15 de octubre de 2009

MURAKAMI´S WORK



Foto: Inma Grass


En una de sus célebres y escasas declaraciones, Murakami, el escritor— no el que ha estampado flores en los bolsos de Louis Vuitton—, afirmaba:

“ Las cosas que se pueden comprar con dinero es mejor comprarlas sin pensar demasiado si ganas o pierdes. Es mejor ahorrar las energías para aquellas cosas que no pueden comprarse con dinero”

— Cielo, no te preocupes y piensa que estamos bien, sólo nos han robado. Ya lo recuperaremos— dice mi novio, que es un amor.
— Joer, ya lo sé, y no me importa el móvil, la cámara y todo lo demás pero, la libreta noooo, ¡eso no puedo perderloooo!— replico con una extraña mezcla de cabreo y confusión.


Acto seguido, antes de anular el teléfono, mi novio llama a los ladrones a mi móvil y les deja un mensaje: “ Tíos, necesitamos recuperar la libreta, ¡es muy importante! Os doy pasta, quedaros con lo demás pero necesitamos la libreta…Llamad a este número, por favor”



Foto: Marijo Grass

Me siento tan conmovida, ¡esto es un novio de verdad!, enfrentándose a unos delincuentes que roban en los parkings mientras te entretienen con alguna sandez.

El gesto hace que gane un montón de puntos de repente— de eso entendemos mucho las mujeres—, y que empiece a desdramatizar la situación y olvide la pasta que nos va a costar la broma porque en ese bolso iba media vida, aunque lo único que lamento de verdad son las ideas perdidas. ¡Qué gran confusión! Intento visualizar en mi cabeza los últimos diálogos y tramas manuscritas. A lo mejor debería aparcar esa historia…¡A lo mejor es una señal!

Cuando se lo cuento a Sele por la noche exclama:

— Ay, mami, tú lo que nesesitas es un despojo porque, primero lo del coche y ahora esto parese cosa de brujería. ¿Quieres que te envíe un Babalao buenísimo que anda por aquí estos días?

Selene es como una hermana de corazón; nuestras hijas juegan a peluqueras con las Barbies e imitan a las protagonistas de la serie australiana H2O, que son sirenas y tienen poderes sobrenaturales; ella me inspiró un personaje de mi primera novela. Unas semanas atrás le comuniqué que un amigo común— que conocimos hace un par de años en un concierto de latinjazz—, había estrellado mi coche. Por fortuna él está entero; y yo he recuperado la bicicleta que contamina menos.

—Me parece que ya he tenido bastante despojo. Lo que necesito es un amarre para lo que me queda; empezar otra historia y olvidarme del asunto.
— Claro que sí, mi amol; pero sigo pensando que deberías haser una limpiesa.

Entonces aparecen en mi cabeza las declaraciones de Murakami, el escritor, no el artista de anime a quien el Guggenheim le ha dedicado este año una interesante exposición.

“ El destino es algo que se debe mirar volviéndose hacia atrás, no algo que debería saberse de antemano”



Foto: Marijo Grass

Tiene usted razón, señor Haruki, si recuerdo el despiste del que hacía gala cuando se produjo el hurto diría que lo llevaba escrito en la cara: “ Aquí una mema, soy amable contigo; mientras tanto tu amigo me puede robar el bolso”.

Olvidado el mal trago, después de esperar cuatro horas en la calle a un cerrajero de guardia en mitad del puente de la Hispanidad, empiezo a cuestionarme cómo una simple anécdota puede cambiar tu vida, tus relaciones, tu percepción del mundo o tu trabajo de creación y, como tengo a Murakami entre manos, continúo leyendo con atención:

“ Decidí ser escritor el 1 de abril de 1978 a las 13:30 h.”

Siempre me ha fascinado descubrir los motivos que invitan a la gente a hacer lo que hace y, esta declaración tan precisa como un story line merece toda mi atención. Necesito detalles: qué ocurrió ese día, a esa hora, dónde y con quién…
Wikipedia se encarga de despejar la incógnita:

“…Tuvo la revelación de que quería dedicarse a escribir mientras veía un partido de béisbol. Durante una jugada clave, en el instante preciso en que un jugador de los Yakult Swallows bateaba un home run a los Hiroshima Carp”.

