10 de diciembre de 2009

BARBIE Y PENN

Dos ICONOS imprescindibles para LA HISTORIA DE LA MODA

Foto: Marijo Grass


A punto de finalizar la primera década del siglo XXI, cuando el mundo se tambalea azotado por una crisis de dimensiones planetarias y la poderosa industria de la moda intenta— sin demasiado éxito—, redefinirse, reinventarse o reciclarse gracias a la fusión de las ideas que triunfaron de los 40 a los 90 del siglo pasado; al tiempo que modelos, celebrities o personajes de renombre compiten en escenarios y alfombras rojas para dar la nota o alcanzar la excelencia en materia de estilo: Rihanna versus Lady Gaga con revival de los 80 más extravagantes— que no extremados—, por poner un ejemplo mediático; Gucci recuperando el Hippy-chic de los 70 en versión luxury, a pesar de que muchos de los grandes como Christian Lacroix o Escada cierran sus talleres de alta costura por insolventes y, cuando los creadores de imágenes intentan sorprendernos por obra y gracia de la tecnología más que de las ideas inéditas o mediante su mirada genuina— Leivobitz, Weber o Meisel—, NO puedo dejar de rendir pleitesía a dos iconos de gran peso y relevancia en su relación con la moda.


La primera: BARBIE, siempre perfecta, estilosa y sin acusar sobredosis de botox, que ha cumplido en el 2009 cincuenta años, poblando la escena de los sueños de muchas generaciones de mujeres que refinaron gustos y guardarropa gracias a la muñeca que acercó el mundo de los adultos y la high society a las niñas ( entre las que no me encuentro porque a mí me compraron la Nancy).





Foto: Archivo Mattel Inc


El segundo, IRVING PENN: el fotógrafo que convirtió la elegancia minimalista en un estilo sin precedentes, creando escuela hasta sus últimos días y dejándonos un legado que ocupará muchas páginas en la historia de la fotografía de moda, además del retrato o la publicidad más rompedora.




Foto: Irving Penn



A aquellos que hemos hecho de la imagen nuestra pasión, nuestro trabajo o la manera de expresar cómo vemos el mundo, la reciente desaparición del Sr. Penn— como gustaba llamarse entre sus colegas de profesión—, nos ha dejado huérfanos de MAESTRO, del más exquisito referente en el trabajo de estudio y del mejor ejemplo para aprender la composición a través de los límites del encuadre; con una puesta en escena, en apariencia sencilla pero elaboradísima escultura de luz, con la que consiguió captar
la esencia de los diseños que portaban sus modelos, transmitiendo una emoción inigualable en su distinguida presentación.



Fotos: Irving Penn



A los que desconocían al artista— aunque reconozcan algunas de sus imágenes emblemáticas o el trabajo de los que han querido emular su singularidad—, me atrevería a decir que a Irving Penn podríamos considerarlo como el primer gran fotógrafo MODERNO del s.XX: por su audacia, perfeccionismo y transgresión de los parámetros que dominaron el concepto de “estilo” en su arte desde su aparición y demostrado éxito de la mano de VOGUE, la publicación que le catapultó al estrellato y con la que ha colaborado hasta el final de su vida.





Portada Vogue: Irving Penn



Y, como Andy Warhol en el diseño publicitario o Cartier Bresson en el fotoperiodismo, su contribución a la historia de la representación visual, ha traspasado los límites de lo comercial, documental e iconográfico, y por eso merece todos los tributos que se le ofrezcan, aunque sea a título póstumo, como en este post.






Foto: Irving Penn


Los que sí tuvieron el privilegio de trabajar con él frente a un fondo gris dicen que amaba el silencio, que era un hombre de pocas palabras y que su método y precisión hasta conseguir captar el gesto deseado bañado por la luz del blanco al negro demostraba una y mil veces su genio.


