6 de mayo de 2010

COMO UNA DIVA

Foto: Marijo Grass


En esta vida no se puede ser un cardo borriquero, no te comes un rosco. Hasta tus propios hijos te ningunean…¡El colmo!, después de dedicarles toda mi atención…Ahora resulta que sabían lo de la querida de su padre y, ¡le tapaban sus indiscreciones!, porque Rodolfo es como todos los de su calaña: ¡ADÚLTERO!, eso es lo que es. Menos mal que todavía me queda un pilar en el que apoyarme, porque a Martita la tenían engañada. ¡JA!, como éramos sólo dos mujeres en una casa de hombres…Ellos conchavados…


“¡Pobre papá!, trabajando como un burro toda su vida para que pudiéramos ir a la Universidad. Si se ha echado un capricho a su edad no me parece tan grave”, soltaba mi Luis, el mediano.


¿Un capricho? Mira lo que te digo: ¡Se van a enterar! Pero no creas que soy una histérica, deseosa de vengar unos cuernos que pesan más que la hipoteca. ¡Quiero verme como una diva!, con una edad pero ¡como una diva! Como la Loren o la Deneuve, que se las ve deseables desde hace más de seis décadas; y eso es mucho, lo sé, pero estoy dispuesta a hacer los sacrificios que haga falta. Y cuando lo consiga…¡patada en el culo! A ver si la querida le aguanta las manías y los achaques, porque yo ya he cumplido. Y ahora… a vivir lo que me queda, a lo grande, como una diva. ¿Te lo he dicho?, como una diva.





Foto: Marijo Grass


Pero haré el papel y acudiré a la terapia; total, paga él. Y eso de que nos demos un tiempo para meditar y echarnos de menos…¡PAMPLINAS! Yo solo medito delante de una foto de Robert Redford, de cuando era joven, y a mí me pone igual que Brad Pitt a mi hija. ¿A ti te gusta Brad Pitt? Pues con un tío así se puede meditar, pero con Rodolfo roncando como un hipopótamo al lado ya te digo yo que no funciona.



Foto: Marijo Grass


Ya sé que los milagros no existen, y eso que prometen algunas clínicas de que en dos semanas te van a cambiar el cuerpo es un cuento chino. Pero es que yo a algunas las veo de fábula. ¿Tú crees que debo apuntarme a Pilates? Madonna hace Pilates, y fíjate como está de estupenda. Pero claro, tiene un carro de asistentes, profesores, entrenadores y, con lo que baila, lo quema todo. Mira, ¡bailar!, eso es otra cosa que voy a incluir en mi agenda. ¡Toda la vida he querido bailar!, por pasar un buen rato, pero el soso de mi marido decía que él no pensaba hacer el ridículo a mi costa. Ahora resulta que LA PELANDUSCA, que además fue nuestra asistenta, eso no te lo había dicho, ¿verdad?, que tiene delito…Pues resulta que se lo lleva a un Casal de Colombia y le está enseñando bailes latinos. A mí ya me pareció raro encontrarme unos CD´s de Juanes en el coche. Pensé que eran de alguno de mis hijos pero, cuando lo vi marcarse un meneíto en el bautizo de mi nieto, lo tuve claro. ¡Aquí hay gato encerrao! Y le puse un detective, y me trajo un video donde salía bailando y tocándole el culo, a ESA.





Foto: Marijo Grass


Al principio, lo negaba todo, incluso cuando le enseñé la peliculita en su tele: la que compró para ver el fútbol, que casi no me caben los muebles. Y él erre que erre, como si le estuviera enseñando un documental de animales, de los que se pone para hacer la siesta, y yo diciéndole: “¿Y esto qué es?, ¿un casting para un culebrón de los que hace tu amigo?” Es que tiene un amigo que dice que es director de cine, pero yo sé que se dedica al porno, y seguro que esas compañías no le han hecho bien a mi marido; pero yo no voy a hacer como algunas de mis amigas que callan y otorgan, para no ver lo que NO quieren ver, o les disculpan echándole la culpa a la fulana. Yo la culpa se la echo a él solito, y a los capatoleros de mis hijos por ocultármelo; que el día que me llamen para que les haga de canguro se van a enterar. ¡Les voy a cobrar!, y el dinero se lo pondré al niño en la cartilla de ahorros, para que se vaya de viaje cuando sea mayor.