“No tenía a nadie que me enseñase a escribir— apunta el autor—, así que tuve que basarme en lo que sabía, que por entonces era la música…”



Google Images

Yo no decidí empezar a escribir— aunque en los últimos tiempos sueñe con ello a diario—, y mis conocimientos giran en torno a la fotografía, el cine y el arte, en general. Unos cuantos amigos habían sembrado esa idea en mi cabeza con cierta insistencia y, recuerdo bien en qué momento se fraguó mi primera novela…

Un viernes de invierno con lluvia ligera, un fallo en la conexión telefónica me dejó sin ADSL, así que me planté en el bar de la esquina dispuesta a consultar mi correo. Me senté con un café al final de la estancia: un lugar bastante acogedor iluminado por una tenue luz cálida, frecuentado por estudiantes y oficinistas desde primera hora de la mañana. Al cabo de un rato un ligero cansancio me obligó a pedir una segunda taza; la lectura de Tokio Blues (Norwegian Wood) me había mantenido despierta hasta la madrugada; en ese momento empezó a sonar en mi portátil Monsoon, de Tokio Hotel. La aparición de la camarera me obligó a apartar la vista de la pantalla descubriendo a un grupo de adolescentes que charlaba de sus cosas mientras desayunaba.



Foto: Marijo Grass

Sin dejar de escuchar la música empecé a observar sus gestos y, no pude evitar que en mi mente apareciera mi vida pasada: instantáneas de otra época donde enfocaba rostros y situaciones que podía describir con precisión fotográfica, pero no era capaz de poner nombre y apellidos a muchos compañeros con los que compartí aula; ni siquiera confirmar si todo aquello que imaginaba como propio había formado parte de mi “leyenda personal”, como apunta Paulo Coelho.

En medio de ese mar de recuerdos me sorprendió una voz desde el fondo de mi cabeza. Era una voz irónica y divertida; me explicaba una historia con unos personajes que no identificaba pero reconocía, en las mujeres que luchan a diario por ser ellas mismas. Aquella voz me sedujo de inmediato; sin pensarlo demasiado abrí un documento nuevo y, completamente cautivada por su elocuencia, empecé a transcribirla.

Me fui de aquél lugar con diez páginas y una sonrisa. No sabía si aquella voz o su dueño volverían. Afortunadamente se quedó conmigo y desde entonces le rindo pleitesía.

El sábado me robaron el bolso con la libreta que contenía la última parte de mi segunda novela. En general siempre llevo una conmigo donde voy escribiendo lo que me sugieren las imágenes que me hacen tirar del hilo y los diálogos que brotan en mi cabeza en el momento y lugar menos adecuado. Me gustan con espiral y hojas blancas, como las que venden en MUJI, pero en esta ocasión mi cuaderno era un diseño del otro Murakami, exitoso artista e ilustrador. La compré en el Museo Guggengheim de Bilbao después de visitar su exposición. Allí me sorprendió el llanto de una niña al despertar de un sueño reparador que, al encontrarse de pronto frente a uno de sus simpáticos diseños cambió el llanto por la risa, presa de la emoción.


Foto: Marijo Grass


Y entonces reconocí tras mi cámara su éxito arrollador:

“ Me hice artista al ver de niño un cuadro de Goya con un monstruo que se comía a una persona y que me creó mucho trauma. Desde entonces quiero tener como público a los niños”— declaraba el autor.


Google Images



Me ha encantado reunir a dos célebres Murakami´s por obra y gracia del destino: el que según Haruki no hay que saber de antemano y, gracias a Takashi y sus animes enanos decido escuchar al que habita en mi cabeza para que siga dictándome historias que arranquen una gran sonrisa a mis futuras lectoras.



Foto: Marijo Grass. Fragmento obra de Murakami.


Este semana los medios de comunicación no han dejado de exponer las estadísticas en los informativos diarios: 80.000 hurtos al año en Cataluña. Un robo cada 7 minutos en el centro de Barcelona. ¡Ala!, ¡ya formo parte de la estadística!