Nos enseñó su brillante maestría en el arte del retrato. En su decorado en forma de V invertida posó la representación más ilustre de la cultura neoyorkina durante la postguerra y en décadas posteriores: Truman Capote, Arthur Miller, Tenessee Williams, De Kooning, Giacometti, Duchamp, Stravingsky, T.S. Elliot, Dalí, Miró, Picasso, Marta Graham, Georgia O´Keefe, Ingmar Bergman, Marlene Dietrich, Janes Joplin, Woody Allen y tantos otros…





Foto: Irving Penn


Su omnipresente composición triangular de corte divino o pitagórico, la capacidad de otorgar ese porte de grandeza a los protagonistas de sus imágenes acentuando su personalidad— se tratara de artistas de cualquier disciplina, trabajadores de múltiples oficios o indígenas de Nueva Guinea, Camerún, Perú o el desierto marroquí, situándolos en su tienda-estudio portátil con tamizada luz natural y evitando enfrentarlos a su entorno—, evocan auténtica poesía visual.





Foto: Irving Penn



Si alguien ha conseguido equiparar el bodegón publicitario en toda su dimensión a las brillantes obras de la pintura flamenca o, embellecer una colilla, un plato grasiento o unas migas de pan y dotar de vida a la Naturaleza Muerta ha sido, sin duda, Irving Penn.




Foto: Irving Penn



Su musa y modelo fue su mujer: Lisa Fonssagrives, con la que esculpió una ingente galería de imágenes para el recuerdo y los archivos de VOGUE y HARPER´S BAZAAR, con esa mirada de costado que también le dibujaron a la primera Barbie que salió al mercado, tan glamurosa y sofisticada como esta antecesora de carne y hueso, que bien pudo inspirar hasta la posición y acabado de sus manos, tan estilizadas como las de ella.





Foto: Marijo Grass Foto: Irving Penn



Y es ahora, por su medio siglo de vida que se suceden los homenajes a este concepto de muñeca diseñada por Ruth Handler, para deleite de las niñas que con ella pudieron imaginarse en su vida adulta y proyectar su futuro como mujeres completas, capaces de desarrollar una profesión como un hombre siendo: abogadas, deportistas, ingenieras, astronautas o arquitectas. Creo que esa fue la gran apuesta de la dama de Mattel: una mujer de negocios, emprendedora y vanguardista como ninguna en aquella época, en la que la mujer empezaba a incorporarse al mercado laboral y ampliaba sus expectativas como profesional y no solo como esposa y madre perfecta.





Foto: Marijo Grass



No existe otra muñeca que haya sido vestida por los mejores diseñadores del mundo, que la hayan cubierto de pies a cabeza con obras maestras de la alta costura; que mantenga admiradores de cualquier edad o condición a lo largo y ancho del planeta. Desde su presentación en la Feria del Juguete de Nueva York en 1959 cambió los parámetros del juego simbólico utilizado por las niñas hasta la fecha, acostumbradas a grandes bebés sin accesorios ni personalidad alguna, con tan solo la posibilidad de emular estos maniquís como figuras recortables a las que superponer un vestido de fiesta. Madres e hijas quedaron cautivadas por su elegancia y sofisticación, su esbelta figura y sus rasgos dibujados manualmente con la mirada hacia la derecha, labios en forma de corazón color rubí y unos aros dorados colgando de sus orejas.


Charlotte Johnson fue la primera diseñadora que vistió a Barbie creando un completo guardarropa que incluía hasta los más pequeños detalles: bolsos, gafas, joyas, zapatos, sombreros y un largo etc.





Foto: Marijo Grass



Barbie no fue diseñada para realizar las tareas del hogar sino para triunfar en la vida rompiendo moldes como ocurrió en la sociedad americana pionera y defensora de los derechos de la mujer de aquella época. Se adaptó a los cambios, emuló a las féminas que tuvieron influencia de dimensión planetaria de la política a la moda, la cultura o la ciencia. Le crearon un novio ( Ken), amigas (Midge), hermanas ( Skipper y los mellizos Tutti y Todd) y tuvo una vida exitosa y placentera. Y, a pesar de la gran competencia, las parodias y la aparición de las nuevas tecnologías ( Barbie fue pionera en tener su propia website), las niñas y sus madres continúan coleccionándola y jugando con ella.





