas de mis cuentos; los chavales de carne y hueso no tenían interés todavía; pero él, con seis años, iba de perdonavidas y afirmaba en el patio que era su chica, por eso nos llamaban en clase “Los M&M´S”. Nuestras madres, que coincidían a la puerta del colegio, se hicieron amigas; incluso salíamos juntos los fines de semana. Cuando venía a casa jugábamos con mis Barbies y sus Madelman, pero todos tenían cara de brutos y yo insistía en que trajera a Ken: uno de los primeros que salieron al mercado, que compró su abuela en Estados Unidos y, al no tener hermanas, heredó él.
Nuestros caminos se separaron al mudarse con su familia a Bilbao un par de años más tarde, y nuestros padres perdieron el contacto poco después.



Foto: Marijo Grass


Cuando nos reencontramos en Barcelona, en una fiesta de antiguos alumnos, y empezamos a salir, pensé que se trataba de una señal; el destino lo había reservado para mí. Sucedió igual que en esas películas que me hacen llorar siempre, con la escena ralentizada, y ÉL abriéndose paso en la pista de baile, entre una multitud de gente ataviada con sus mejores galas, hasta que descubre a la chica, deslumbrante, brillando ante sus ojos mientras las demás desaparecen por arte de magia.


La primera vez que nos enrollamos me dio tal ataque de risa que por poco no consumamos el polvo; recordé un viaje que hicimos con nuestros padres, y una foto suya que apareció en un libro que había prestado a Laura unos meses antes.




Foto: Marijo Grass


—¿Quién es este niño tan mono? —preguntó interesada.
—¡Mi novio de la infancia! —respondí sarcástica.


La cuestión es que, en aquella fiesta, se produjo el flechazo. Por aquel entonces, había terminado una licenciatura en Nutrición y estaba montando mi negocio de catering con Laura, que es una cocinera estupenda, ofreciendo menús bajos en calorías a empresas e instituciones. Mauricio se había convertido en Interiorista, pero se encaprichó de un viejo bar con solera, regentado por tres generaciones de la misma familia, y lo transformó en un local de copas, con el vago de Pepe como DJ. Yo insistía en que los clientes de toda la vida: jubilados, currantes y estudiantes ociosos, querían carajillos o cervecita con boquerones; que debía conservar el espíritu del negocio aunque lo modernizara; pero él, tozudo como una mula, se empeñó en cambiarlo todo y lo hundió para siempre.



Foto: Marijo Grass


Nunca tuve intención de competir con él. He sido una mujer emprendedora y me ha ido bien. Nos hemos separado porque no ha sido capaz de asumir el fracaso en los negocios. Y como somos pareja de hecho, solo se le ha ocurrido reclamar su muñeco. Parece que hayamos vuelto al colegio. Puede que el destino errara en sus predicciones, o no quede mucho de los M&M´S de entonces. Y los hombres que se incomodan o acomplejan, si ganas más que ellos, son una mala elección para una chica en estos tiempos.




Foto: Marijo Grass


Hace una semana que comparto piso con Laura. No dejo de pensar en nuestras antiguas escapadas al Sur de Francia, disfrutando de catas de vino en fabulosos chateaux rodeados de viñedos; o en nuestra infancia, jugando durante horas y riendo. Me duele que no haya funcionado lo nuestro, porque todavía le quiero; por eso me he quedado a Ken como recuerdo, pero ya no creo que Mauricio sea mi media naranja.




Foto: Marijo Grass


Me gustaría ayudarlo con el negocio, si es capaz de dejar a un lado su orgullo de macho. Quizás, dentro de un tiempo, cambie de opinión y, aunque no reanudemos la relación, podemos ser amigos de nuevo.


46 comentarios:

pseudosocióloga dijo...

Increible como te funciona a ti el coco.Muy bueno.

muerte roja dijo...

Brava la abuela Felisa!!!
El orgullo Macho es algo innato, está ahí como una mosca cojonera.
Ellos son así que se le va a ser,
pero igualmente que haríamos sin Kem a quien criticar...