FUCKING ROBBERS!

36 comentarios:

LadyMarian dijo...

Excelente relato! Me encantó! Y las imágenes son buenísimas!
Lo malo es que esta vez lamentablemente todo sucedió, no es cierto? Espero que recuperes tu libreta. Si se contactan con los ladrones por favor tengan cuidado. No vaya a ser que pase algo peor. Tu libreta es importante pero más importante es que no les pase nada a ustedes.
Ánimo! Besos

Simone B. dijo...

Como te entiendo!..yo tb llevo siempre una libreta donde voy anotando las ideas que se me ocurren cuando me asalta la inspiración, y si perdiera esa libreta me moriría.

Entiendo tu desconcierto y tristeza, tristeza que destilas en cada frase de éste post o que por lo menos yo lo he captado así.

Yo también recuerdo el momento en que me "habló" una idea y decidí sentarme a escribirla, fue el 16 de Septiembre de hace un año..no es curioso como se recuerda ese momento de forma tan exacta??

Muchos besos preciosa ;)

Jo Grass dijo...

Lady y Simone: Lamentablemente esta vez no se trata de ficción. Imagino mi libreta nadando en la basura en cualquier contenedor. La sensación de impotencia es indescriptible pero vuestras palabras de consuelo me llenan de emoción.

Lady: no te preocupes que no hay nada que hacer al respecto con los maleantes aunque la historia surrealista con la policía autonómica cuando puse la denuncia bien merece otro post;

Simone: Tienes razón, es curioso cómo podemos recordar con precisión ese gran primer momento de inspiración, aquellos que no hemos descubierto nuestra pasión por la escritura a una edad temprana; en mi caso, con una trayectoria profesional en otros ámbitos de la creación. Creo que Isabel Allende empieza una nueva novela siempre el 8 de enero. Tu fecha me parece de lo más significativa: el 16 de septiembre, justo tras el inicio de un nuevo curso académico.

Y aquí estamos, aliviadas al poder exorcizar los fantasmas en nuestros blogs, dispuestas a no tirar la toalla por muchos obstáculos que la vida o el destino siembren en el camino.

Exorcizar: nueva palabra para la colección de Raquél.

Un besote y mil gracias a las dos.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Vaya, siento que no sea ficción... A una amiga mía le han robados dos veces en un año, la primera en un supermercado y la segunda reventándole la ventana del coche, así que me hago una idea de lo que supone...

No pierdas la esperanza de recuperar la libreta. Las ideas volverán, pero quizá la libreta también, quién sabe con la de vueltas que da la vida y lo caprichoso que es eso del destino...

Mantengo la duda de si las referencias a una primera novela y una segunda inacabada son también reales, pero, si es verdad, quiero leerlas... porque si con el blog ya me capturas, teniendo entre las manos las páginas de un libro sé que voy a disfrutar lo que no está en los escritos.

Jo Grass dijo...

Juan: las referencias son reales. Mi primera novela circula en busca de editor. Lo que he perdido, corresponde a la última parte de de la segunda. En general escribo por las noches en casa pero como ando arriba y abajo con mis cámaras se me ocurren cosas constantemente y por eso llevo una libreta encima. En este caso contenía la redacción de varios capítulos y muchos diálogos que surgen en mi cabeza espontáneamente pero, ¡tienes razón!: las ideas vuelven o se renuevan porque para eso tengo un inquilino que se ha instalado en mi cabeza y yo solo me dedico a transcribir lo que me cuenta.

El relato de cómo empezó todo inauguró este blog unos días antes de la pasada noche de San Juan.

Me hace tremenda ilusión que quieras leerme en formato largo, jaja. Ya tienes reservado un ejemplar.

Simone B. dijo...

Recuerdo que una vez leí cómo a JK Rowling le vino la inspiración para escribir Harry Potter..resulta que fue en un tren regresando a Londres y que no pudo anotar ninguna de las muchísimas ideas que le asaltaron en aquellas horas.
En ese momento ella pensó que fue una tragedia no poder anotar nada, pero más tarde se dio cuanta que fue bueno no tener papel y boli aquel día porque de haberlo tenido se hubieran limitado sus ideas y que de esa manera su imaginación voló mucho más.