¡Desagradecidos!, eso es lo que son. Pero nunca es tarde si la dicha es buena, y yo voy a empezar a disfrutar de mi jubilación, y me pienso gastar su herencia; y en cuanto baje unas tallas y me hinche a tratamientos, de los que te dejan como la Loren, me voy de viaje con mis amigas a Benidorm, y luego igual me apunto a uno de aventura o algo.





Foto: Marijo Grass


Eso es lo que necesito: un poco de aventura. Mi hija estaba empeñada en que fuera con ella a hacer el Camino de Santiago, por lo del Año Jacobeo pero, qué quieres que te diga, yo ya he hecho bastante penitencia; ahora lo que quiero es un buen hotel con restaurante y un baño más grande que mi cocina, y a disfrutar lo que me queda. Pienso gastarme los cuartos en mi bienestar; a ver si se enteran que una no es esclava de nadie. Toda la vida apretando el puño, y yo controlando cada peseta para que nunca les faltara de nada, a él y a mis hijos, y que estuvieran bien cuidados; y resulta que los caprichos se los daba la fulana, y encima le pagaba un buen sueldo y la trataba como si fuera de la familia, así que queja ninguna. ¡Eso no se hace! Entiendo que ella utilice sus artimañas para mejorar su vida, pero yo, a Rodolfo, no lo pienso perdonar. Esta vez NO. Mira, ¡qué bien sienta decir NO! Si ya me enseñó mi hija lo importante que era, que ella ha leído mucho de autoayuda y superación personal. Parece mentira que haya tenido que llegar mi jubilación para soltarlo. Y esto no ha hecho más que empezar.





Foto: Marijo Grass


Nunca debí renunciar a mi trabajo, ni quedarme en casa con la pata quebrada a atenderlos a todos pero, claro, eran otros tiempos y el hombre quedaba en mal lugar; como si no fuera bastante hombre para mantener a su familia. Pero es que entonces todo estaba mal visto o era pecado mortal, y la gran juerga consistía en irse de ejercicios espirituales un fin de semana, que para eso nunca me puso pegas. ¡Menuda diversión! Claro que él aprovechaba para largarse con el amigo del porno, que tiene un barco. ¡Vete tú a saber lo que hacían! Estoy segura que no iban de pesca: la pesca la llevaban con ellos; pero como yo estaba liada con 3 niños pequeños no tenía tiempo ni ganas de pensar en eso, así que aguanté carros y carretas. Y no es que Rodolfo no fuera un buen hombre, que nunca me puso la mano encima y, además, me regaló una radio para la cocina. A mí me gustaba escuchar el consultorio de la Señorita Francis, que leían las cartas de las oyentes y te daban consejos de salud y amor; y los males de otras me servían de consuelo; por lo menos me entretenía mientras planchaba o hacía la comida, hasta que me enteré que era un señor el que escribía los consejos porque Elena Francis nunca existió. ¡Uy!, aquello fue una conmoción nacional, que este programa tenía mucha audiencia. ¡Si duró 40 años! Yo escribí a la radio y todo para quejarme pero no me contestaron, por eso dejé de escucharlo. Es que me tocó una época muy mala, ¡hasta te engañaban los de la radio!


Menos mal que ahora todo es diferente y a la mínima discusión te divorcias y Santas Pascuas; que no es que yo vea bien eso porque discusiones hay que tenerlas y, no me parece que haya que romper una familia por tonterías; pero todo tiene un límite y, además, nunca me creí el cuento de que el matrimonio y los hijos te hacían una mujer completa.