Un Saludo ;D

Jo Grass dijo...

PSEUDOSOCIOLOGA: en realidad no es mi coco sino una galería de personajes que interrumpen mi cena y se instalan en él para que, en algún momento, los saque de paseo o cuente su historia, que viene a ser la misma cosa, jajaja

MUERTE ROJA: la abuela Felisa se merece un relato para ella sola XD
El orgullo de macho es como una enfermedad, que afecta a una buena colección de hombres y que se deberían tratar.

Silvia dijo...

La Abuela Felisa sí que supo hacer las cosas, así deberíamos hacerlo todas, darnos el puesto que merecemos. Pero más allá de géneros, cada uno debe darse su lugar para que la relación funcione como PAREJA.

Espero que mejore el tema...
Un abrazo,

Sandra dijo...

Jajaja que no le de a Ken, santa rita rita rita lo que se da no se quita. Que se lo hubiera pensado antes. Ademas que lo hace por fastidiar seguro que si :P

Feliz finde guapa.

Anna (blog princesa) dijo...

Me encanta JO.
La abuela Felisa es sensacional, debería haber más como ella.
Y descrita desde tu punto de vista, con esos toques de humor ¡es para morirse! Felicidades.

Besos y buen finde

Juan Rodríguez Millán dijo...

No sabes lo que me he reído con el inicio de la abuela Felisa y pensando cómo podrían ser esas conversaciones en el mundo real sobre ese Ken de plástico... Como eso tenga una base real, me partiré aún más...

Valiente tontería esa del orgullo de macho... pero cuánta gente hay así...

raindrop dijo...

Estas historias de corte surrealista resultan muy chocantes porque son como la punta de un iceberg: en el fondo hay mucho más de lo que se ve.

Más que a un pobre hombre que saca a relucir su "orgullo de macho", en Mauricio veo a una persona inmadura que, pataleando como un crío, se agarra al objeto más ínfimo para tratar de reforzar su maltrecha autoestima. Mal pinta eso. Hay batallas que ya están perdidas solo por el hecho de haberlas planteado. Son imposibles de ganar aunque se ganen en apariencia.
Podría ser más grave. En ciertas ocasiones, en lugar de un Ken, lo que hay es un hijo sufriendo los tira-y-afloja de una ruptura, como un juguete sometido a los caprichos de sus progenitores por demostrar que no quieren dar el brazo a torcer.

Ya lo dice ese proverbio africano: cuando dos elefantes se pelean, quien realmente sufre es la hierba.
En este caso, la hierba es un Ken de plástico (¡menos mal, poco va a sufrir!), solo se necesita que los elefantes maduren un poco. Y uno de ellos en particular.

besos :D

Juanjo dijo...

Siempre he odiado a Ken
En cuanto a la Abuela felisa tiene mas razon que un santo.....a los hombres les sigue incomodando tener cerca a mujeres inteligentes
Besos

Sr Nocivo dijo...

¡Que grande es la abuela Felisa! Seún leo en los comentarios se ha ganado un buen número de fans.
EL orgullo es muy malo, venga de donde venga, y si esta herido aún peor.

Cantares dijo...

La abuela Felisa genial!
La historia buenísima como siempre me da que el muñeco Kent es una excusa, que no tiene la menor importancia, es una forma de seguir enganchados en una relación tóxica.
Yo hubiese cortado el Kent por la mitad y santo remedio :)
Besotes

Jo Grass dijo...

SILVIA: empiezo a pensar que la abuela Felisa debía haberlo hecho antes, pero como supongo diría ella: "Nunca es tarde si la dicha es buena!

Yo también creo que es imprescindible cuidar y nutrir nuestro espacio propio para que la relación que compartes se enriquezca.
Bienvenida a mi humilde cocina!!!!

SANDRA: Mauricio tiene un problema, su forma de fastidiar es comportarse como el niño que es todavía.

Felíz finde para tí también, bella!