Quizá lo que te ha pasado a ti ha sido lo necesario para que abarques otras ideas e inspiraciones, puede que ahora no lo veas así, pero quizá en un futuro sea bueno.

Piénsalo..;)

Simone B. dijo...

Por cierto..me uno pedirte una reserva también!!

Jo Grass dijo...

Simone: tienes toda la razón, lo que pasa es que al princípio cuesta un poco superar la rabia y el shock. También he perdido las fotos que había en esa cámara, que afortunadamente no eran de trabajo sino mi bloc de notas visual.

Pero bueno, la vida sigue, estamos bien, otras ideas aparecen con más fuerza y, esto es solo un obstáculo de los múltimples que estoy segura me esperan todavía. Escribir me apasiona y me divierte y, de momento, eso ya me parece más que suficiente.

Me lo anoto aunque ya lo tenía previsto: un ejemplar para tí dedicado con mushooo cariño!!

Lo de la Rowling lo había leido en alguna parte y, ese amor de novio que me ha regalado la vida no hace mucho también me lo recordó ayer, jaja. Cuanta sintonía y buenas vibraciones en mi entorno. No sabéis lo terapéutico que resulta.
Besos

Adriana dijo...

Lo bordas Jo, aunque me sabe mal que lo que cuentas sucediera de verdad. Precisamente este fin de semana paseando por el centro presencié como un chiquillo le levantaba la cartera a unos turistas, cuando un suspiro antes mi marido me comentaba que el volumen de robos se había incrementado nosequé barbaridad, me pasé toda la tarde abrazada a mi bolso ¡¡¡
Pero sabes sacar provecho de todas las circunstancias, y me gusta esa compatibilidad entre tus textos y tus fotos.
Kisses.

Lola Mariné dijo...

Comprendo como te sientes y lo lamento. Deberían inventar copias de seguridad para libretas...
Yo no suelo escribir a mano, solo tomo algunas notas y luego lo desarrollo en el ordenador, y visto lo visto seguiré haciendolo asi...
No conocía a ese otro Murakami. Fascinantes los dos.

Lola dijo...

Jo querida:
Muy bonito lo que has escrito y como relatas tu primera inspiración.....
A mi me han robado la cartera varias veces en mi vida y se lo que se siente. Es como un vacio, una frustración, un odio.....
pero no cabe duda que a los dos días ya se ha pasado todo y vuelta a empezar. Hay que tener una escala de valores en la vida y cabrearte y perder neuronas por una cosa que no tiene remedio, no tiene sentido.
Yo se lo que tu vales, y lo que has perdido lo recuperarás con tu esfuerzo y mi energía hacia ti.
Un besito y que sepas que me ha encantado leerte. Lola

La Librera dijo...

Me ha encantado esta última entrada. Yo también tuve la mala suerte de 'perder' una libreta en la que apuntaba todo, todo desde hacía años cuando me robaron el bolso, donde también iba mi imprescindible agenda de telénofos del trabajo. Fue hace dos años, pero creo que aún no se me ha pasado el disgusto. Por cierto, a mí me encanta Murakami, una de mis novelas preferidas es 'Al sur de la frontera, al oeste del sol'. Besos

Claire dijo...

Siento mucho que te hayan robado.. Ojalá escuchen el mensaje y recuperes la libreta.. De no ser así, los que te comentan tien razón al decir que las ideas volverán.. El relato de como empezaste a escribir ha sido muy bonito. Un abrazo.

Leinad24 dijo...

Wow copiones que sois unos copiones jejeje, yo tambien tengo una libreta... pero ami no me dá tiempo a que se me pierda. Voy muy rápido.Te han robado el bolso, o lo has robado tú? jeje, fuera bromas, una vergüenza

La Queli dijo...

Amoshombre!!! y yo diciendote que quería leer el borrador de tu primera novela y ahora me entero que ya vas por la segunda..... Tengo que buscar tiempo para leerme tu blog entero, pero creo que lo dejaré para esas largas tardes de invierno, en las que ya no tendré que cuidar a la suegra, sentadita en mi porche, jejeje, claro, cuando termine la mudanza.....

