3 de marzo de 2011

MEJORES AMIGAS

Querido diario,

Esta semana ha sido muy GUAY, porque estamos celebrando el carnaval, y también NO, porque Maddy ya NO es mi mejor amiga; dice que la suya es Fatumata. Y no mencanta el carnaval porque ya no tengo mejor amiga.



Foto: Marijo Grass


Mi mamá ha estado trabajando muchos días con los músicos, pero ha vuelto de viaje para venir a la fiesta del cole, y ahora estamos tumbadas en su cama esperando al señor de la moto que trae la pizza, y vemos las fotos que ha hecho con su Aifon, y salen ELLAS, muy amigas.


—Mami, ¿tú crees que se puede estar contenta y enfadada a la vez?

—¡Uy, pues claro!, igual que puedes llorar de risa, o reír por no llorar, o llorar simplemente porque lo necesitas.

—No entiendo.

—Cariño, el estado de ánimo puede cambiar por muchos motivos y, a veces, se queda a mitad de camino. Es el teatro del mundo; la vida te enseña a reír y llorar; los sentimientos van de un lado a otro, y te confunden cuando las cosas no resultan como esperabas. Algunas veces te hacen sentir bien y otras no, pero eso significa que estás viva.

—No sabía que el mundo fuera un teatro.

—Bueno, dentro de unos años lo entenderás. Todos tenemos un personaje y nos ponemos un disfraz…

—¿Y si no te gusta el personaje que te ha tocado, o el disfraz, lo puedes cambiar?

—¡Pues, claro! Eres dueña de tu vida. El personaje lo creas tú, y puedes cambiarlo siempre que quieras.

—Pues, en el cole no te dejan.

—A ver, mi amor ¿qué ocurre?, ¿por qué estás contenta y enfadada?

—Mira, mami, yo estaba muy contenta, porque empezamos la semana haciendo un taller de máscaras para el carnaval; y la señorita Belinda, que es la seño guay, dijo que las mías de animales habían quedado muy chulas, y las colgó en la clase y todo…

—Es verdad, cielo. Tus máscaras son muy bonitas, con toda esa purpurina que brilla…





Foto: Marijo Grass



—Entonces, Lluis, que se sienta entre yo y Maddy, bueno, entre Maddy y yo, y le gusta fastidiar, empezó a llenarse las manos de pintura y tiró el bote encima de la máscara de Maddy, que estaba al lado de la mía pero no le pasó nada. Y se acabó el taller de plástica y ella se quedó sin máscara, y ya no tenía tiempo de hacer otra y, como le gusta Lluis, que siempre está detrás de ella, en vez de enfadarse con él, bajó al patio y ya no quería jugar conmigo; y se fue con Fatumata, porque no tenía una máscara chula colgada en la clase y yo sí.





Foto: Marijo Grass



—Bueno, cariño, entiendo que Maddy se enfadara por quedarse sin máscara, pero que lo hiciera contigo no. Lo que pasa es que siempre hacemos tonterías cuando se cruza alguien que nos gusta. Seguro que Lluis quería llamar su atención y ella descargó su enfado contigo.

—Pero, si yo no hice nada…

—Lo sé pero, en ese momento, los sentimientos de Maddy estaban confundidos. Ya verás como todo se arregla y volvéis a ser amigas.

—Yo estaba contenta porque la seño había elegido mi máscara, pero no estaba contenta porque Maddy prefería jugar con Fatumata.

—¿Y todavía le dura el enfado?

—No, pero a mí si.

—Vaya, y ¿por qué?

—Pues, ayer, la seño nos explicó todo lo del carnaval, y dijo que estuviéramos muy atentas porque después iba a preguntar…

—Y ¿qué es lo que explicó?

—¡Jopeta, mami, pues, la historia del Carnaval!

—Cuéntamela, anda…

—¡Ay, mamiii…!

—¡Venga, porfi, que yo no la sé!

—¿Ah no? Pues, vale. Yo te la explico. Mira, la seño dijo que, el carnaval, es una fiesta muy antigua, que primero fue pagana y después cristiana; y que unos señores estudiosos, dicen que, muchos años antes de Jesucristo, los campesinos se juntaban y hacían una hoguera, y se pintaban los cuerpos o se disfrazaban; y bailaban para celebrar la cosecha y que no vinieran espíritus malos a estropearla. Después, bueno, muchos años después, en Egipto lo hacían también, y hemos buscado en el mapa dónde está Egipto. Y luego los griegos y la gente del reino romano también hacía las fiestas del vino, para su rey…

—Sería el Imperio Romano, y no era un rey sino un Dios, el Dios Baco…

—¡Jopeta, mami, sí que te lo sabes!

