27 de agosto de 2009

¡¡¡Y YO con estos PELOS!!!

Foto: Marijo Grass

ALBITA
es una joven fisioterapeuta, gran profesional y romántica hasta la médula.
Está cursando un Master para ampliar su formación, además de hacer horas extras en una clínica de rehabilitación que la ayudan a financiar sus estudios y ampliar su corta experiencia.

Con 22 recién cumplidos se lamenta de haber tenido solo un novio: el del instituto; que la dejó por otra chica de su clase, rubia platino de adopción y más dispuesta que ella, cuando era adolescente, a practicar sexo sin amor.

Albita tiene debilidad por los chicos malos. Está convencida que su bondad y nobleza los conducirá por el buen camino. Aunque fracase una y otra vez en el intento no pierde la esperanza de enamorar al príncipe de sus sueños: un joven Indiana Jones, bello y aventurero.


Foto: Marijo Grass

Lleva todo el curso intentando que alguno repare en sus virtudes pero, hasta ahora, su dedicación solo le ha reportado alguna mirada furtiva de deseo, y una invitación por parte de un compañero del Master a que le envíe los apuntes antes de los exámenes; que ha contestado, presa de la emoción, interpretándolo como una cita más que como asunto de colegueo.


Después de transcribir sus anotaciones, añadiendo ejemplos mejores que los de sus maestros— para contentar al nuevo Indiana que ya aparece en sus sueños—, no ha recibido ni un mail de agradecimiento, dejándola desolada y sin ganas de acudir a la fiesta de clausura del curso veraniego.

— Pero, ¿por qué no te pones esa minifalda divina y, después del examen, te desmelenas un poco?— pregunta Marieta, su compañera de piso y mejor confidente desde que eran pequeñas.
— Después de las prácticas del otro día me da no se qué…— responde Albita, al tiempo que trata de enfundarse unos tejanos viejos— ¿Y si me encuentro con ÉL?— continúa, revolviendo con nerviosismo el cajón en el que guarda su ropa interior.
— Pero, ¡si debes ir a la fiesta por esoooo! Es la ocasión perfecta para conocerlo.
— Me parece que ha quedado con unos amigos para hacer rafting mañana.
— Bueno, podría cambiar de opinión…Y habrán otros tíos disponibles, ¡digo yo!
— No creo; además, me corto. ¿Qué voy a decirle? En las prácticas, haciendo tracciones, creí que le sudaban las manos porque se había puesto nervioso al toquetear mi cuello. Le escribí un mensaje diciendo lo bien que me había sentado su masaje y…, todavía espero una respuesta...
— A lo mejor es tímido y con unas copas lo supera en un momento...
— No sé, supongo que después de currarme los apuntes sin recibir un simple “gracias” es mejor que me olvide… Ahora no estoy de humor para fiestas, y menos con este aspecto.
— Te equivocas; una copa y un poco de baile te sentarían de lujo pero, si prefieres deprimirte en el sofá y quedarte hecha un muermo... Además, aquí no conocerás a nadie, excepto los “piezas” que tiene mi novio como amigos y esos no te los recomiendo.
— Tengo que depilarme y solo me quedan limpias las bragas de la regla. ¡Mira el grano que me está saliendo en la barbilla! Esto no lo disimula ni tu fabuloso corrector de ojeras.
— Hay cuchillas nuevas en el baño y, puedes coger un tanga de mi colección; pero no me rayes con el Indi si no pones algo de tu parte…
— No te preocupes. Por cierto, no he ido al súper; con tanto examen…
Don´t worry. He encargado a Santi los ingredientes. Voy a preparar unos makis. Tenemos pendiente la quinta temporada de Perdidos.


Foto: Marijo Grass

—Pues, que lo disfrutéis. A lo mejor me voy al cine con Yolanda…
—Por si cambias de opinión, te dejaré la ropa en el baño.
—Gracias, guapa, no creo que sea necesario.