Foto: Marijo Grass


En Barcelona, al mismo tiempo que se inaugura la tienda Barbie más grande de Europa y, a propósito del cincuentenario de la muñeca, todavía se puede visitar una curiosa exposición en la que 50 mujeres de la cultura actual española le rinden homenaje reinventándola a su manera: fotógrafas, diseñadoras, deportistas, escritoras o periodistas la muestran en diferentes facetas. Carme Ruscalleda la convierte en cocinera. Alaska en drag queen, la medallista paralímpica Gema Hassen-Bey la sienta en silla de ruedas. Lucía Extebarría, Benedetta Tagliabue, Amaya Arzuaga, Rosa Clará o Sita Murt entre otras, presentan su versión de la famosa muñeca. Hasta se puede contemplar el modelo de Fiat Barbie auténtico de edición limitada, que yo solo imagino en manos de Paris Hilton o algunas de sus amigas adoradoras del Pink Lady que, por lo visto, mantiene su protagonismo aunque cumpla muchas más décadas.





Foto: Marijo Grass

Os dejo con este curioso extracto de documental sobre la historia de esta muñeca, con la intención de proporcionaros un rato de entretenimiento y, pido por adelantado mis disculpas porque durante los próximos 10 días estaré de viaje y no creo que pueda visitar vuestras casas para disfrutar de la lectura y los comentarios que las ocupan a diario. Si es posible intentaré no faltar a mi cita el próximo jueves.

¡Feliz semana y hasta pronto!





39 comentarios:

Simone B dijo...

Sabes que ya le he comprado a Adriana el Fiat de la Barbie para Navidad? jajaja, cualquiera no lo hace...

Me ha encantado tu entrada, me imaginaba que la harías desde que me comentaste que estuviste en la exposición de la Barbie que me hubiera encantado ver aunque no es una muñeca que me haya gustado mucho, (yo tb fui de la Nancy).

Me gustan mucho las imagenes qu enos has puesto hoy, y Penn es un genio difícil de superar, aunque Leibovitz también me gusta mucho.

Una muñeca que me enamora, aunque no tengo ninguna porque son carísimas, son las Blythe, las conoces?..esas que tienen unos ojos enormes.Me parecen preciosas y super fotogénicas todas las fotos que he visto de ellas son maravillosas, tendría una sólo para fotografiarla.

Muchísimos besos preciosa, (y a ver si me cientas qué tal te fue con el "gangster");)

Jo Grass dijo...

El Fiat Barbie lo he puesto en tu honor, jajaja. Quería hablar también de las Blythe pero el post se hacía demasiado largo y estoy un poco ajetreada porque mañana salgo de viaje ( New York!!!!) Te lo cuento todo a mi regreso. Espero que tus nenas estén mejor.
Irving Penn despertó mi pasión por la foto de moda y Annie Leivobitz es mi gran referente actual ( podría mostrarte cuanto ha influido Penn en ella, especialmente en esas imágenes de grupos que fotografía en estudio para VANITY FAIR).
Ay, mi niña, cuanto parloteo pendiente que tengo contigo. Mil besos, a tus princesas también. ( la que sale al lado del Fiat con su "cochecito de dos" es la mía, jajaa). Más besos

Montse dijo...

Barbie, con sus 50 añitos se conserva muy bien, a más de una nos gustaria tener esta figura y la piel tersa. Nunca he tenido una Barbie, más bien mis muñec@s, eran de serrín y goma, incluso llegue a tener un negrito de porcelana, ahora estaria muy valorado. Muy bien tu entrada y tus fotografias. Besos.

* Raquel * dijo...

Joo!!
Me ha encantado el post, interesante a la par que instructivo, de principio a fin.
Por supuesto, no conocía a el Sr. Penn... me maravillaron las fotos.

[Monísimo el fiat 500... pero en azulito, que es el que yo tengo. Mucho más discreto]

Disfruta del viaje. Aquí estaremos a la vuelta. Un besote.

Lola dijo...