Jo Grass dijo...

ANNA: empiezo a pensar que a esta abuela le han dado un personaje secundario y ha decidido eclipsar a los protagonistas, exigiendo la notoriedad que merece jajaja

JUAN: Vaya, Juan, siento decepcionarte. La única base real de esta historia es la del tipo que quería culminar su fantasía de sexo y fútbol al mismo tiempo. Me lo contó ayer una amiga a la hora de comer; le ocurrió durante el último "clásico" jajaja

Jo Grass dijo...

RAINDROP: eres muy perspicaz. me encanta que leas entre líneas. Todos mis relatos contienen subtemas y dobles lecturas XD; como las pelis de Pixar.
Mauricio no ha dejado de ser el perdonavidas de su época colegial. Y es cierto lo que dices; si sustituyes al ken por un hijo, estaríamos sirviendo el drama en bandeja de plata. Lo terrible y trájico del asunto es que cada vez se ven más parejas así, y el daño que sufre el niño tiene consecuencias irreparables en su vida de adulto.
Mil gracias por regalarnos una reflexión tan lúcida. me dejas emocionada!!!

JUANJO: ken es como Mauricio, por eso jamás ha gozado de mi simpatía.
A mis amigas más brillantes o que han alcanzado más éxito en su vida profesional, les ha pasado factura su relación de pareja.
besos

Jo Grass dijo...

SR. NOCIVO: como sigáis dando cuerda, el enano que me cuenta las historias empezará a darme la brasa para que haga una serie con Felisa de prota, jajaja
El orgullo no es un pecado sino una enfermedad!

CANTARES: Ahí quería llegar, estamos en el preámbulo de una relación tóxica. Nada mejor que cortar por lo sano. Y a Ken quemarlo en las fallas de Valencia!!
Besitos y buen finde, guapa!

Claire dijo...

Cuántos recuerdos de la infancia más traído al recordar a Barbie con su KEn...Hace muy bien en quedárselo y quizá con el paso del tiempo él acepte los consejos de una amiga, que ese orgullo de macho en realidad no le sirve de nada.
Besitos y buen finde.

Jo Grass dijo...

CLAIRE: yo también me habría quedado a Ken... El comportamiento de Mauricio es cavernícola. Creo que a ambos les hace falta madurar un poco!
Besitos y buen finde, guapa!

Lola dijo...

Bueno, lo de la abuela es de Almodovar puro. Mauricio es un Macho y como tal se porta, no me gusta Mauricio.¿Acaso es un poco Peter Pan?
No se si esta historia seguirá, pero me gustaría. Un beso Lola

Lu.Al.Fer dijo...

Reina, me temo que vas a tener que escribirnos algo sobre la abuela Felisa, nos ha enamorado a todos. Eso es lo que tiene el saber escribir tan bien, que nos enganchas hasta con los personajes secundarios.

Qué pena que una posible buena relación se estropee por no saber llevar el éxito de la pareja.... aunque bien pensado nunca seria una buena pareja, porque hay demasiada inmadurez y si encima lo mezclamos con el orgullo..... apañados vamos.

Besucos guapetona.... y por cierto, me sale mi identidad feisbukera.... aunque los sentimientos son muy quelis. ajajajajajaja.

Montse dijo...

Asi me gusta !!! que la abuela tenga un par de ovarios !como Dios manda! La disputa por KEN me ha encantado, es una historia tragica y comica a la vez. Me encanta como escribes. besitos.

Stanley Kowalski dijo...

Las tribulaciones de Ken no tienen desperdicio, y la abuela Felisa, UNA GENIA!!!!!!!!!

PRECIOSA, QUE PASES UN FINDE SOÑADO!!

MONTÓN DE BESOTES!!!!!!!!!

tracy m2 dijo...

Me he reído muchísimo, Jo, ya veo que se te dan igual de bien los relatos cómicos que los relatos algo más dramáticos! Y todo con cierta dosis de profundidad que parece que no, pero ahí está.
Así que es todo un halago para mí que encuentres mi pequeño folletín entretenido (yo que lo redacto por amor a la tontería entre post y post, no en serio como tú... jajaja)
Un besote!