Foto: Marijo Grass


Yo estaba colocada desde que acabé el bachillerato, pero mi padre no me dejó hacer una carrera porque la mujer debía aprender a ser esposa y madre. Me había pasado la infancia correteando por la fábrica de mi tío y sabía de patronaje; conocía el proceso de fabricación con hormas, los materiales, los colores y, además, tenía mucha gracia para dibujar zapatos. Por eso quería estudiar, para diseñar mis propias colecciones, pero tenía que casarme porque si no lo hacía también estaba mal visto y la gente murmuraba; y decían que te quedabas para vestir santos, y a mí lo de vestir santos me parecía un aburrimiento. A lo mejor es que nunca fui muy religiosa pero eso no lo podía decir a nadie. Lo mejor era buscarse un trabajo. Al año ya me habían hecho encargada en la tienda de mi tío, que a mí, organizar y estar de cara al público, se me daba muy bien.


Un día, después de las vacaciones de Semana Santa, que justo cumplía los 18, apareció él. Rodolfo era comercial de zapatos y marroquinería, aunque antes se llamaban “viajantes”. Le atendí yo, elegí el muestrario y me lo probé todo; y él se fijó en mis piernas, porque yo tenía unas buenas piernas: largas y estilizadas, como las de una vedette.





Foto: Marijo Grass


A la semana siguiente pasó de nuevo y me invitó a salir, pero tampoco podía ir sola; tenía que llevar a mi prima Loli de carabina, que era una plasta, por eso decidí casarme con él enseguida, porque yo no estaba hecha para llevar carabina a cuestas y, por aquél entonces, ni podías viajar ni abrir una cuenta en el banco sin la autorización de tu padre o tu marido. Pensé que con Rodolfo sería todo más fácil y, al principio, me pareció que sí, porque era un poco serio pero muy atento. Con el tiempo me dí cuenta que no nos casamos por amor, aunque nos gustábamos y todo eso. Lo hicimos porque había que hacerlo, pero a mí, por lo menos, me gustaba Rodolfo. Otras amigas se casaron con el que tocaba, porque tenía la aprobación de su familia o les convenía por el motivo comercial que fuese. Ahora me da mucha pena reconocer que nunca he vivido la pasión de la que habla mi Marta, por eso creo que NO debo irme a criar malvas sin hacer alguna locura o divertirme un poco.





Foto: Marijo Grass


Mi marido siempre tuvo sus cosas, como lo de ir al cine a Perpignan, porque todo estaba censurado y le aburrían las películas de Marisol o Joselito que echaban aquí. Él prefería “El último tango en Paris” o “Emmanuelle”. Decía que esas sí que eran de hombres, pero yo no me chupo el dedo, y ahora que somos mayores me he cansado de tanto desplante. Y ya ves que digo mayores, y no viejos, porque él, desde que va al Casal con ESA, parece un chiquillo, y yo estoy dispuesta a renovarme también empezando por mi aspecto; y no va a ser cosa de peluquería y unos buenos zapatos: me voy a hacer una “fashion victim”, que no sé muy bien lo que es pero Merche, la de la carnicería, siempre me dice que tengo que arreglarme más y comprarme modelitos y salir de picos pardos, que de cocinera y sirvienta ya he hecho bastante en esta vida. ¿Y ahora qué? No sé si debería estudiar, o apuntarme a Internet y buscar un novio que me enseñe bailes de salón.



Foto: Marijo Grass


Mi Marta se va a un monasterio a hacer un retiro de yoga y meditación; dice que viene renovada, que esa es su mejor terapia. No sé dónde le ve la gracia: estar sola en un sitio extraño sin hablar con nadie. Yo rezaba el rosario porque me obligaban y ella se levanta a las 5 de la mañana a cantar mantras porque le da la gana.


Durante toda mi vida he sido la hija o la mujer de alguien; jamás he tenido la oportunidad de ser yo misma, de hacer lo que siempre quise hacer por dedicarme a los demás. Pero eso SE ACABÓ. Las cosas han cambiado. A partir de hoy, YO: Amelia Mayor de la Torre, seré lo más importante, le pese a quien le pese. Me voy a dar La Dolce Vita, como una diva, eso es, ¡COMO UNA DIVA!