Jo: ante todo, que pases unos dias felices con quien más quieras y que sean para ti unas Navidades muy buensa.
En cuanto a tu post, como siempre estupendo y las fotos también. No conocia tanta cosa de la Barbie y del divino fotógrafo.
Un beso muy fuerte Lola

Lola Mariné dijo...

¡Hay que ver hasta donde ha llegado la Barbie! Esto del marqueting es alucinante.
Preciosas las fotos de Penn.
Saludos.

LadyMarian dijo...

Qué entrada interesante!! No conocía a este fotógrafo! Me encantaron sus fotos! Jo, sos un libro abierto! Con vos siempre se aprende!

Yo sí tuve Barbies y me encantaba jugar con mi prima que tenía un año más que yo. Yo era la que inventaba las historias y situaciones y tenía suerte de que ella era dócil y las seguía. Recuerdo que en la semana yo pensaba las historias y que cuando nos encontrábamos las poníamos en práctica. jaja!

Eso sí, siempre tuve un problema con Ken. Siendo Barbie taaaan femenina, no entiendo cómo no hicieron un hombre más masculino! Ken nunca me terminó de convencer! Tenía un Ken, por supuesto, sino como iba a crear historias románticas!! (como verás lo de las historias románticas ya lo tengo desde chica). ;P
Yo prefería un muñeco, que en realidad se vendía para varones, y que tenía un estilo más guerrero y masculino. No me acuerdo del nombre! Y veo que ahora Ken sigue teniendo el mismo estilo que antes. No veo que haya evolucionado mucho. Para mi gusto nunca estuvo a la altura de Barbie. ;)

Una lindísima entrada! Te felicito!!
Besos

Juan Rodríguez Millán dijo...

Reconozco, muy a pesar, que a Irving Penn apenas lo conocía por el nombre. Da gusto enterarse de tantas cosas... y de manos de alguien que sabe lo que dice.

Barbie nunca me ha caído especialmente bien (¿Una rubia tan, tan, tan perfecta? ¿Eso existe...?), pero lo cortés no quita lo valiente y admito que es un icono de primerísimo orden al que es obligado rendir cierta pleitesía.

La semana pasada me vi en la obligación de regalarle una a mi sobrina postiza. Pero lo hizo por el Pegaso que venía con ella, no por la Barbie. Y la pequeñaja le hizo mucho más caso al Pegaso que a la Barbie. Sin que yo le dijera nada, ¿eh?, je, je, je...

Disfruta muchísimo del viaje y espero tener la suerte de saludarte a la vuelta... Y, por cierto... ¿Te he dicho la envidia que me das, je, je, je...?

MEGAGOBY dijo...

recuerdo el placer que me provocaba mirar una barbie, pero creo que no era por belleza de aspecto sino por belleza de creación. ese pelo tan ondulado, abundante,brilloso y esos vestidos alucinantes perfectos en su pequeñez. y creo haber sentido ganas de ser como ella. nunca tuve una. eran caras. creo que nunca influenciaron mi niñez. pero no me gustan hoy. no quisiera que mi hija jugara con una. me parece muy fría, flaca, perfectita y tonta. es la imagen que tengo ahora.
en cuanto a penn tampoco lo conocía gracias! buscaré fotos. besos.
megagoby.blogspot.com

Claire dijo...

Yo tuve muchas Barbies en mi infancia, de hecho cada año le pedía una a los reyes.. y recuerdo aquellos años con inmenso cariño, horas y horas jugando a las Barbies con mis hermanas y también con mis amigas del camping, todas con su Barbie y su Ken, intercambiandonos ropa... si hasta mi tía le hacía jerseys de lana al ken y vestidos a Barbie jajajaja.. Erámos felices al máximo jugando a las Barbies.
Sobre el fotógrafo, yo no lo conocía pero me han gustado mucho lo que has escrito. Y las fotos son geniales.
Que tengas un buen viaje, y aquí te esperamos.
Un abrazo.