Pero los planes de Albita para esa noche se alteraron de golpe porque sus compañeras de clase la arrastraron al evento; como le obsesionaba su aspecto decidió entrar en Mango— que anunciaba segundas rebajas—, a comprarse algo nuevo.



Foto: Marijo Grass

Al final añadió unos tejanos blancos antes de pasar por caja y se soltó su melena rizada para ocultar el grano puñetero.



El local estaba situado frente a la playa, aunque la decoración interior tenía un aspecto un tanto siniestro; más parecido al bar que hay frente al Museo de cera, en el que los clientes se transforman en muñecos; como Las Lagartas de la clase de Albita, que parecen empuñar un fusil para disparar a todos los tíos buenos; babeando frente a sus presas mientras deciden a quien atacan primero, porque el final de los exámenes anuncia la era de la locura y el desenfreno.




Foto: Marijo Grass

Ella intenta pasar desapercibida, aunque nadie lo diría por el top que se ha puesto, descubriendo su espalda divina por si aparece el joven Indiana y se le ocurre repetir la práctica del masaje terapéutico.


Y como su hada madrina es un amor y siempre está preocupada por sus anhelos le concede su deseo; pero ella sufrirá de nuevo un “quiero y no puedo”:

—Quiero que me haga caso, pero si lo hace me muero, porque a pesar del apaño del top, no voy depilada y no puedo— se lamenta Albita al observar la sonrisa embaucadora con la que aparece el Indiana Jones de sus sueños.

Aunque no tenga intención de retozar con el maromo en esa cita, sentir piernas e ingles luciendo como un osezno le produce tal inseguridad que se pone a temblar como una niña asustada en mitad del bailoteo, cuando los brazos del Indiana la atraen hacia su cuerpo.

Podría hacer una lista infinita con las amigas que me han relatado este suceso: el que te deja a dos velas y te estropea un planazo por culpa de los pelos. Supongo que es algo cultural y que no todo el mundo se identifica con ello.

Foto: Marijo Grass


Esta misma tarde, después de que Albita me relatara el suceso, he estado contemplando algunas bellezas nórdicas en la playa luciendo axilas leñosas y un buen entrecejo. El asunto es que te sientas bella y segura, y decidas tus locuras sin que nada ni nadie te presione por ello.

13 comentarios:

LadyMarian dijo...

Si no le agradeció los apuntes de clase no merece ni cinco minutos de su atención... con o sin pelos. ;P
Igualmente oí por ahí que hay una técnica que practican algunas que para autoimponerse no acostarse la primera vez no se depilan. Saben que sin depilarse no van a querer hacerlo. Me parece una verdadera estupidez pero...
Muy buen entrada. Muy divertida!!! Besos

Cristopher dijo...

Oh... si si, los fucking cabellos!!! y tienes toda la razón, cuantas de mis amigis, se han detenido de ser la "bomba" con el chico de sus sueños por el simple y llano hecho de que según ellas: tienen un bosque forestal en alguna parte del cuerpo...

esto me hace recordar "la gota que derramó el baso" en la carrera de Tiziano Ferro, el haber ofendido a las méxicanas diciendoles bigotonas... (que le den al mentecato ese) tanto así que despues de año y medio regresó como perro con la cola entre las patas.

Divino escrito como siempre...

Jo Grass dijo...

LADY: Estoy contigo, a un tipo así no hay que dedicarle ni un minuto más de tu tiempo, pero lamentablemente hay un montón de Albitas repartidas por el mundo.
Por cierto, me parece buenísimo lo de hacerlo a propósito para no sucumbir a la primera cita. Eso no me lo había contado nadie todavía, jaja.
Un besote
CRIS: Parece que el asunto es más popular de lo que imaginaba, vamos, que en todas partes hay Albitas desoladas porque el superplan se presenta cuado no van depiladas. No sabía que en México también era común, a excepción de las chicas del DF.
Abrazos

Lola dijo...

Delicioso post. Me he reido al ponerme en situación.
He resuelto lo de las fotos a traves de un programa de Google que se llama Picasa.De todas maneras gracias mil por tu ayuda.
Un besito Lola

Angus dijo...