39 comentarios:

DANYGIRL dijo...

Ainssss...que malo tiene que ser eso...toda la vida dedicada a los tuyos...y los tuyos te cambian por otra a la mínima...Cuantas parejas hay así?? Pufff....mogollón...
Pero que no se crea la diva, que eso pasaba entonces...y también ahora!!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Pues menos mal que el final es optimista, porque estaba pensando yo lo triste que es vivir así la vida... Y lo malo es que hay muchas mujeres que la tuvieron que vivir así...

"Caprichos". Mira que muevo lejos de esa concepción de la relación de pareja y de lo que puede ofrecerte...

Lo bordas, Jo, lo bordas. Ya sabes que me encanta ese vaivén de personajes en cuyas cabezas te metes cada semana.

Manuela dijo...

repito comentario de Juan, lo bordas... la diva es esa señora de la época de nuestras madres pero también de ahora, con otros collares y otros zapatos pero igual de pringadas... lo que pasa es que ahora está bien visto que una madre y esposa quiera además ser una mujer entera y sin complementos... de fashion victim precisamente ayer hablaba con una amiga que pasa los cuarenta y que le había comentado a su marido que ella iba a aprovechar todas las técnicas habidas y por haber para quitarse arrugas en la cara y pliegues de la barriga, incluida la cirugía si era necesario, su marido entró en cólera y le dijo que no quería a una muñeca a su lado sino a una mujer, y ella dijo sí mujer pero con la autoestima bien alta, yo lo que quiero es seguir estando buena después de los cuarenta co-o!

Juanjo dijo...

Real como la vida misma querida Jo.Desgraciadamente muchas mujeres de cierta edad han visto menguada su autoestima porque su marido les dejo por otra mas jovencita
Lo mejor ante esa situacion creo yo que es comportarse como la heroina de tu relato
Un beso

Montse dijo...

Un relato como la vida misma. A las divas, les digo, que " mas vale tarde que nunca". Si pueden se den unas alegrias al cuerpo y disfruten.Porque solamente los hombres pueden hacer lo que les venga en gana??. Las mujeres tenemos los mismos derechos, basta ya de ser la amante esposa, criada , y madre. Besitos.

Jess dijo...

Me he reído mucho, pero la verdad es que es mujeres como ella las hay a miles, ninguneadas, y se mrecen un monumento y una vida más feliz y más atención.


Que vivan las marujas !!

LadySuchard dijo...

Lo peor de todo es que todavía hay mujeres que teniendo la oportunidad de trabajar y de ser independientes siguen viviendo por y para sus maridos e hijos y dependiendo de ellos. Para mi eso es quererse muy poco, seguramente yo misma acabe casada y con hijos pero eso no quita el ser independiente tener mi trabajo, mi espacio, mis amigos ... al fin y al cabo mi vida.

SK dijo...

Olé, olé y olé!!! A romper cadenas y a disfrutar. A Rodolfito que le den y que le aproveche el tirón de la mamachicho lo que le dure. Sólo espero que cuando el machote vuelva con las orejas gachas porque "el capricho" se ha echado un novio que le baila mejor el agua, nuestra Supernena aguante y pueda mandarle a freir morcillas.
Besos

acoolgirl dijo...

Viva Ameliaaa!!

La verdad es que, lo leo, y es como si escuchara a las mujeres de mi barrio!! Jajaja!!!

Un besitooo

Luna de Plata dijo...

¡ HOLA Jo Grass !


Muchas gracias por tus comentarios y por pasarte por mi blog :-D

La verdad es que historias de mujeres en la situación que describes las conozco día si y día también.

Por suerte poco a poco la sociedad ha ido cambiando en los últimos años y los roles y estereotipos de las mujeres han cambiado a mejor. pero aun así existen muchas que tienen una vida como la de tu diva.