Amparo dijo...

no conocia al fotografo pero me han encantado sus fotografias, gracias por descubrirmelo, en cuanto a barbie yo como tu fui de nancy pero a mi hija le compre todo lo que salia de barbie, lastima que a ella le daba por quitarles la cabeza y maquillarlas de goticas, les quitaba todo el glamour la jodia niña.

un besazo guapaaaaaa

Adriana dijo...

Pasarán 50 años más y Barbie continuará estando en los escaparates de todas las jugueterías, no se porque razón, bueno la verdad si, de pequeñas la veíamos como un ideal de belleza, como nos gustaría vernos de mayores... menos mal que al crecer maduramos y no valoramos tan sólo el envoltorio, jajajaa.
Maravillosas fotos y mejor relato, instructivo y enriquecedor.
Kisses.

Jo Grass dijo...

MIL GRACIAS : MONTSE, RAQUEL, LOLA, LOLA MARINÉ, LADY MARIAN, JUAN, MEGAGOBY, CLAIRE, AMPARO Y ADRIANA.

Mil disculpas por no escribir un comentario personalizado como "Dios manda" , que decía siempre mi abuela. Salgo en un par de horas y todavía no estoy lista.

Me alegra muchísimo haberos hecho a algunas el descubrimiento de un fotógrafo que admiro y que en mi época de estudiante lo investigué a fondo. Su legado no tiene desperdicio y de él aprendí mil cosas imposibles de volcar en este texto así que no podía dejar de rendirle mi pequeño homenaje.

Con respecto a Barbie, reconozco que, aunque yo tuve una Nancy, siempre me fascinaron los modelazos y accesorios de esta muñeca. Nunca me gustó el insulso de novio que le pusieron; coincido contigo Lady, no le llegaba ni a la suela del taconazo. Después de curiosear, a raíz de la exposición, sobre la historia de su creadora y lo que significó en el momento de su aparición, creo que me ha interesado más.

Mi hija sí tiene Barbies y hemos jugado mucho con ellas ( incluso haciendo las barbaridades que cuenta Amparo de las suyas). Sigo pensando que es un referente para la historia, y no solo de la moda como lo fue Irving Penn en la fotografía, y que cuando cumpla 50 me gustaría verme tan estilosa y actual como ella.

Un millón de besos para todas/os y para aquellos que se pasen por aquí durante mi ausencia.

Hasta pronto. Ya os contaré a mi vuelta!

Sandra dijo...

Mujer algo se ha tenido que hacer en la cara, porque con 50 añitos y tan divina, de la madre naturaleza no es, eh!! :P

A mi me gustaban mas las nancys, pero cuando hice la comunion me regalaron mi primera Barbie, tan divina ella, y oye, casi q la veias tan estilizada, que a la pobre Nancy la veias un poco regordeta. Despues pase a jugar con las dos, por no hacer discriminacion y tal :P y al final creo recordar que hice a la Barbie novia del Lucas, en fin que menuda mezcla me montaba yo sola jajaja.

Feliz finde guapa.

Girl From Lebanon dijo...

Yo es que soy mas de Nancy ;)

Bss y buen finde!!!

ayxagirona dijo...

Jo he jugat poc amb nines, pero pel que sembla per aqui tothom jugaba amb Nancys, jo no gaire pero si haig d'escollir em quedo amb la Barbie, que es mes glamurosa.
Petons.

Adrianina dijo...

Hola Marijo:
Excelente entrada, actual y didáctica a la vez. Me gusta mucho la fotografía y desconocía acerca de Irving Penn.
Siempre un placer leer tus letras.
¡Que bien escribís mujer!

Un beso grande y suerte en tu viaje, ya nos contarás.:-)

Claire dijo...

¡¡Hola!! si te conectas durante tu viaje... tienes un regalito en mi blog. Besitos.

La Queli dijo...

Bueno, pues yo tambien soy de la Nancy, y tuve montones de accesorios, que tambien los tenía. No tan glamorosos como los de la Barbie, pero entonces no había otra cosa.