—Conozco la historia de Roma pero no la del carnaval. Venga, no te enfades y cuéntame, que lo estás haciendo muy bien.

—Valeee, pues, la seño dice que, en esas fiestas, la gente iba disfrazada y llevaba máscaras; y así se mezclaban y nadie sabía quién era rico o pobre; y también los buenos y los malos. Y todo el mundo era libre y podía decir lo que quería.

—Así no había distinción de clases.

—Nosotras hemos hecho la rúa con todas las clases juntas, los pequeños y los mayores.




Foto: Marijo Grass


—Me refería a las clases sociales. En esa época había esclavos, y supongo que era el único momento en que todos podían disfrutar juntos, en la misma fiesta, gracias a las máscaras y los disfraces.

—Pues eso, y entonces los cristianos llevaron la fiesta a América. Y también hemos señalado en el mapa donde está Europa y América. Y ahora se celebra el carnaval en muchos países del mundo que son cristianos. Y son muy famosos en Brasil, Colombia y en Venecia, que hacen unas máscaras muy bonitas. Y aquí hacen una fiesta muy grande en Canarias, o en Cádiz, y en muchos pueblos de Cataluña como Vilanova i la Geltrú. Y salen carrozas y desfiles; y la gente se disfraza de una cosa que no es; y muchos chicos se disfrazan de chicas y al revés; y cantan y bailan, y todo eso, porque después viene la Cuaresma y no se come carne.

—¡Has aprendido muchas cosas!

—Sí, pero cuando votamos para ver de qué nos disfrazábamos en la rúa, ganaron las princesas y los piratas; y yo quería ponerme mi traje de china, o que ganaran los animales.

—¡A mí me parece que estabais muy guapas de princesas, y también los piratas!




Foto: Marijo Grass



— Pero yo había votado por el disfraz de animales; y cuando la seño me preguntó lo de señalar en el mapa Europa y América, solo me acordaba donde estaba África, porque había visto en la biblioteca el libro de los animales salvajes, que tenía el mapa de África; y Maddy no me dijo nada. Menos mal que Clara me lo chivó; y ahora estoy pensando si Clara es mi mejor amiga.

—Bueno, yo creo que se pueden tener varias mejores amigas; es más divertido porque cada una aporta cosas nuevas. Y ¿te has enfadado con Maddy porque no te ayudó con lo del mapa?

—¡Qué va! Ella tampoco se acordaba. Ha sido esta tarde, antes de la rúa, que hemos ido al baño, y ella ha salido primero, y Lluis me ha dejado encerrada y se ha ido con ella; y hasta que ha llegado Clara, que estaba en el grupo de los piratas y me ha rescatado, no he podido salir; y me he perdido el concurso de disfraces, pero ha ganado el de las princesas y yo no estaba; por eso NO he subido al escenario y NO me han dado la piruleta de premio. Y luego, ha venido Maddy comiéndose la piruleta y me ha preguntado si éramos amigas, y yo he dicho que no, porque si fuera amiga no me habría dejado encerrada; y yo le había dicho que le regalaba una de mis máscaras y no la quería. Y ahora no tengo mejor amiga, porque Clara es guay, pero siempre va con Mónica, porque les gusta el fútbol y jugar a la pelota, y no quieren hacer el baile de las divinas, ni jugar a las witch y tener poderes, que es muy divertido.




Foto: Marijo Grass



—Bueno, mi amor, yo creo que es más divertido tener varias mejores amigas; y un día invitar a Clara y Mónica a jugar a las witch, y otro compartir con ellas la pelota. Yo no hago las mismas cosas con todas mis mejores amigas, porque tenemos gustos diferentes, y hacemos planes que unas veces nos gustan más a unas que a otras pero, nos queremos, nos ayudamos, y nos encanta pasar un rato juntas y hacernos felices, porque las mejores amigas son tu familia de corazón. ¿Verdad que hemos hablado muchas veces de los hermanos de corazón?