Ellos las cambian después de haber entregado durante tantos años su vida a sus hijos y a él, por la típica "jovencita sacacuartos" que sólo lo quiere hasta que estruje le última gota de oro. Porque de sobra es sabido que las mujeres somos mucho más listas que los hombre y sabemos como manejarlos para nuestra conveniencia.

El problema viene cuando ellos tratan de volver a casa con el rabo entre las puernas y cabizbajos para que ellas les perdonen.

Y aunque no lo entiendo, muchas les dicen que si, que les aceptan en casa ¿Pero en que están pensando? Donde estubieron hasta ahora que se queden!
Si en el tiempo en que estubo fuero se las apañaron solitas, pues que sigan así.

Pero el problema está cuando esas mujeres no tienen independencia porque no pueden o tienen un trabajo. Sólo el sueldo del marido. Aun así vale más buscar algo por ahi como limpiar o cocinar y mandarle a freir espárragos.

Sí eso a freir espárragos, que además seguro que pa la "jovencita" cocinan, friegan, planchan, hacen las camas, ponen la lavadora y a la pobre Marujina, en la vida le ayudó a secar un plato.

Lo que si creo que está claro esque las mujeres tienen que dejar de ser dependientes de sus maridos (que las hay así de todas las edades no de 60, 70 u 80 años). Por eso yo como decia alguien por ahi con quien estoy completamente de acuerdo, me casaré y cuidaré a mis hijos pero nunca dejaré mi trabajo porque eso te da libertad e independencia. No hace falta que "te mantenga" nadie

Bueno si sigo, escribo un monográfico jaja.

¡Un besazo! :-)

LadyMarian dijo...

Me encantó!!! ME EN-CANTOOO!! Te felicito!
Qué bien que captás la forma de sentir de una mujer mayor, aunque no lo seas!
Además no es fácil hacerla hablar sin que haya otro con el que dialoga.

Yo solo medito delante de una foto de Robert Redford, de cuando era joven, y a mí me pone igual que Brad Pitt a mi hija. ¿A ti te gusta Brad Pitt? Pues con un tío así se puede meditar, pero con Rodolfo roncando como un hipopótamo al lado ya te digo yo que no funciona. Buenísimo!! Bueníiiiiisimo!! Cómo me reí. Tenés un toque de chick lit en tu forma de escribir pero con profundidad, algo que generalmente no tiene el chick lit


Y no es que Rodolfo no fuera un buen hombre, que nunca me puso la mano encima y, además, me regaló una radio para la cocina.
Ay! Cuántas mujeres de esa edad hay así! Él es bueno porque no le pegó! Y ni hablemos de la radio! Yo las he oído, todos las hemos oído.

Noto que no tenés problema en pasar de una edad a otra. Puedo verte cómoda escribiendo como una niña, como un hombre machista, como una señora mayor.

Brillante! Te felicito nuevamente!
Un gustazo leerte!

Besos

Lola Mariné dijo...

Bueno, más vale tarde que nunca. Y si la buena mujer se lo toma así, pues estupendo.
Un beso, guapetona.

PEDROHUELVA dijo...

que complicada, es la vida de las feminas. Cuando cumplem. Con sus obligacione sy años, digo.

nada, nada que tienes derecho a lo que tu quieras.

besos

Jo Grass dijo...

DANYGIRL: pues sí, la verdad es que todavía existen mujeres que viven situaciones como las de esta señora, y peores incluso!

JUAN: tú sabes que yo necesito que las historias acaben bien o como mínimo que exista cierto grado de esperanza ( con la excepción de los Peter panes, of course, con esos no hay esperanza que valga, jajaja) Me encanta que haya funcionado la voz de esta señora, era un reto al que no me había enfrentado todavía!