De hecho, junto a mis primas de León, fuimos de las primeras en tener Barbies, que nos las trajo una tía desde Francia y según la miré.... la eché a un lado, que al lado de mi supernancy, ni se tenía en pie y era una escuálida. Sin embargo mis hijas sí tuvieron las suyas, y aún conservan un montón en una caja. Pero mi hija Barby en vez de Ken, le hizo novio de un Geiperman, que era más musculoso, ajajajajaja y los montaba juntos en el Corvette rosa. Que tiempos, jamía, que tiempos!!!.

Que lo pases de maravilla y nos lo cuentes a la vuelta.

Besucos.

ElTiempoPerdido dijo...

Perdona chica que no te haya comentado pero es que he estado de vacaciones y he desconectado un poco la verdad...

Pero qué agradable sorpresa al ver tu post hoy!

Antes de visitar tu blog se me había ocurrido escribir hoy acerca de Lawrence Schiller y James Natchwey, probablemente los conozcas. Y abro tu blog y plaf! Irving Penn... toma ya.

Pues sí, la verdad es que sin duda ha sido un gran fotógrafo del que todos deberíamos de aprender mucho. Y aunque Leibovitz es cierto que usa mucho del postprocesado digital creo sinceramente que sus contenidos son extraordinariamente buenos también. Aunque reconozco que la autosuficiencia de fotógrafos como Penn era asombrosa, retornándonos así a la esencia de la composición, del ajuste de luz... y haciéndonos disfrutar en toda su pureza de la fotografía.

Es lo que me pasa a mí con el fotoperiodismo, sector que me apasiona fervientemente. Nada como la mismísima naturaleza de la fotografía para relatar un momento, con todo el proceso creativo, psicológico y personal que encierra de fondo.

De la barbie... dejo que comenten otros ;)

Un abrazo bonita,
Dani.

Simone B dijo...

Jooooooooooo vuelve pronto que se te echa de menosssssssss

GUAPA!

Noemí Pastor dijo...

¡Ja! Yo también soy de la generación de la Nancy. Barbie me parecía guiri total.

La Señorita Estropajo dijo...

Como siempre un placer y un privilegio recaer en tus palabras, que siempre aprendo de ellas o de lo que traen enredadas.
Excelente retrato postumo del maestro Penn, como tu dices, el mejor en lo suyo y una pena que no se le tenga en cuenta demasiado dentro de las aulas.

De la Barbie, como decían por ahí, prefiero no opinar. Se podría pensar que mi padre quería un chico ya que por navidad siempre me regalaba todos los coches y caravanas de Barbie... pero nunca tuve una. Cosas que pasan.

Una chavel si creo que tuve... Pena que me pille tan lejos Bcn, si no, bien que me daba una vuelta. Pasa un buen viaje, reina mora, que aquí te esperamos tus acólitos.

Besotes navideños.

SYD708 dijo...

Interesante post. 50 años de Barbie, vaya, quien diría que duraría tanto en los escaparates del mundo. Adorada o odiada, creo que una gran mayoría tiene almenos algun recuerdo relacionado con esta muñeca y como mencionas en tu entrada, la clave de su exito: su capacidad de adaptación y capacidad para generar controversia.

Del señor Penn conocía algo, pero no su naturaleza muerta, la cual ha sido todo un descubrimiento. Extraordinaria. Gracias por compartirlo

Saludos

Juan Rodríguez Millán dijo...

Ya, ya sé que habías avisado de tu ausencia, pero reviento si no te digo cuánto he echado de menos la lectura de cada jueves en esta cocina...

La envidia que me dabas con el viaje a Nueva York ya te la había mencionado, ¿verdad?, je, je, je...

Noviembre dijo...

Penn es realmente increíble!!

Feliz viaje!!

Un saludo

Adrianina dijo...

Hola Marijo:
Haberte descubierto en este mundo virtual fue un regalo de Navidad adelantado.
Muchas gracias por compartir tu arte, sos una gran artista y te auguro un gran futuro, una pena que por Argentina no pueda conseguir tu libro.

Te quiero dejar mis mejores deseos para esta Navidad que está pronta a llegar y un mejor comienzo de año para vos y los tuyos.