—Sí, mami, yo tengo a Max y a Virgi y a Maddy…

—¿Lo ves? Tú quieres a Maddy también, aunque ahora estés un poco enfadada con ella porque ha preferido estar al lado de Fatumata en la rúa, o se ha ido un rato con Lluis. ¿Por qué no la llamas? Podrías invitarla mañana a merendar, y a Fatumata y las demás también; y después os llevo al parque, que hay una fiesta y os podéis disfrazar otra vez.

—¿Puedo elegir otro disfraz?

—¡Pues, claro. Y ellas también!




Foto: Marijo Grass



Querido diario,

Esta tarde, mi mamá ha llevado a todas mis mejores amigas a la fiesta del parque, y cada una ha elegido un disfraz. Había un concierto de unos músicos de Brasil, y mamá los conocía y nos han dejado subir al escenario, y también nos han enseñado una danza que parece que estés luchando y haces muchas volteretas, y es muy guay; y ahora será nuestro baile de las witch. ¡Ah! Y nos hemos encontrado a Lluis con otros niños del cole que también querían hacer lo de la lucha, y la danza de Brasil se llama Capoeira, o algo así.

44 comentarios:

Sonix dijo...

Me gusta el texto, es extrañamente nostálgico, al menos para mí... me ha hecho recordar la época en que tenía 8 o 9 años y creía que tenía todo por hacer, como esa niña. La infancia es lo bueno que tiene, uno no se preocupa tanto de según qué cosas, y solo importa lo que ocurre en una especie de universo en miniatura. Me ha gustado que al final tuviera final feliz. ;D
Un beso!

Historias Susurradas dijo...

Cierto, un bonito relato que nos hace recordar nuestra infancia. Hace años que no me disfrazo xD

¡Feliz carnaval!

besos
Patri

Adriana dijo...

Me resulta curiosa esa dualidad de sensaciones que vive la niña, las reflexiones de la madre volteando la situación, son extraordinarias, me recuerdan a la mía. Tienes buen tono en voz de los niños, le tienes pillado el punto ¡¡. Disfrute de nuevo. Un beso guapa.

María dijo...

¡Qué recuerdos! Los disfraces del cole en carnaval, la semana blanca... Todo era una fiesta. También había peleas por los disfraces ;-)
Me ha encantado y me ha hecho recordar mi infancia. Te felicito!
Muchos besos!!

Cantares dijo...

Que relato tan tierno.
Aquí, en la ciudad de Buenos Aires los Carnavales se celebran muy poco en sitios puntales, en las provincias hay algo más de entusiasmo.
Los peques generalmente disfrutan mucho disfrazandose.
Besos grandes

Claire dijo...

Es muy bonita la relación madre-hija que muestra el relato, sobre todo por la comunicación que hay entre ambas.
La vida de los niños al igual que la nuestra también tiene sus complicaciones, que con el tiempo parece que se nos olvida, pero si echamos la vista atrás y recordamos lo dífícil que era no reñir de vez en cuando con las mejores amigas jajaja... ¡Que tiempos!
Muy bonito, como siempre.
Un abrazo y feliz fin de semana.

Jo Grass dijo...

SONIX: me gusta eso de extrañamente nostálgico, porque yo he tenido esa misma sensación cuando lo estaba escribiendo. El mini universo de los niños es inmenso y muy complejo, aunque no lo parezca.
Ya sabes que yo soy de finales felices; la vida ya nos castiga con bastante drama!

PATRI: me alegra muchísimo que te haya traído algún bonito recuerdo de tu infancia!
besitos

Jo Grass dijo...

ADRIANA: supongo que esa es la época de nuestra vida en la que se empiezan a plantear ciertas contradicciones.
Qué bien que hayas disfrutado!
besitos

MARÍA: qué tiempo tan bonito. Yo tengo un recuerdo entrañable de mi infancia; y ahora, con una hija de 10 años lo vivo de nuevo. Cómo disfrutábamos de las vacaciones, los disfraces... No deberíamos perder esa capacidad de ilusionarnos con todo esto!
besos y buen finde!

Jo Grass dijo...

CANTARES: no sabía que se celebrara poco en Buenos Aires: Estoy segura que , por lo menos, los niños lo pasan de maravilla. Me encanta que haya resultado tierno!
Besitos

CLAIRE: creo que estas niñas de 8 años,como Zoe, están en ese momento en el que empiezan a intimar en sus relaciones, y el concepto de "mejor amiga" es muy importante en sus vidas; también se desarrolla ese punto egoista de esclusividad, que les trae muchas alegrías pero también muchos sinsabores. Entonces, me parece fundamental que la madre le ayude a superar su frustración, porque le abre los ojos, y lo hace con todo su cariño!
Este es el inicio: la preadolescencia; después las chicas lo pasamos todavía peor, jajaja
Buen finde guapa

Juan Rodríguez Millán dijo...