Nina Maguid dijo...

Marisa, ¿no has pensado que tal vez Mauricio tenga razón? Pon el Ken en ebay y con lo que te den cómprate un lote de vinos en tu chateaux preferido!
Un beso a ti y otro a tu autora, con amour.

ayxagirona dijo...

Molts homes i moltes dones també, els hi "mata" l'orgull, enlloc de ser motiu de joia l'éxit de la teva parella, el que succeeix es l'efecte contrari, te difícil solució. M'encanten las fotos i fas amable i simpàtica una situació que no ho es tant ¡¡¡ Felicitats guapa i petons des de la Costa Brava.

Montse dijo...

Yo también me quedaría al Ken y un oleee por tu abuela.

Pasate por mi blog que tengo un premio para ti.
http://lo-que-es---es.blogspot.com/

Besotes

Elena Lechuga dijo...

Qué dificil hablar de las relaciones de pareja.
Y qué bien lo haces.
Besos

AMBER LAKE dijo...

Me encanta el sentido del humor con el que planteas un tema generalmente traumático.
Como bien dices, aún falta para que los hombres asimilen y acepten plénamente la equiparación con la mujer.
Por cierto, la abuela Felisa se ha convertido en mi nueva heroína.
Besos, preciosa.

Oliver dijo...

Yo no tengo ese problema: al ser gay, existe mayor igualdad entre la pareja. Creo que hay un desajuste entre la educación que reciben los chicos y la que reciben las chicas: a ellos los educan para mantener a su familia (aún) y se encuentran con chicas que han sido enseñadas para ser auosuficientes. Ahí se crea un choque, hay que sincronizar las dos partes para que un hombre sea capaz de asumir que una mujer gane más que él.
Lo de los regalos, creo q no se deben ni devolver ni pedirlos, un beso

LadySuchard dijo...

Parece mentira que a estas alturas el mensaje de igualdad no termine de ser entendido por algunos y algunas y haya gente que piense como el personaje de hoy.
Gran relato Jo.
Un abrazo

Marisa dijo...

Cuánto camino queda aún por recorrer ya no solo hacia la igualdad sino hacia la comunicación de pareja...
Tienes razón en que hoy día aún hay hombres que no digieren bien ni el éxito de su compañera ni que brillen haciéndole sombra. Puente de plata les tendría yo, como a enemigo que huye, eso sí, sin su Ken (otra lección de generosidad y respeto que debieran aprender).

El inicio del relato con esa referencia a la preferencia de la abuela, ¡magnífica, Jo! Tan desternillante como entrañable.

Un fuerte beso, prestidigitadora de palabras.

Lola Mariné dijo...

Hay cosas que son dificiles de cambiar, pero espero que lo consigamos algun dia.
Me alegra tenerte por aqui de nuevo.
BEsos

Juan Rodríguez Millán dijo...

Ninguna decepción, al contrario. Punto para ti por esa gran imaginación que tienes... Ya me temía yo que esa parte sí estaría basada en un hecho real, je, je, je...

Jo Grass dijo...

LOLA: me temo que sí, Lola, pero ella tampoco se queda lejos!!! la Peter Panez abunda!!!
Requetebesos

LA QUELI:no tenía previsto seguir con esa historia, pero quizás un día aparece de nuevo Felisa en mi cabeza y cuento su historia!
Está claro que esta relación no tenía futuro...

Entonces coincide La queli, La cari y el facebook??? ¡Qué bueno! me encanta que te guste tu personaje. Que sepas que aparece en la novela que estoy escribiendo, o que trato de escribir porque no tengo tiempooooo!
Besotes

Jo Grass dijo...

MONTSE: me encantan las historias en las que comedia y drama se disputan el protagonismo.
Gracias, bella. Me das mucho ánimo para seguir escribiendo.