Bsote.:-)

Amparo dijo...

preciosaaaaaaa
feliz navidadd, se te echa de menos.

LadyMarian dijo...

Hola Jo!!! Por dónde andarás? ;)
Quería dejarte un beso grande para esta Navidad. Espero que la pases con gente a la que querés.
Feliz Navidad!

Zoe Miho dijo...

Al empezar a leer no entendía lo de "Barbie y Penn", de hecho creí que era una errata.
Pero cuál fue mi sorpresa al descubrir en tu post que te referías al genial Irving Penn!! Me ha encantado esta entrada, como siempre muy currada, contrastada y, sobre todo, acreditada (cosa que no abunda mucho en la blogosfera)
Aprovecho la ocasión para saludarte por las fiestas y desearte una muy feliz navidad!!
Muchos besos guapísima!!
Zoe
nometoqueselcocochanel.blogspot.com

Claire dijo...

¡¡Hola!! ¡¡ Te hecho de menos !! :-)
Te deseo que pases una muy Feliz Navidad en compañia de tus seres queridos y que disfrutes de los ricos manjares navideños. Recibe un abrazo muy grande.

Jo Grass dijo...

Queridos todos,
ya estoy de vuelta después de muchas peripecias y de quedarme colgada en un aeropuerto con todos los vuelos cancelados y la perspectiva de no regresar hasta el sábado. Aprovecho unos minutos, ahora liada con la familia y la cena, para enviaros un abrazo enorme y desearos una estupenda noche y unos felices días de Navidad con vuestra gente.
¡¡¡¡Os he echado de menos!!!
Espero poder sentarme con tiempo frente a la pantalla para leer todo lo que me he perdido en estos días y ofreceros también nuevas historias.

Besotes a capazos. Mil gracias a los que habeis seguido pasando por aquí a pesar de mi ausencia.

FELIZ NAVIDAD

Jo

LadyMarian dijo...

Qué bueno que esté todo bien! Yo tengo cierta tendencia fatalista heredada de mi madre y entonces tu saludo me tranquiliza. jaja!
Un beso navideño grandoooote para vos y todos los que querés.
FELIZ NAVIDAD!!

Jo Grass dijo...

LADY: me quedé colgada en el JFK por el temporal de nieve.Todos los aeropuertos cerrados, todos los vuelos cancelados y aseguraban que no saldríamos hasta el sábado!!!
Mil gracias y mil besos. Espero que disfrutes muchísimo la Navidad con toda la gente que quieres.

CLAIRE: Feliz Navidad a tí también. Y a AMPARO: yo también os he echado de menos.

BESOTES Y FELIZ NAVIDAD...que ahora toca cocinar con comida de verdad, jajaja

Muamua

Manuela dijo...

yo también soy de la Nancy y su novio Lucas... y sabes? la Barbie siempre me pareció la típica rubia artificial llena de accesorios innecesarios y muy hueca de ideas, pero me encanta haber leido todo lo que cuentas de finales de los cincuenta y cómo supuso una revolución incluso en su faceta de mujer, profesional y triunfadora... no lo sabía!

Lola dijo...

Estas de vuelta? te he echado de menos. Lola

* Raquel * dijo...

Jo... qué tal va todo?
Te esperamos de vuelta pronto. Echamos de menos tus entradas.
Un beso.

Lola dijo...

Y los que te echamos de menos, que hacemos? que hacemos sin ti? Un beso Lola

Jo Grass dijo...

Yo también os echo de menos MUCHÍSIMO. En fin, obligaciones mandan: trabajo, familia, imprevistos, algunos despropósitos y mucha cocina real. En un rato me libero. Espero escribir algo esta noche y mañana sacar tiempo para ponerme al día en todas las parroquias amigas. Ese va a ser mi auténtico regalo de gozo y disfrute para concluir estas semanas de ajetreo y regresar al universo virtual.

Mil besos a todos. Espero que el nuevo año os haya dejado salud y un chorro de alegría, por lo menos!