Nada es más divertido que los cinco primeros minutos de la mañana delante del espejo... Me gusta lo que has escrito. :)

acoolgirl dijo...

Voy a parecer un tanto anticuada... pero no me gusta nada ese chico!!

Qué es eso de pasar de ella y luego, querer arrimarle la cebolleta?? Muy mal!!

Lo de los pelos es cierto... echa mucho para atrás saber que los llevas, pero bueno... estoy segura de que muchos de ellos no se darían apenas cuenta cuando ya están metidos en faena!! Jajaja!!

Un besoteee

Claire dijo...

Muy chulo el relato. Mejor que no haya podido hacerlo en la primera cita porque el chico... vaya pasota :-) Coincido contigo en que hay muchísimas Albitas con la autoestima por los suelos por ahí... Besos.

* Raquel * dijo...

...el vello, ese gran enemigo. Más aun si es púbico. Pasa a ser público, el enemigo, que no el vello.
Muy buena la historia... me gusta como escribes.

M@r@ dijo...

Mira que tiene razón el relato,cuantas veces la vagueria nos ha impedido eso de depilarnos y hemos dicho bueno nos ponemos pantalones,pero esque tener las piernas sin pelos es una manera de sentirnos mas femeninas.....

Un beso wapa...Gracias por lo de mi blog:)

Adriana dijo...

Está bien depilarse pero sin llegar a la obsesión ... tengo bello normal ( no soy ningún yeti), me gusta arreglarme y no parecer una “rastafari”, pero cuando sucede (procuro que sea en contadas ocasiones) mi marido me dice que me adora con pelos y todo, así que, si me quieren hasta belluda, que más puedo pedir ¡¡¡ Si te quieren no darán importancia a cuatro pelos locos.

Lujo dijo...

Hola Hola Jo Grass
Soy una desconsiderada y grosera.¡¡Todavía no me había pasado por tu blog!! :S sniff sniff
Además, lo mío tiene mucho delito pues te seguía a través del bendito Reader hace tiempo. En fin, ¡soy un desastre!. O.o
En tus entradas me han llamado la atención las fotos. Hay una visión especial en ellas que hacen que llamen la atención.

El tema de la depilación es mortífero. Es cierto que muchos "conciertos en directo y por derecho" se han ido al traste por ese tema.
Algunas veces es pura obsesión femenina y vemos cosas donde no las hay.
Felicidades por este relato de Albita.
Abrazotes enormes!!

Jo Grass dijo...

Queridas todas, y especialmente bienvenidas a las nuevas comensales de esta cocina. Digo "todas" porque esta semana parece que el género masculino ha cambiado de restaurante... con la excepción de Cristopher, pero él ya es una excepción porque es un gran fan del chick lit e incluso tiene un blog dedicado a reseñar las novelas. ¿Será porque el asunto de los pelos es una obsesión absolutamente femenina? No lo creo. Las mismas esteticistas del centro en el que me encontré a la Ministra ( que relataba en el post anterior) me confirman lo contrario. Cada vez se depilan más hombres y más trozos de su anatomía. Creo que todas coincidimos en que la depilación nos puede dar un plus de seguridad en ciertos casos, aunque sin obsesionarse, como dice Adriana.
Mi gracias por vuestros divertidos y entrañables comentarios.
Lujo: Me encanta que te gusten las fotos aunque, como es mi profesión, no le encuentro el mérito.En esta época de mi vida en la que sueño en cambiar de oficio y convertirme algún día en escritora, me hace muchísima ilusión que disfrutéis con mis relatos.
Un abrazo inmenso para todas. Os espero, como siempre, los jueves en esta cocina.

Leinad23 dijo...

jajaja, yo os imagino a todas las mujeres con esos dilemas por la mañana, jajaja.¿Me depilo o no? ¿Pero si está mi principe azul y me encuentra así?
Y sinceramente a mi hay algunas zonas que si me importa que tengan pelos o no, lo siento, pero es así