Te iba a decir que cada vez imaginas mejor la situaciones, que ya me creía que esto era real, y la ha sido.

Que lástima tener que pasar por eso, que indefenso e impotente se siente uno. Espero que ya se te haya pasado el disgusto. La libreta era importante, pero es prescindible. Tu imaginación es enorme, tanto que no hay papel que pueda superar tu capacidad de invención.

Ánimo, guapetona.

Juan Rodríguez Millán dijo...

¡Te tomo la palabra! Y dedicado, ¿eh...? Para así poder presumir de escritora famosa, je, je, je... Que tengas mucha suerte en la búsqueda de editor.

Noemí Pastor dijo...

¿Dejan hacer fotos en el Guggenheim? Antes no dejaban. Bueno, sí le dejaron a Brad Pitt. Por guapo, supongo. ¿Ahora sí dejan? ¿Vas a ir a la cárcel?

Cristopher dijo...

aqui la cuestion de la inseguridad tambien nos tiene a todos con los nervios de punta, a mi una vez me asaltaron, y pues gracias a dios no me paso nada salvo el susto que desenvocó en una crisis de ansiedad, pero que gracias a la intervencion de un profesional y medicacion sale uno adelante.

Y sobre tu trabajo, tienes una gran imaginación, no te será dificíl retomar la historia en la cual estas trabajando, que por cierto, deseseo de ser posible que me indicases como obtener tu primer novela.

Recuerda que te quiero mucho, y como siempre un grán trabajo.

LadyMarian dijo...

Para que te sientas acompañada en tu desgracia te comento que me robaron la billetera del bolso o la perdí. Todavía no sé qué pasó. Saldo: perdí dinero (no era muhísimo pero tenía), dos tarjetas de débito, una tarjeta de crédito, credenciales de la prepaga médica, miles de papelitos y, lo peor de todo, la cédula de identidad! No quiero imaginar el trámite que me espera en la Policía! Y la espera para que después me lo entreguen! Por supuesto tengo que pagarlo!

Para quitarte la "mala onda" que te acabo de dejar pasá por mi blog y mirá la entrada del jueves 15 de octubre (no las dos en donde recién dejaste comentario). Quisiera la opinión profesional de una fotógrafa. ;P (no te dejo el link porque sino siento que estoy dejando un spam, no por pereza) ;-)
Besotes

Jo Grass dijo...

ADRIANA: parece que este es el pan de cada día, pero no solo en BCN. En Madrid, Sao Paulo, el DF o Caracas es lo mismo!!!
¡Qué bien que te gusten las ilustraciones de los post!

LOLA MARINÉ: me encanta tu idea de las copias de seguridad de las libretas, jaja. Las utilizo para aprovechar los momentos perdidos, que en mi trabajo hay unos cuantos, y no suelo tener el portátil a mano.

LOLA: Tus palabras son el mejor antidoto contra cualquier despropósito. Me llenas de "gozo". Requetebesos.

LA LIBRERA: Lo de la agenda de trabajo es otro disgusto; y las fotos, el rollazo de renovar la documentación y...mejor lo dejo porque ya he pasado página y...A seguir trabajando, que es gerundio!!

CLAIRE: Lamentablemente no voy a recuperar nada, excepto las ganas de continuar escribiendo y haciendo pasar un buen rato a gente como tú, que me inspiras para continuar mi sueño.

LEINAD24: Que no es broma, que estas cosas sientan peor que si te hubieran dado una paliza!!!

LA QUELI: me vas a hacer macrofeliz si lees los primeros relatos de este blog.
Ya tengo en mi cabeza, que siempre se me adelanta, la historia de mi 3ª novela. Te voy a dedicar un personaje, por cariño y por auténtica. MUÁ

JUAN: Ojalá te oigan los Dioses del Olimpo. Yo sueño con dedicarme a escribir todo el tiempo. De momento repito el mantra de una de mis abuelas, que era un poco estirada y muy francesa: " Quien quierra serr marrquesa que se lo meta en la cabesa"

NOEMÍ: Como bien sabes, en el Guggenheim no dejan hacer fotos. Hay carteles por todas partes señalando la prohibición. Y debo decirte que me pillaron, me precintaron la cámara y me regalaron una bronca del 15; pero como no se quedaron con ella no tardé ni 10 segundos en quitarle el precinto y volver a disparar.
Si Brad Pitt puede, ¿ por qué yo no, que zoy pofezional? Si hay algo que "me pone" es hacer fotos donde no me dejan. Siempre me satisfacen más que las demás.