MANUELA: es cierto, esta mujer es de la época de nuestras madres y la verdad es que, a pesar de que el mayor cambio se produce entre su generación y la nuestra y, a pesar de que nos hemos independizado y ya no sé ve mal que nos realicemos como profesionales etc, existen demasidos lastres que aún se deben superar. Las estadísticas están ahí, respecto a la implicación de los hombres en el cuidado de los niños, las tareas domésticas y la organización de la familia, en general. Y encima continuamos con la presión de estar divinas de la muerte en todo momento, aunque algunas lo hagamos por sentirnos bien, no por agradar al otro. Uno de los primeros relatos que publiqué en el blog " Sin tetas no hay paraíso ni trabajo malo que te pague el alquiler" hablaba de esto, jajaja

Xobolina dijo...

Hola, Jo ^^

La verdad, me da un poquito de pena ver como esa mujer se fija tanto en lo que hacen los famosos para estar guapos... Es una clara señal de que no se siente a gusto consigo misma... ¿A quien me recuerda?

Como siempre, muy bueno tu relato, vas para guionista de television ;]

Jo Grass dijo...

JUANJO: lo de que un tío deje a su mujer de toda la vida para irse con una jovencita es algo que existirá por los siglos de los siglos. La única diferencia es que ahora las mujeres pueden hacer lo mismo, aunque se vea peor, aunque gracias a Demi Moore, Madonna y algunas otras actrices de proyección planetaria, empiece a no llamar tanto la atención.

MONTSE: pues claro que sí, que se divierta como la que más, por eso le he regalado ese final a la prota.

JESS: eso, ¡que vivan las marujas! y que se liberen de una vez!

LADY SUCHARD: es cierto que hoy, teniendo la oportunidad de independizarse todavía hay muchas mujeres que deciden dedicarse a sus hombres y, a la larga, acaban pagando el error. A mí me educaron para que fuera independiente, esa era la mayor obsesión de mi madre, y lo conseguí siendo una adolescente.

SK: eso es lo que me fastidia, que luego cuando se les acaba el rollo y regresan con el rabo entre las piernas ellas los acogen otra vez bajo su ala. Puñetero complejo de Wendy. Hay que acabar con él.

Jo Grass dijo...

ACOOLGIRL: me encanta que suene como las señoras de tu barrio. Eso me hace pensar que he conseguido "la voz" y, como aprendíz de escritora es todo un piropo. ¡Que vivan las Amelias de este mundo! que tienen narices para romper con todo a pesar de su edad y su educación.

LUNA DE PLATA: es verdad, lo peor es cuando las circunstancias les obligan a quedarse en casa y depender del sueldo del marido, como ahora, con esta crisis tremenda ( que , por cierto, ellos llevan mucho peor) Hay que buscarse la vida haciendo lo que sea porque es importantísimo conservar tu independencia. Es mucho más reconfortante pensar que están contigo porque te quieren, no porque te necesitan.

LADY: ay, Lady, no sabes cuanto me halaga que te hayas reido y que haya resultado tan documental esta señora. Lo terrible es que nos resulte tan cercano todavía. me gusta escribir historias que, en realidad son muy dramáticas pero con humor e ironía, quizás eso me acerca y me aleja al mismo tiempo del chick lit. ya sabes que continúo probando "voces", es un reto personal que me he impuesto. Me encanta que me apruebes el exámen. Ya sabes cuánto valoro tu opinión y tus consejos.
Un besote grande

LOLA MARINÉ: nunca es tarde para empezar de nuevo. Eso es una idea que siempre me acompaña.
besitos

PEDROHUELVA: no creo que la vida y la respuesta emocional de las mujeres sea complicada, símplemente es diferente. Yo soy de las que piensa que sólo existen dos razas en el mundo: los hombres y las mujeres. En nuestro caso, todas sufrimos por las mismas cosas, de aquí a Kualalumpur.

Jo Grass dijo...

XOBOLINA: nos hemos cruzado, jajaja No creo que el asunto sea que esta señora quiera parecerse a una famosa, es su manera de expresar el abandono, y como empieza "en caliente" es lo primero que le viene a la cabeza, intentar verse más guapa para sobrellevar su autoestima herida.