Tengo una amiga en Tolosa que se enfadaría si viera que te has olvidado de sus carnavales, je, je, je... Muy recomendables, ya te lo digo, que he estado allí un par de veces y es impresionante el fervor que tienen por los carnavales...

Aparte de eso, ya sabes que me encanta "tu" voz de niña. El tonpo nostálgico es inevitable, aunque yo nunca he sido muy carnavalero. Razón de más para que estés satisfecha, porque sin haberlo vivido sentía leyéndote que sí lo había hecho...

Y qué alegría leerte, je, je, je... Ya sé que si no escribes es por algo, pero se te echa de menos los jueves en los que no hay menú...

acoolgirl dijo...

Claro que sí... cuando una amiga es de verdad... se le pueden perdonar esas tonterías... porque todas hemos hecho algo así por un chico, verdad?? Con la edad aprenderá que no vale la pena y todavía le dará menos importancia.

Un besitooo y feliz Carnaval :)

ipodgirl dijo...

Qué bonita la inocencia de la infancia... Aisss yo quiero volver a esa época! :)
Besazos!!!

Anusky66 dijo...

que bonito relato!!!
me has recordado las conversaciones con mi hija , cuando era pequeña .Muy bien desarrollado el punto de vista de la niña .

Un besazo buen fin de semana

Angie dijo...

Que facil era todo cuanto se solucionaba con una piruleta y una merendola.

Me han encantado las fotos, y las princesas.

Lola Mariné dijo...

¡que mundo tan complicado el de los niños! pero tambien, que maravilloso.
Muchos besos

Sr Nocivo dijo...

Las historias de Zoe son muy tiernas y nos recuerdan que cuando eramos críos también teníamos nuestros problemas.
El manga del que hablé en mi entrada del jueves es el que fué adaptado en la película que te recomendé hace un tiempo en uno de mis comentarios a uno de tus relatos.

AMBER LAKE dijo...

Me encanta esta nueva historia de Zoe y sus problemas infantiles. Entrañable la conversación con la madre. La fotos, estupendas, como siempre.
Un beso.

Elena Lechuga dijo...

Si todas las madres fueran así...

Besos fuertes

lauriii!!! dijo...

Olap! mi cocinera favorita!!!muy tierno el relato!...y taem aprendi un poqito con la historia del carnaval...ah, nena...podrias cuando publiqes alguna q otra entradita parsart por mi blog a djarme un mensajito, porq m encanta leer lo q escribes peo se me suele pasar..¿sip?Besotes!

Ana Laura dijo...

Una conversación maravillosa. Yo tengo una niña de 9 años y me sentí casi, casi, en tus zapatos (la diferencia es que aquí, en tiempos de carnaval, aún no han comenzado las clases nuevamente).

Un saludo grande, un gusto reencontrarnos :)

Jo Grass dijo...

JUAN: no tenía idea que los carnavales de Tolosa fueran tan auténticos!!! En fin, yo tampoco he sido muy carnavalera, excepto en mi infancia que me encantaba disfrazarme; y ahora, cuando hay niños en tu vida es inevitable!!

Esta semana estoy fuera de nuevo pero por asuntos familiares así que no sé si podré cumplir con mi cita de los jueves porque no tengo mi portátil conmigo; y cuando andas fuera de casa y dependes de las circunstancias, me resulta complicado. Para colmo, tengo a mi hija enferma. Bueno, es cuestión de tiempo y recuperar la normalidad.
Un besote, Juan!

Jo Grass dijo...

ACOOLGIRL: creo que todas hemos hecho el tonto por asuntos de amigas y de chicos; me temo que cuando Zoe sea adolescente será mucho peor, jajaja
Besos y felíz carnaval para tí también.

IPODGIRL: una bonita infancia es un tesoro que hay que conservar siempre!
besitos

Jo Grass dijo...

ANUSKY: me encanta que te recuerde esa épcoa con tu niña pequeña. la mía tiene 10 y no me apetece nada que crezca, jajaja
Besos

ANGIE: es que los problemas de las niñas son una montaña, pero las soluciones las convierten en arena en un momentito, jaja Lo triste es que después la vida te obliga a sepultar parte de esa magia, y la posibilidad de recuperarte de los disgustos con rapidez!!