CRISTOPHER: En tu país he visto hasta secuestrar gente a través de mi objetivo pero, afortunadamente sigo aquí. Mil gracias por tu cariño.

LADY: ya te he dicho lo que me he reido con ese post. lamento que hayas pasado por esta experiencia y, de mala onda nada de nada. Aquí dicen: ¡palante como los de Alicante! Pues eso, que yo soy de allí.

LadyMarian dijo...

Ah! Sos de Alicante pero vivís en Barcelona, no es cierto?

Jo Grass dijo...

Pues sí, soy de Alicante y mis padres y un hermano viven allí. El resto estamos repartidos por otras ciudades.
Besos

Lujo dijo...

Hola Hola Jo,
Siento mucho el robo. No quiero ni imaginar lo que pasarías en la comisaría.
Depende de donde esté situada funcionan de una forma u otra. Te lo digo porque las de la parte alta de la ciudad "tienen más timpo libre".
Ojalá puedas encontrarla, cosas más increíbles han sucedido.
Me ha encantado la forma de relatarlo. Ojalá tengas mucha suerte y alguna editorial tenga en cuenta su novela.
Abrazotes enormes!

Jo Grass dijo...

Hola Lujo, la comisaría era la de Ramblas, así que te puedes imaginar el numerito surrealista que puedes vivir allí en una situación como esta. En fin, ya se me ha pasado el mal rollo pero todavía no soy capaz de reirme del asunto. El día que lo haga escribiré esa parte de la historia, con los Mossos de protagonistas, que no tienen desperdicio, jaja

Mil gracias por tus palabras de ánimo y por pasarte por aquí. Muamua

Noviembre dijo...

Que me gustara más tu historia es realmente imposible!

Qué gustito estar por aquí a menudo... ^^

Noviembre dijo...

Vaya, acabo de leer ese comentario tuyo en el que dices que es real lo de la libreta... !!

Me sumo al ánimo que te dan los demás, y sé que no servirá de nada decirte que no te preocupes... pero quizás tus ideas hallan ido a parar a un buen lugar, imagina quién podrá identificarse en ellas ahora...

De todas formas... ojalá la recuperes... es una pena...

ayxagirona dijo...

Em sap greu el que us va pasar, hauries de veure la comissaria del meu poble a l'estiu, semblen las ramblas de barcelona ¡¡ Però ja m'he adonat que la teva inspiració no s'ha vist afectada.
A veure quan t'animes i em fas publicitat de la meva estimada Costa Brava.

acoolgirl dijo...

Vaya mala pata lo del bolso y, sobre todo, la libreta... Lo siento muchísimo!!

A ver si hay suerte y alguien la encuentra y te la devuelve o algo así... nunca se sabe!!

Me encantan los muñequitos de Murakami!!

Un besitooo

Bichejo dijo...

A veces las cosas más valiosas no se compran!!

Yo perdí en un robo similar un pétalo del primer ramo que me regaló mi entonces novio y casi me algo de la llorera que me cogí.

ElTiempoPerdido dijo...

he estado echando un ojo a tu blog, a tu forma de escribir, tus ideas... me gusta tu estilo, me parece interesante y ameno. Intentaré pasarme con frecuencia por aquí. Un saludo.

La Señorita Estropajo dijo...

El Tokio Blues de Murakami me ha traido buenos y tranquilos recuerdos a la memoria... Ahora ando con el Sauce ciego Es un placer y una delicia leer a alguien que a su vez lo disfruta.
A alguien que descubrió a su musa en un bar y que además la adoptó, cosa que no todo el mundo hace. El día que le dije al medico que oía una voz interior, me recetó Lexatín y por aquí venimos... Una pena. Divertida, pero una pena.