Besitos

LadyMarian dijo...

Exactamente!!! Son dramáticas pero con humor e ironía. Lo conseguiste! Y no es fácil lograr ese equilibrio!!

Besos

Aprilis dijo...

Eso ! A vivir !! Si es que hay que ser un poco egoísta a veces [ que nos lo merecemos ^_^! ]... tampoco es sano estar completamente sacrificados a los demás :) !

Viva darse alegrias ^_^!

alejandro dijo...

amiga Jo!!!

perdona pór no estar al pendiente pero ha habido grandes cambios en mi vida.

Te comento, no he recibido el paquete, mas o menos cuando lo enviaste y por cual compañía de mensajeria ó por correo postal lo enviaste para irlo a buscar en el caso de que no halla habido alguien en casa que lo recibiera???

alejandro dijo...

me supe urge saberlo amiga jo!!! espero y puedas responderme lo mas pronto posible, por que no he recibido el paquete

LA YOLI dijo...

Pufff, cuantas historias de estas he oído! Creo que ha habido una generación que hemos aprendido de esos errores y hemos estudiado y luchado por nuestra independencia. Pero ahora, las niñas no saben ver lo que hemos conseguido y están desperdiciando la oportunidad de estudiar y ser libres.

Raquel dijo...

Ole por quien se replantea las cosas, por quien empieza de nuevo, por quien no se preocupa de los qué dirán, por los borrones y cuentas nuevas.

Ole por las divas como ésta. Yo también quiero ser una, por qué no.


(y no me voy sin darte un beso y decirte que una vez más, me ha encantado, Jo)

Por cierto... :) si tienes tiempo ¿me pasas aquello que te pedí?

Brü dijo...

que bueno. Un saludo. Besines mil.

Adriana dijo...

Admiro profundamente a los que sacan fuerzas de flaqueza y no se limiten a autoconsolarse, la vida es así de dura y se debe tener la entereza suficiente para tirar adelante cuando te vienen mal dadas.
Admiro a Amelia por actuar de ese modo, porque ella lo vale.
Las fotografías como siempre muy apropiadas, buen ojo¡¡
Besos guapa.

Claire dijo...

Yo lo que no puedo entender es que los hijos en cierto modo defiendan al padre diciéndo que se ha dado un capricho después de trabajar toda la vida... machistas como ellos sólos, fíate..
La actitud de la señora es muy buena y de aplaudir, que seguro que a muchas de las mujeres a las que les ha pasado esto, no se lo han tomado así, y deberían, que la vida son dos días, y si el marido es un sinvergüenza, pues que ellas se dediquen a sí mismas y a disfrutar, que si quieren, pueden.
Me encantan los relatos con mensajes optimistas.
Besos.

María dijo...

Me encanta!! Siempre dando en el clavo y bordándolo. Siempre te doy la enhorabuena, pero hoy es con mayúsculas: ENHORABUENA!

Un beso!

Jo Grass dijo...

LADY: pues estoy encantada que encuentres ese equilibrio porque escribo de forma muy intuitiva, ya lo sabes!

APRILIS: es importante concederse espacio y tiempo para una misma. Lo de la vida TAN sacrificada de nuestras madres o abuelas no tiene ningún sentido,porque si no es el tio que tienen al lado son ellas mismas las que se anulan.

ALEJANDRO: deberías haberlo recibido ya por correo postal. Voy a mirar el seguimiento del nº de registro y te digo algo por mail.

LA YOLI: es nuestra generación la que está viviendo esos cambios pero, también es cierto lo que dices, que las niñas de hoy en día no saben ni valoran todo esto.

Jo Grass dijo...

RAQUEL: menos mal que algunas como la protagonista de esta historia deciden dejar atrás sus miedos y romper con todo para empezar de nuevo, aunque sean mayores. Yo aplaudo a esta señora también.
A ver si te escribo un mail y te cuento lo que me pediste. Disculpa pero es que ando de bólido desde hace unas semanas.