Jo Grass dijo...

LOLA MARINÉ: a veces se nos olvida pero cuando lo recordamos es fantastico!! besitos

SR. NOCIVO: me di cuenta un minuto más tarde que se trataba del manga del que me habías hablado pero, me cuesta memorizar los nombres de estos autores, argg
Sabes que Zoe me pone tierna; necesito escuchar su voz cuando mi vida se complica; me devuelve la ilusión y la esperanza de que todo va a ser mejor!

Jo Grass dijo...

AMBER LAKE: ahora me doy cuenta que cuando tengo una semana complicada recupero a Zoe... Me alegro muchísimo que hayas disfrutado con ella otra vez, y que te gusten las fotos!!!!
Besitos

ELENA LECHUGA: ¡ojalá! la mía siempre ha sido así; yo estoy segura que no le llego a la suela del zapato...
Besos

Jo Grass dijo...

LAURIII: yo también aprendo muchas cosas cuando utilizo el personaje de Zoe- Suelo publicar los jueves, alguna vez el viernes, solo si no estoy de viaje o el trabajo no me deja tiempo para escribir!

ANA LAURA. Zoe es un poco más pequeña. Mi hija tiene 10 y ya la veo mucho más mayor. Me alegra encontrarte por aquí de nuevo. Besitos.
Qué bien que todavía estéis de vacaciones ( bueno, a lo mejor solo los peques)

Lamardestrellas dijo...

Tengo predilección por Zoe. Aparte de que trabajo en LIJ, y me puede mi pasión por los relatos infantiles, me gusta mucho este personaje. Es de verdad. Mi hija mayor tiene los mismos problemas, las mismas reflexiones. Tal vez el tono sea nostálgico, pero también es auténtico, tierno y fresco. Qué pena saber que no habrá novedades la semana que viene... Besos

Humberto Dib dijo...

Jo, voy a hacer pública una confesión: cuando veo que el relato es demasiado largo, no suelo leerlo y espero a una nueva entrada para comentar. Pero algo sucede con los tuyos, son extensos, pero me atrapan y me dejan con un ánimo muy particular. Éste me hizo acordar a los carnavales de mi infancia, yo soy de Brasil, el país del carnaval, como dicen, sin embargo me alegra saber que en tierras lejanas a la mía, también hay una tradición fuerte.
Te dejo un beso enorme.
Humberto

Amparo dijo...

me encanta, como siempre que entro, haces que me meta de lleno en el relato y lo via intensamente, desde luego sabes como enganchar al lector nena, quiero un libro yaaaaa!!!!!

me encanta cuando la madre le dice lo de la distinción de clases y la enana suelta que han ido todas las clases juntas jajajajaj, que tiernaa.

un besazo guapisimaa

Nocivo dijo...

Espero que la niña se mejore pronto.

Marisa dijo...

Qué delicia de diálogo entre madre e hija... Esa comunicación, aunque parezca que tiene poca importancia, es fundamental para el desarrollo del niño.
Las intervenciones de la hija me han hecho sonreír un rato, pura inocencia, delicado mundo de color rosa chicle, importantes instantes para trabar y entender el valor de las amistades y las relaciones sociales.

Insisto en que eres verdaderamente camaleónica en tus personajes, Jo. Texto entrañable y exquisitamente bien escrito.
En cuanto a las fotografías, esta vez destaco las dos primeras: la primera me parece la imagen pura de la ilusión infantil, la segunda y su colorido la asemejo al baile de máscaras de abigarrados colores de la misma vida.

Siempre es un placer lerrte, Jo.

Besitos.

Jo Grass dijo...

Ya estoy de vuelta. Voy a ver si en los próximos días consigo enterarme de todo lo acontecido en mi ausencia que, por lo que veo, es mucho.
Espero que todos estéis bien, a pesar de las desgracias que azotan el planeta!

Besos para todos

Jo Grass dijo...