STANLEY: Y pensar que el personaje de esta señora lo inspiró la abuela de la foto, que estaba sentada frente a mí en el tren y no abrió la boca en todo el camino... Ni siquiera se dio cuenta del disparo, estaba en su nube particular.

Besotes para tí también

Jo Grass dijo...

TRACY: tu folletín es divertidísimo, jajaja Me alegra que lo hayas pasado bien leyéndome. Me siento más cómoda escribiendo comedia; es lo que abunda en este blog.
Besos

NINA: esa es una idea excelente. yo. de Martina, tomaría nota, jajaja

Jo Grass dijo...

AYxa:lamentablemente abundan!!!
Petons des de Barcelona.

MONTSE: mil gracias por la visita. ¡Y por el premio! ¡Es un gran honor!

Jo Grass dijo...

ELENA LECHUGA: las relaciones de pareja son tan complejas y diversas que dan para recrearlas de mil formas en la ficción.
Me alegra que te haya gustado, querida y brillante poeta!

AMBER LAKE: ya sabes que los temas espinosos me gusta abordarlos a través del humor; como los juegos que me enseñaba mi madre de niña para aprender cosas horribles como las mates. Si resultaba divertido no lo olvidaba nunca.
¡Un punto más para la abuela Felisa!jajaja
Besitos

Jo Grass dijo...

OLIVER: quizás existe mayor igualdad entre parejas de hombres , pero algunos os enfrentáis a otros problemas igual o más dramáticos. Hace poco escribí un relato que hablaba sobre eso. Por si quieres echar un vistazo te dejo el link:

http://setehapasadoelarroz.blogspot.com/2011/03/no-soy-malo-solo-soy-gay.html

Besitos

MARISA: demasiado largo ese camino todavía, por desgracia!!! De esa clase de hombres hay que huir sin pensarlo.

Prestidigitadora de palabras eres tú mejor ejemplo, o Elena lechuga; yo solo soy una aprendíz de contadora de historias, que sueña con ser escritora.
Requetebesos!!!

Jo Grass dijo...

LADY SUCHARD: el asunto de la igualdad solo lo encuentro en los folletos del Instituto de la Mujer; en la vida real es más dificil!
besitos

LOLA MARINÉ: algún día. Lo que no estoy tan segura es si tendremos la oportunidad de verlo...
Continúo bastante liada pero ya estoy en casa.
besos

Jo Grass dijo...

JUAN; uy, no habia visto tu comentario. Ya sabía yo que te darías cuenta de lo que era verdad, jajaja
Besotes

Anna (princesa) dijo...

Premio en mi blog, besos

Jo Grass dijo...

ANNA( blog princesa):mil gracias Anna querida. Paso a recogerlo aprovechando una pausa!

Adriana dijo...

Vaya con la abuela Felisa, ha salido con carácter ¡¡ Lo del Ken tiene fácil solución, 15 dias con cada uno y ya está, pero me parece a mi, que no es más que una excusa¡¡ Besos guapa.

Juan Carlos dijo...

me gustan estas historias que te salen de las puntas de los dedos.. esta bien pasarme despues de un tiempo y pegarme del tiron media horita en tu blog.. asi soy yo.. aprovexando el tiempo xD
.
.
el hombre que se enfada porque no gana mas que su esposa no es hombre..
el que no sabe reconocer su fracaso no es persona =)

Jo Grass dijo...

ADRIANA: eso de la custodia compartida de Ken sí que le conseguría el titular a Mauricio, jajaja
Besos, guapa

JUAN CARLOS: ya sabes cuánto agradezco el tiempo que me dedicáis todos, por eso no puedo menos que entreteneros un rato!!
Me gustan las frases que nos regalas!
Besos

SK dijo...

No me extraña que Barbie vuelva con KEN, el chico se lo curra en la campaña de reconquista!!!
Por otro lado, dile a Martina que si le ocurra soltar al muñeco... hasta ahí podíamos llegar!!!
;)
Besotes, guapa!!!