BRU: bienvenida. Me alegra que te haya gustado. Regredsa cuando quieras. cambio el menñu los jueves.

ADRIANA: qué bien que te gusten las fotos. Yo también admiro la entereza de esta señora. Ojalá otras en su situación la imitaran también.

CLAIRE: fíjate que son los hijos quienes lo defienden porque la hija no sabía nada del asunto. Supongo que los patrones familiares se heredan, y en este caso parece ser que es así. A mí también me gustan los finales esperanzadores, ya ves que los utilizo casi siempre.
besos

MARÍA: mil gracias por esos piropos. Me halagan y me animan a seguir escribiendo.
besitos

Luna Méndez dijo...

ay, qué cuca!
nuestra primera seguidora oficial! :):):):)

gracias por tu apoyo Joooo!

Raquel dijo...

no te preocupes :) cuando tú puedas.

Un besote

Lola dijo...

De verdad que eso le ha pasado a muchas mujeres de mi generación. Menos mal que yo me libré de eso.... Lo has calcado. Un beso Lola

Amber lake dijo...

Muy bien por la señora. Ella sí conoce el significado de "más vale tarde que nunca" y "al mal tiempo buena cara".

Jo Grass dijo...

LUNA MENDEZ: pues ya lo sabéis, aquí estoy para lo que haga falta!!

RAQUEL: darling, voy de bólido, tanto que casi no tengo tiempo de escribir. Te envío sin falta un mail antes de que termine la semana.
besitos

LOLA: Lola querida, me acordé mucho de ti escribiendo esto, precisamente porque pensaba que conocerías unas cuantas mujeres y te sonaría una historia de estas características. Me alegra haberlo"calcado", jaja
Un abrazo enorme

AMBER LAKE: lo malo es que son muy pocas las que se atreven a dar un paso como este en su vida; quizás porque no se sienten con fuerzas para romper su rutina, porque están demasiado acostumbradas a esa vida, porque se sienten solas, porque creen aquello de más vale malo conocido que bueno por conocer, ¡qué se yo! Por eso quería escribir sobre una mujer de esa generación que si tuviera narices de hacerlo.
besitos

ayxagirona dijo...

A moltes dones-homes els hi falla la parella, desgraciadament cada vegada es més habitual, el que potser és més dur, es que t'ho facin els fills o l'amic-ga de l'ànima, perquè... qué fas quan et pasa? et quedes sense espatlla on plorar ¡¡. Jo, carinyo cada dia ets més bona, semblo una mica pilota ja ho se, però t'ho dic de tot cor. Petons des de la Costa Brava.

el arte de sentir dijo...

Menos mal que toda esa época se ha pasado, ahora supongo que llegará a la cima de la libertad en ambos sexos y luego se equilibrará porque si no menudo putiferio

Sonix dijo...

Perdóname si vengo un mes después a comentar tu entrada (y todavía tengo pendientes otras!) pero quería leerla tranquila y con calma...
Es buenísima!! Creo que el discurso es digno de elogio, ojalá todas las mujeres que han sacrificado su vida por los demás se diesen cuenta a tiempo como la señora del texto, pero claro, lo suyo sería que se dieran cuenta antes. A veces tiene que pasar algo muy fuerte para ver las cosas como son, e incluso ni así.
Muy bonito texto, lleno de alegría y esperanza y ganas de vivir, me encanta!
Y yo también voto por la pasión y el amor verdadero, nada de casarse o emparejarse con "el o la que toque"!
Un besote!!

Jo Grass dijo...

SONIX: esta cocina está abierta para cuando te apetezca visitarla, jajaja no te preocupes. Me alegra que te haya gustado el discurso reivindicativo de esta señora. Ojalá que otras, en su misma circunstancia vital, se atrevieran a romper con todo lo que las hace infelices. Me gustaba la idea de recrear un caso bastante común en las mujeres de la generación de mi madre, aunque no sea su caso, pero el de muchas otras sí.
Besitos