LAMARDEESTRELLAS: me hace una ilusión tremenda que te guste el personaje de Zoe. No me vendría mal una opinión profesional sobre ella. Tengo en la cabeza un libro con sus aventuras y las de sus amigos. En el blog (ZOE´S WORLD) hay 8 relatos protagonizados por Zoe y uno por su amigo Max. La verdad es que no tengo ni idea si funcionaría para niños, o solo les hace gracias a los adultos que me leen.
A mi hija y sus amigas les encantan; supongo que porque están inspirados en ellas cuando eran un poco más pequeñas, o porque aparecen en las fotos; la verdad es que no lo sé. Cualquier consejo de tu parte será bienvenido...
Mil gracias por el comentario y la visita!
Besos

Jo Grass dijo...

HUMBERTO: soy consciente de la extensión de mis relatos, pero el blog me sirve para experimentar con nuevas voces y tener algo más que enseñar, si algún día consigo que un editor se interese por mis novelas.( Mi profesión es la imagen y no tengo currículum literario)

Aquí se cocina a fuego lento y se degusta a la misma velocidad, y eso, de entrada, es incompatible con el uso mayoritario que se hace en internet; por eso valoro tanto las aportaciones de mis comensales; me ayudan muchísimo a superarme, y a seguir soñando con el día en que pueda convertirme en escritora de verdad. Gracias por estar ahí también.
Besos

Jo Grass dijo...

AMPARO: reguapa!!!! qué emoción encontrarte de nuevo por aquí. el día que consiga publicar algo tendrás tu ejemplar con dedicatoria de lujo. ¡Faltaría más!
Besotes.

SR. NOCIVO: mi hija está mejor, aunque ha pasado su semana blanca con un virus terrible y encima ha tenido que viajar, muy a mi pesar. Muchas gracias por tu preocupación, darling!

Jo Grass dijo...

MARISA: tus comentarios siempre me dejan anonadada!!!! Me interesa mucho que, en los relatos con niños, aparezcan problemas propios de su edad ( como en este caso, el asunto de las mejores amigas), además de las circunstancias que rodean el mundo y la sociedad con la que están creciendo.

Yo también he sido profe media vida, pero en la Universidad; supongo que necesito que se aprendan cosas a través de la historia, especialmente y en el caso de niños, lo que tiene que ver con las relaciones de calidad.

Muchas, muchas, muchas gracias por tus palabras, siempre alentadoras y edificantes. ( y por señalar las fotos, of course, es una parte importante del trabajo)
Besitos

Lola dijo...

Es muy bonita esta historia ....
Eres única para meterte en la piel de una niña.
Muchos besos Lola

Jo Grass dijo...

LOLA: ya sabes cuánto me gusta la voz de esta niña. Quizás debería rescatar a su amigo Max, que solo tiene un relato como protagonista y lo tengo un poco abandonado.
Besitos

rubén dijo...

me encanta esta pregunta:

"Mami, ¿tú crees que se puede estar contenta y enfadada a la vez?"

Jo Grass dijo...

RUBÉN:¿A tí también te ha ocurrido alguna vez? Empiezao a darme cuenta que los niños no tienen la exclusiva,jajaja
Me alegra encontrarte por aquí!
Besos

Montse dijo...

Perdona que no te visitara antes, pero ya sabes, el viaje y despues el ordenador enfermo, me han tenido ausente del blog. El carnaval de Santa Cruz ¡ una pasada!, y el viaje en general ha ido muy bien.Te comento. Mi hijo sin querer me borro internet y ha tenido que recuperar muchas cosas, pense que me quedaba sin pc, jejeje, aun esta recuperando mas cosas, de otros programas y me ha puesto otro windows que va mas rapido, en fin, que vuelvo al ruedo. Besitos.

Jo Grass dijo...

MONTSE: guapa, ya sabía que estabas de viaje carnavalero. No te preocupes que aquí siempre está abierta la cocina. Yo también ando liada y he vuelto a pasar una semana fuera y sin portátil. A ver si esta noche tengo un rato para escribir algo, que llevo una racha poco productiva en ese aspecto, muy a mi pesar, por falta de tiempo!
Besitos

LadySuchard dijo...

Ojalá todos los cabreos fuesen como cuando eramos pequeños y se arreglasen igual de fácil...
Me encanta el carnaval, supongo que al vivir en canarias lo vivo de forma especial.
Muchos besitoss Jo...

Jo Grass dijo...

LADYSUCHARD:es que cuando eres niño, este tipo de cosas son tu gran drama en la vida!! Menos mal que su capacidad de recuperación es casi instantánea. Es una pena que la perdamos al crecer!
Espero que disfrutaras de Carnaval!!
Besitos