Lamento lo de tu mal de ojo, carajo. Lo de los robos me han traido recuerdos más "bizarros"... y es que un robo ajeno me llevó ha hacer relleno en un programa de "testimonios" autonómico de un compañero de carrera. Como decía Pepe Navarro: "Si hay que falsear, se falsea".

Al margen de desvaríos, guarda muchos años a tu novio, que gesto tan dulce es de leyenda.

Un beso, reina mora! Y animo, que esa segunda novela esta escrita ya, en alguna parte, por ahí.

Leo Mercado dijo...

Admiro la gente que come arroz (cuando era chico pensaba que comer arroz dejaba tus ojos oblicuos, y entendía entonces por qué los chinos tal cosa.... No entendía entonces por qué en mi casa se comía tanto y nuestros ojos eran la luna llena), yo casi no puedo hacerlo. Ahora voy a tener que decir que admmiro más todavía a la gente que hace un culto del arroz. Jajajajaja....
Leí el post, y me quedé pensando en el momento en el que decidí ser escritor... Ojalá tuviera certezas al respecto, involucrando el rigor del detalle, pero no.
Por lo demás, sostengo que la almohada es la mayor ladrona de ideas, de versos, de poemas, de historias por contar. Los roba impunemente en el silencio y la oscuridad de la noche, sin que podamos hacer nada al respecto.
Para consolar tamañas pérdidas, me engaño diciendo que los poemas que se quedan en la almohada, son aquellos que no merecen ser contados, leídos, compartidos...
Muchos besos y te espero en mi ventosa casa cuando gustes.

el centollo mecánico dijo...

Muchas gracias por acercarte por mi blog y hacerte seguidora...respecto al tuyo pues lo veo con mucho nivel y a veces este humilde crustaceo hasta se pierde...pero tiene mucho encanto e irradia mucha inteligencia...
El relato muy interesante y lo de la libreta es una putada, seguramente seria muy interesante todo lo que habia escrito, pero eso esta en tu cabeza y si no aparece, seguro que lo perfeccionas mas....un saludo desde el Sur del Sur

Jo Grass dijo...

NOVIEMBRE: mil gracias. Me alegra muchísimo que, a pesar de que este post fue producto de la adversidad, haya resultado simpático y entretenido.

AYXA: Un día de estos te escribo algo ambientado en la Costa Brava; en sus playas, tan frescas y apetecibles...

ACOOLGIRL: A mí también me fascinan los diseños de Murakami. ¿ Has visto sus series de animación? No tienen desperdicio.

BICHEJO: ¡Qué romántica la historia del pétalo!

EL TIEMPO PERDIDO: Regresa cuando quieras colega-fotógrafo. Sirvo el menú los jueves.

SEÑORITA ESTROPAJO: No he leido el Sauce ciego pero tomo nota. Me encanta lo de reina mora, yo que soy de la tierra que festeja los moros y cristianos en sus fiestas populares, jaja


LEO: me has hecho recuperar el placer por la poesía. Divino tu viento del Norte. Agradecida que te pases por mi mundo arrocero, of course. Bienvenido a tí también.

CENTOLLO: menudo piropazoooo. Estás invitado a los postres...y a los copazos. ¡Ala!

Adrianina dijo...

Un placer como llevás los relatos, recién te descubrí y de a poco iré leyendo tu blog.
Mal de muchos, consuelo de tontos dícen; por Buenos Aires si que hay que cuidarse de la inseguridad, como Argentina me sentí muy identificada con esta publicación.

Te dejo un beso.:-)

Jo Grass dijo...

ADRIANITA: Bienvenida a esta cocina.
Ese refrán de mal de muchos consuelo de tontos también se usa por aquí desde hace una eternidad, jaja

Me alegra muchísimo que te gusten los relatos y que estés leyendo cosas que ya no aparecen en primera página. A veces me da la sensación que colgar un nuevo post es como hacer que caduquen los demás así que estoy encantada de que hayas aterrizado por aquí y que revises la carta completa. El menú lo cambio los jueves.

Un saludo y hasta pronto